miércoles, 30 de noviembre de 2016

425. Noches.

Para el Ingeniero y  Maestro Gilberto Vázquez, o Gil, como le digo con cariño. Abrazo.

Entre que escucho las mentiras del señor Enrique Berruga sobre la migración México Estados Unidos, recuerdo lo que alcancé a ver en los homenajes a Fidel. El ex gobernante logró lo que no se imaginó nunca: el trato de estrella, se ha vuelto una más, en el Canal que todos vemos, y que a muchos nos da pena admitirlo.
Seguramente la televisora ya prepara una serie sobre la vida del personaje, con Damián Bichir, desde luego, en el papel protagónico, interpretándose a sí mismo y no a Fidel, como ya lo sabemos también. Veremos desde luego a Diego Luna y Gael García, en su glorioso regreso a la pantalla chica. Un cameo de la gran Salma, a quien tendrán que apoyar en doblaje pues a ella ya se le olvidó el español porque ya lo dijo uno vez, ella ni es mexicana, sino libanesa y asturiana. No puedo olvidar a Jaime Camil en el papel de algún otro gran personaje de la Revolución Caribeña, a Sergio Mayer, y así.
La serie estará a la altura de las que se realizaron en honor a Joan Sebastian y Juan Gabriel. El horario será después de ver "La Candigata" con la futura acreedora del Oscar, la señora Silvia Zavala Gómez del Campo, perdón...¿quién es esa? 
Total que queremos que nos gobierne la esposa de un tipo que provocó, con su gobierno corrupto y su imbécil política de seguridad, la muerte de cien mil personas. ¿Vamos por otras cien mil?
Gracias, Fidel, Felipe, Televisora y otros tantos personajes, por darme material. Que corra la tinta, no la sangre, como en la historia de Verlain y Rimbaud (se dice Rambó, pendejo, tantos años en el TEC, ¿ya ves?).
Pero que conste...

La pistola de Rimbaud (se dice Rambó, pendejo, tantos años...)

Bueno, la poesía francesa del siglo XIX. Chingada, mejor no. Gracias.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Vamos en la 424. Recursos.

Trato de que el día no termine en algo intrascendente. Hago un esfuerzo para cumplir con mi deber. Pero en la tele (canal TCM-729 de cablemás) veo al maestro John Belushi. No puedo evitarlo y me quedo a admirar su genialidad, a recordar sus debilidades, aquellas que nos lo quitaron. En eso llega a mi memoria Shia Labeouf, hoy quizá redimido por su unión con Mia Goth, y felicidades. Reflejos y penas ajenas y propias y entre ciudades imaginarias, de Los Ángeles a Boston, luego a Nueva York, quizá y en esos trayectos viene el recuerdo de Corey Haim y así me empiezo a poner triste.
Aprieto mis labios en señal de concentración. Siempre cosas qué hacer. Se me ocurren frases aplicables a mi vida personal: si ocupa algo, vaya a la tiendita pero no acumule. Igual y en el camino puede encontrarse con alguien. Será.
Gracias.

domingo, 27 de noviembre de 2016

423. Necesito un mazapán.

Ya anocheció este domingo. Mi reloj Casio f-91 marca las 7.11 pm.
Suspiro y siento que debo ir al OXXO pero no voy. Me siento contento pues ya compré unas cafiaspirinas y unos jabones de barra en la Farmacia de la esquina. Sin embargo, siempre necesitaré un litro de leche Alpura y agua con gas.
Problemas en los que pienso. Acelerar lecturas, pensar más positivo, ser más amable, comprensivo con los que tengo cerca. Dios me tendrá que ayudar.
Gracias. 

