martes, 15 de noviembre de 2016

Ya vamos en la 414. Martes, frío.

Para Paco, con aprecio.

No me desanimo, nada más agarro vuelo. Hoy me levanté a las 5.10 de la mañana. Sigo con problemas para dormir, pero sí lo he logrado, aunque sean pocas las horas. Hasta soñé con el negocio Video Star, de renta de películas, refugio e ilusión de mi infancia. Vi al señor Fidel, detrás de un mostrador y el local era más grande de lo que lo recordaba. Además de películas, me di cuenta que tenía dulces, juguetes estilo Hot Wheels y otros en formato más grande, tal vez Fisher Price. También me encontré con algo de papelería de fantasía, así le llamo por el homenaje a super héroes y figuras. Yo salía a la ciudad, más bien a la Calle Madero y después al cruce con Juárez, Hidalgo. Me sentía perdido pues me encontraba con un paso a desnivel y luego un túnel que nunca había visto. Luego de vuelta a casa. Más tarde la necesidad de volver al negocio de don Fidel. Salgo a la calle, vuelvo a encontrarme con el túnel, en penumbras y tapizado de propaganda, tal vez política, y entro al video club. Encuentro a un joven vestido con una guayabera blanca, en el lugar del dueño. Yo me siento confundido, y aún más, pues me doy cuenta que no traigo dinero. Vuelvo a salir, al túnel, luego al paso a desnivel, tratando de distinguir la publicidad que cubre los muros grises, y no puedo.
Luego despierto y ya no puedo volver a dormir.
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...