sábado, 26 de noviembre de 2016

422. Lo que no se sabrá nunca.

Por lo pronto ha dado para una nota periodística, la petición de la Diputada Federal de Morena, Araceli Damián, para que el Licenciado Luis Miranda Nava, titular de la SEDESOL, renuncie, porque se siente insultada la vieja. O sea que una mujer puede hartarle la madre a un hombre, lo puede herir una y otra vez, decirle chingadera y media pues. Y un hombre no se puede defender. El fuero de un Diputado no le da para insultar a un funcionario público, desde el nivel más humilde, hasta el más alto. Pero tampoco se crean intocables, por su condición de mujeres. En ningún momento el secretario fue más allá de ironizar. No hizo comentarios sobre la fealdad de la señora, que eso sí sería material que algún otro hubiera aprovechado. No yo, y no lo creería de un político experimentado.
En fin, estamos en la era de Trump, en que si queremos que nos respeten, debemos ser respetuosos, y en la que las cosas se dicen como son y como van. No se vale, Diputada, ofenderse cuando Usted ofende.  
Sea más amable con la gente, aunque seamos hombres. ¿Equidad? Va, completita.
Gracias.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Es la entrada 421. Sepa su puta madre.

Para Paco.


Ni hablar. A veces me pregunto qué seguimos haciendo aquí. La tristeza va y viene, pero cada vez viene peor. Me aterra mi bajo rendimiento, mi desánimo.
Creo que sin embargo, hay que tener valor para escribir. Ya es tarde y me acuerdo mucho de Franz Kafka, que de día era algo así como empleado de un banco o de una aseguradora, y en las noches escribía cuentos. Algunos terroríficos, como "Un Médico Rural", otros bien elaborados y sorprendentes, sobre todo para la época como "La Muralla China".  A mí me cae bien, porque yo como él, tengo obsesiones con el Estado, la Sociedad, la Política, pero quisiera tenerlas en planos más abstractos, igual que él lo logró.
Me encabrona en serio, no ser algo más de lo que soy hoy, pero de perdido escribo.
Ya tendré que quitarme de encima a gente que no me ha dejado ni cobrarle a mis clientes, por ahí se empieza. Lo mío no es lucro, es la puta necesidad económica.

Gracias.


jueves, 24 de noviembre de 2016

Entrada 420. La llamada de Marco.

Bueno, poca gente con quien hablar. Me sentí de lo peorcito cuando nos visitó en el negocio (más bien pasaba por allí y saludó) la estimada maestra E. Mi padre le preguntó por asuntos administrativos, y sobre el reciente logro de la profesionista, con otro título de Derecho. Y yo no dejaba de sentirme como chinche.
Ahí están las cosas, y ya daré más detalle. Sí me arrepiento de haber reprobado varias materias en mi licenciatura y de haber descuidado mis estudios, las razones están, pero no las entiende nadie, solamente yo. Hasta hoy empecé a entender muchas cosas que me pasaron cuando tenía 22-23 años y que sí tuvieron mucho que ver con mis derrotas. en fin. Será.

Marco Antonio llamó anoche. No lo puedo atender ni a él ni a nadie. Me está yendo, digamos mal, últimamente. Tengo problemas muy fuertes, y no sé qué carajos hacer.
Gracias.

martes, 22 de noviembre de 2016

Es la 419. Pagos.

Primero en Bancomer, para el proveedor de Gris (diminutivo de Griselda, no el color). Cosas hermosas, en serio, pero los dueños tienen un carácter así peor que el de Stalin cuando andaba emputado. Por eso ni pedirles promociones ni ofertas, desde manopla para bebé, hasta vestidos en tallas 0-3, 3-6, 6-9 meses, las mejores toallas de baño y almohadas para su baby.

Luego a Tobilleras Gibsy. Después al señor Eudave (que en realidad tiene un título de Contador ¿eh?), y a una proveedora de él y reenvía la ficha. Por último al señor Fernando, de Monterrey.
Próximamente.

lunes, 21 de noviembre de 2016

418. Resacas, no de alcohol, sino de insatisfacciones.

Hoy me arrepiento de no haber estudiado una maestría en Estados Unidos, o en Reino Unido. Hubiera sido en Tulane o en Warwick.
Me arrepiento mucho más de no haber ido a la Universidad del Noreste. Para haber sacado buenas calificaciones.
Por mientras.

sábado, 19 de noviembre de 2016

En la 417. Sábado de respuestas.

Inesperado el sms de mi amigo Paco. No se ha superado nada. Ni siquiera la tristeza, pero es una lucha enorme, contra mi rabia, mi rencor, y también el reconocimiento de mis propios errores.

El chico de la Uni camina por el pasillo impecable, silencioso, en el corporativo frío. No hay nadie más. Recuerda el Mexico Global Business Summit, y cae en la cuenta que todos están allá, excepto la nueva compañera de la oficina. La güerita, o werita, accidente de la fatalidad, tal vez de la suerte, de la buena estrella quizá, en un país como México. Una vez escuchó una voz al vuelo ¿ya viste que está igualita a Ivanka? Y él frunce el ceño. Ahí lo derrotan, se da por fin. No sabe quién es esa.
-Disculpe Licenciada Sofi -hablando con propiedad. ¿Me da permiso de ir a la fonda Doña Chu? Voy por unos tacos de canasta.
Ella interrumpe su lectura, sus ojos pequeños, un poco rasgados y cafés, detrás de los lentes Armani.
-Sí, chico...ve. Shú-shú, no te tardes ¿eh? Bai.
Él se aleja, tal vez contento, camina con paso firme y ella recuerda un poco la teoría del cambio actitudinal, que aprendió en su reciente MBA bostoniano. Luego piensa para sí misma, tal vez habla en voz alta. Nadie lo sabrá pues es la única persona en el enorme edificio de cristal y concreto blanco.

-Uy. Este chico. Cree que soy idiota. Si las canastas no se comen. Uff.

Mientras tanto, en algún lugar alguien piensa en ser una mejor persona, en la necesidad de ser mejor observador, tener más paciencia, serenidad, astucia y fe.
En la televisión y en el periódico, se viene otra vez el prodigio y yo cierro los ojos. Si tuviera 30, con el Maestro Mark Ruffalo. Mi relectura del Museo Kimbell, del arquitecto Louis I. Kahn. Pasajes de Réquiem por Brown que hasta ahora encuentro. La corrupción en el norte del país. luego vienen los despertares en la madrugada, la sensación que ya no puedo más, la convicción de que debo darlo todo, para ganar algo, y así será.
G r a c i a s .

jueves, 17 de noviembre de 2016

416. Cuatrocientos dieciséis. Imaginaciones.

Estoy en mi expendio de tacos de canasta. Hay de papa con chorizo, huevo verde, requesón, frijol bayo, porque estamos en Laredo Tamaulipas y no hay de otros. Espero a Paco, que se quedó a negociar con la chica-promotora de Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, sí, la que se parece a Sherlyn cuando salía en clase 406, nomás que en lugar de faldita y tenis, anda de camisa bordada, pantalones ámbar y zapato negro ejecutivo. Ella es egresada de la Uni, pero que conste que no he dicho cuál ¿eh?

Mientras acomodo la sabanita biotérmica para que los tacos conserven su temperatura, veo aproximarse a un cliente potencial. Viste jorongo, mochila de alpinista, huarache negro y trae en una mano un Blackberry Classic y en la otra un Ipad Air, lo cual es una contradicción cuántica, pero en fin.

Se aproxima y me pide de frijol negro. No joven, mire, lo que pasa es que estamos en el norte, y no le digo más pero pienso que ha de ser de la Ciudad de México o un lugar de ésos. Yo mejor no insisto y en esto veo que se trata de Lalo Barrigas, antiguo compañero multiversal. 
En eso desaparece, y yo me entretengo en la lectura de mi Tec-Interviú, pero que conste... y tal vez algún día mande un artículo sobre "mi experiencia en la miscelánea" o "la changarrización de la vida, alternativas a la desocupación crónico-sistémica".

Es que no me tocó ser dueño-dirigente de un partido, para viajar en avión cada fin de semana, andar de corbata y trajecito, y ser bien hijo de la chingada. El destino tampoco quiso que fuera prestanombres de un Don Javier o un Don Humberto, para así estar bien palancas, al fin no pasa nada. ¿Arrestaron a Don Guillermo? Una magnífica obra de teatro, digna de Carballido, Rascón Banda, Usigli, Ibargüengoitia, Villaurrutia, José Agustín, Berman...

Será que es más peligroso Mr. Trump, que los políticos bandidos que nos han gobernado y nos gobernarán, porque es el sabor de México, así, intenso, como los taquitos que no puedo vender.

Mejor espero a Paco. Igual y viene a almorzar con la chamaca de la Cervecería, ojalá y sí, quiero hablar con ella, igual y me presenta a su prima, sí, la que nos vendió el sistema de recargas telefónicas y luego...


miércoles, 16 de noviembre de 2016

415. Sí, pues.

Veo a Ricardo en la tele, su imagen impecable y su cinismo sin límite. Siento tristeza ante un país cada vez más difícil de querer, por culpa de sus malos políticos. México es un botín de millones de pesos, que no habrá que dejar ir. Mientras, en algunos hospitales no hay ni para jeringas. Pero otros, tienen sus 400 mil pesos al mes que no fallan. 

Me siento tal vez mejor. Será ganancia decir que al menos hoy, estoy más consciente de que el odio, el rencor,la tristeza o los sentimientos de culpa, nunca serán productivos. Tendré que irme con mucho cuidado, sobre todo ahora que mi memoria funciona un poco mejor. Espero un final feliz.

martes, 15 de noviembre de 2016

Ya vamos en la 414. Martes, frío.

Para Paco, con aprecio.

No me desanimo, nada más agarro vuelo. Hoy me levanté a las 5.10 de la mañana. Sigo con problemas para dormir, pero sí lo he logrado, aunque sean pocas las horas. Hasta soñé con el negocio Video Star, de renta de películas, refugio e ilusión de mi infancia. Vi al señor Fidel, detrás de un mostrador y el local era más grande de lo que lo recordaba. Además de películas, me di cuenta que tenía dulces, juguetes estilo Hot Wheels y otros en formato más grande, tal vez Fisher Price. También me encontré con algo de papelería de fantasía, así le llamo por el homenaje a super héroes y figuras. Yo salía a la ciudad, más bien a la Calle Madero y después al cruce con Juárez, Hidalgo. Me sentía perdido pues me encontraba con un paso a desnivel y luego un túnel que nunca había visto. Luego de vuelta a casa. Más tarde la necesidad de volver al negocio de don Fidel. Salgo a la calle, vuelvo a encontrarme con el túnel, en penumbras y tapizado de propaganda, tal vez política, y entro al video club. Encuentro a un joven vestido con una guayabera blanca, en el lugar del dueño. Yo me siento confundido, y aún más, pues me doy cuenta que no traigo dinero. Vuelvo a salir, al túnel, luego al paso a desnivel, tratando de distinguir la publicidad que cubre los muros grises, y no puedo.
Luego despierto y ya no puedo volver a dormir.
Gracias.

lunes, 14 de noviembre de 2016

Entrada 413. Ideas.

Lyndon Larouche.
Próximamente.

Realidad.
La represión y la desconfianza convienen al Estado. Se está acabando la libertad en las universidades. El estado usa el miedo como herramienta de dominación. La juventud ya no va a pensar en alternativas de futuro o de mejoramiento de la sociedad, sino en su sobrevivencia, a causa de la cultura de la desconfianza y la introspección que cultiva el Estado-Totalitario, con la ayuda de medios de comunicación corruptos y mentirosos.

En eso la licenciada Sofi pregunta ¿qué significa introspección?
Caray, que días tan terribles me está tocando ver.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Son 412. Subraye, que el horror prevalece.

El último de mis recorridos por Youtube, que nunca sé a dónde me llevarán, igual que con el taxista de la Gran Ciudad, lo terminé con un vídeo sobre el extraño caso de las niñas de Alcasser, en España. Pasó  en el ya lejano año de 1992, cuando tres amiguitas, compañeritas de un colegio, se dirigían a una fiesta escolar, que iba a celebrarse en un salón de un pueblo cercano. Para poder recorrer una distancia tal vez considerable, supongo, pidieron autostop, cosa que un país de tercera categoría como México, lo digo por sus gobernantes corruptos no por su gente buena y honesta, equivale a que te violen y te maten, o al revés. 
Así pasó con las colegialas en cuestión. Primero las violaron y luego las mataron. No al revés como podría pasar en México.  Toda esta tragedia terminó dando origen a teorías de la conspiración, entre las que se encuentra una relacionada con señores muy poderosos metidos en vídeos snuff. También llegaron con estos trágicos hechos,  reportajes amarillistas y el nacimiento de la Tv-basura, algo así como un programa que me encantaba cuando era niño, que se llamaba "Duro y Directo" con Fernando del Rincón, o linduras como  "Terapia de Shock" o los noticieros de Ciro Gómez Leyva, que esos sí son basura pura.
Me dio para pensar, no tanto para escribir. Solamente diré que hay sitios como lahaine.org, granmisterio.org, teinteresa.es dedicados a contar la misma, misteriosa y triste historia.
De lo que no me di cuenta, hasta que volví a navegar por las páginas que reseñan el caso de las niñas de Alcasser, fue que todo esto pasó, o empezó, un 13 de noviembre, un día como hoy, querido lector.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Es la 411. Vamos por unos tacos.

No sé. Y no se vale decirlo.

Se ha ido el calor, al menos por hoy. El tiempo no se detiene, pero parece ir más lento, tal vez por la oscuridad y el frío. Hoy pagamos a Juan Carlos, un proveedor de bonetería, en Banamex y me dio un sentido de satisfacción, tranquilidad al menos.
Regresé otra vez de la Gran Ciudad. Un taxi me llevó, promesa de un atajo a mi destino, por colonias con casas de frentes pequeños y un cambio de uso suelo cada vez más visible.
Tengo dos inquietudes: me hubiera gustado entrar a varias viviendas y ver la tipología de ellas. Aquí, la sala-comedor y la cocina, cuarto de lavado al final. En la Gran Ciudad, mi pobre experiencia me dice que a veces la cocina está al frente, si no al menos paralela al comedor. El cuarto de lavado, y aquí la puerca tuerce el rabo, está al frente, o en la planta alta de la vivienda, en una azotehuela, encima de alguna recámara, dándole un respiro con los soles intensos de la urbe.
Lo segundo que me mueve, precisamente el paso de vivienda a una clínica veterinaria. Vi varias, será con eso que están de moda las pequeñas especies, más propensas a sufrir en su salud. También vi negocios, que se ostentan como centros de estudios, que prometen al menos una Maestría en Educación, la licenciatura en administración, derecho, relaciones comerciales, puericultura. Eso sí: todas con los números del RVOE (registro de validez oficial de estudios) al lado del rótulo de pintura de aceite sobre un muro de block. Preparatoria en un sólo examen. Informes al teléfono y el último número despintado. Habrá que ir en persona, siempre.
Me aterró ver restaurantes deprimentes, mal iluminados y vacíos, y su oferta de hamburguesas, megaburguers, hot dogs, papas asadas con chorizo y queso fundido. 
Por último, veo un hospital infantil cercado con malla electrosoldada, urgencias las 24 horas, una ambulancia de hace 30 años, sin placas, una mujer con bata rosa, despeinada, moviendo los brazos y gritando a un interlocutor que no veo, sobre no olvidar el encargo y agregando una palabra altisonante y no me quiero imaginar que clase de cosas se harán en ese lugar, lo que me imagino sin querer. A un lado, y antes de que el taxi acelere el paso, un local con pintura blanca de hace muchos años, una cortina metálica subida, dos sillas de lámina recargadas contra la sucia pared, un foco incandescente, sí, al centro del local, dividido por una falsa pared de perfocel o triplay, una puertecita de tabla cerrada. En la marquesina del cubo-local, leo "DERMATÓLOGO", y tampoco me quiero imaginar lo que me imagino. Al final el taxi sale a la avenida, yo veo los tramos gigantescos, prefabricados de un Metro que no salió nunca, y el vehículo me sigue llevando por un tour de OXXOS, Preparatorias de un año o con un examen, negocios de venta de sartenería, microferreterías, y cafetines, y en ese momento me sentí mucho mejor. 
Anoche regresé a Ciudad Valles, y tampoco he traído nada de la gran ciudad.
Gracias.

martes, 8 de noviembre de 2016

De una vez la 410. Pongámonos cursis, Jacques.

Para Gilberto, con mucho aprecio.


Mucho tiempo de no ver buen cine. Tal vez desde Smart People, en 2009, desde algún lugar de Carnegie Mellon, con el señor Dennis Quaid y Sarah Jessica Parker a todo lo que da.

Pero hoy estamos en 2016 y no sé si he cambiado desde entonces, a pesar de que el mundo sí. Sorprendido con The Spectacular Now, que me ha dado la fe suficiente, al menos para unos días, en que todavía hay buenas historias qué contar, y que contarlas vale la pena.

Un filme sobre la vida en Estados Unidos, las relaciones humanas, la juventud, divino tesoro que todos perderemos algún día. La vida en la escuela, las carreteras, los paisajes arbolados, las playeras de cuello redondo, también sobre las fiestas, a las que todos tenemos derecho, las resacas, los errores y ni hablar. 
Usted, querido lector, llámese Gilberto, Paco, o Marco, a quien no veo desde su ausencia en la operación "Rescatando al Chico Uni", tiene que ver algún día "The Spectacular Now". Le hará sonreír, pensar, y sobre todo le dará tantita fuerza para seguir adelante, que a veces falta, tantita nomás.

Es que se trata de ser mejores y el buen cine, último reducto de mi cordura, ayuda.

Vamos en la 409. El prodigio.

Excelente la plática con mi estimado Gilberto. Muchas cosas qué ver, qué saber y entender. Mi manera de ser es esta: que a veces me faltan las palabras, se me corta la voz. Mis conversaciones van por otros ámbitos. Pero escucho a mi estimado amigo, aprendo y reflexiono. Tomo una decisión. Sin embargo ya leí La Quinta Disciplina de Senge. Falta La Meta, de Goldratt. El otro librito-joya sobre Seis Sigma que está en una caja de plástico shoebox junto con otros invaluables tesoros, como una caja de Grip Rollers de Bic, y un ejemplar de Hot Wheels en su empaque original, los de MatchBox no están pues se los regalé a Marco, de quien no he sabido nada desde que no atendió el llamado a la fonda doña chu cuando emprendimos el rescate del chico Uni. Él sabrá.
Sin embargo, en Réquiem por Brown está la enseñanza: 

[...] "faltan varias piezas clave en el puzzle que estoy tratando de completar porque tengo la mente cerrada a los nuevos conceptos en general (p. 221)."

Empezaré con Aristóteles, o bien con El Mundo de Sofía de Gaarder. Sí.

Contundencias.

Días difíciles en el negocio. Preocupaciones, carencias. Lo que sí tengo que decir es que ya basta de tanta corrupción. Eso de que gano chorrocientos mil al mes honestamente, y viajo a Estados Unidos cada viernes y el de la aduana me dice que como soy werito ni mexicano parezco. Esta última frase sacada de la novela "Noche Tibia" de Federico Reyes Heroles.

En el rancho les dicen bandidos. Ya basta de tanto dispendio, ya basta de tanto dinero para los partidos, y tan poquito en salud, educación, servicios municipales, seguridad no se diga.

sábado, 5 de noviembre de 2016

407. La magia.


Cuentas.
No cabe duda que al menos en mi caso, para lograr un cambio en lo exterior, necesito lograr un cambio en mi interior. No será nunca tarde. Tendré que despojarme de mis prejuicios, eso por un lado, y orientarme a lo que se tiene que hacer.

Fin de semana.
Ha de presumir la licenciada Jill que a cada rato se encuentra al Richi en el Aeropuerto. Ella, a Milwaukee, y él a Atlanta. Hasta se tomó este viernes una foto con él. Tranquilos mis Richifans. Si gana Trump, cosa que seguramente pasará, nuestro estimado y decente político seguirá con sus paseos de cada viernes a su casa en USA. Al fin y al cabo, siempre que él va allá, el de aduana le dice "usted ni mexicano parece". Y mi Richi, orgulloso, orgulloso. 

viernes, 4 de noviembre de 2016

406. Seguimos pagando, creo que de más.

No pude comunicarme con Oscar. Le llamé y le mandé mensajes de texto. Nada, nariz, naranjas. Quería hablar con él, saludarlo, decir hola ¿qué has hecho? igual y si la plática se prolonga, quejarme de mi mala situación laboral. En todo el mes de octubre, cobré la grandiosa cantidad de 150 pesos 00/100 M.N. y no hubo nada más. Oscar ¿y cómo le hiciste para trabajar de asistente en el TEC? ¿y cómo hallaste chamba tan rápido al salir? ¿y cómo le haces para que te manden a Estados Unidos? oye Oscar ¿y no hay una oportunidad para trabajar?
Pero a pesar de que tenemos el internet más rápido, las impresoras más veloces, celulares, etc. resulta que cada vez tenemos menos tiempo para el otro. Y es lo que a veces no entiendo.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

405. Una luz.

Hoy creo que el camino que tengo por delante todavía es más largo que el que queda atrás.
Con mis errores, la gente que he lastimado, el dinero que he tirado a la basura más el tiempo perdido. Igual y nunca sabré que fue lo que me pasó. La ausencia de alguna vitamina, un bajón en la glucosa, y ¿de qué servirá saberlo si los errores ya los estoy pagando todavía?
Una llamada telefónica. Una afirmación y de repente entiendo. Al menos lo empiezo a entender. Vamos Juan, vamos. Pongamos nuestro empeño, no dejemos nunca de aprender, seamos más listos siempre, aprendamos que nuestra profesión es también negocio y forma de vida y que no nos merecemos menos, camina, concéntrate y se, siempre se, más satisfecho. Ten siempre una buena actitud, no matter what. A pagar, a pagar Juan, pero también a sembrar, desde hoy.

martes, 1 de noviembre de 2016

404. Una mañana...

        
Para Paco. Aquí, desde este lugar, la silla, la lámpara de escritorio y el viejo televisor a mi lado. Saludos.

     Un gusto haber visto al señor Armando Castillo, ex empleado de una de las constructoras más grandes de Valles, quien hoy trabaja por su cuenta como asesor de créditos y gestor de trámites diversos. Me dijo que hace poco vio a Jorge Fuentes, o tal vez un holograma de él, con eso de que ya existen. También me habló del Colegio de Arquitectos y la intervención de este gremio en el joven campus de la Universidad estatal. Yo paso, le dije a Armando. Pero no lo descarto. Igual y un día me incorpore a los pasillos de la institución de educación superior. Armando se despide, siempre con amabilidad. Yo espero su próxima visita, y me quedo pensando en la vida que me ha llevado por caminos, en la profesión que me ha hecho conocer cada personaje, que me ha hecho ver cada cosa, así sea en este pequeño lugar en el que me tocó nacer y vivir.

El enigma.

Una vez me habló del malogrado candidato al gobierno del estado. Yo escuché con atención, por teléfono. Me dijo que había sido representante de nuestro país ante unos festejos de la Revolución en la República Popular de Corea. Yo, sorprendido, deseando siempre conocer ese enigmático lugar.
No sabía que fue un alumno de 10 en la facultad de Derecho. Tampoco que directo, fue becado por la Universidad, quién sabe si todavía se pueda. Estudió en España y luego en la Universidad de Warwick, Inglaterra. Yo una vez pedí informes y me llegó por paquetería un sendo sobre con información sobre sus maestrías en el área de negocios y humanidades. Pero fue un tiempo donde tenía que pensar en pagar un crédito enorme de mis estudios de licenciatura, lo que me pasó por no ser alumno de 10. Es que el tiempo pasó.

No omito comentar el caso de la mujer de la Gran Ciudad. Si digo que estoy intrigado, será poca cosa. El vínculo sería, sin ánimo de lucro, este:

http://www.sexenio.com.mx/nuevoleon/articulo.php?id=14820

Qué tristeza y qué misterio. Es que siempre va primero, la salud.

603. Postales de Almería. Lun-14-08-2017.

En un país como éste es extraño recordar al Instituto Nacional Electoral, la Fepade o al TEE, las cuotas del IMSS-Infonavit, la fila de las...