jueves, 19 de enero de 2017

467. Todo bien, pero mil gracias (Para Gil).

Desde esta humilde y reducida trinchera, va un saludo para el buen amigo Gilberto. Va mi venia, a esas tierras lejanas del norte de nuestro país. 

Seguimos en la lucha ideológica estimado Gil, desde aquí, en esta Ciudad Abstracta. 
Seguimos combatiendo, con fervor y furor, en contra el legado infame de la Anti-Civilización, uniendo nuestras fuerzas contra los desafíos del declive cultural, a saber:

  • La música de Banda.
  • Las frases célebres de la Licenciada Ludwika.
  • La opresión del Chico Uni (¿quién es ese?), pero que conste...
  • El desabasto premeditado de las Glorias de Linares en Arteli (¡Basta Ya!).
  • El bullying contra Pedro Sola.
  • El olvido deliberado, de países y empresas, del invaluable legado cultural de Buffy la Cazavampiros.
  • El Sheriff Arpayo, el devorador de camotes. Ya chole.

Estamos a favor de lo mejor de nosotros mismos:
  • El regreso de Will & Grace. Bravo.
  • El remake de Siete en la Mira. Pero yo pido ser Mario Almada.
  • Los sándwiches de jamón de pavo y queso manchego.
  • Las canciones de José José.
  • La película  "It's a guy thing" con Jason Lee y Julia Stiles.
  • El nombramiento de Litzy como delegada especial del Comando Nacional Antigolpe.
  • El disco de comeback de Lynda (la que cantaba gira que gira...).
  • La eliminación del financiamiento público a partidos políticos y candidatos "independientes".
  • La Honestidad.
  • La declaración de la receta de las malteadas de McDonald's como Patrimonio Cultural de la Humanidad.
  • Y sobre todo, ser mejores personas cada día, y que todos tengamos derecho a la felicidad, la prosperidad y la paz.
Gracias, mi Gil.

466. Compromisos.

Se van bien rápido los días. Un cliente me dio un número de un celular donde no responde nadie. "El número que usted marcó está ocupado". Debería haber empresas que vendan números así, inservibles o infuncionales.
De esta manera, lo das al banco, o quizá a algún proveedor, o a un Arquitecto. Así no te van a encontrar nunca, a la hora de cobrar.
Como que ya basta de que los mexicanos seamos así ¿no? a esconderse. No se vale.

No sé si crean que la arquitectura es una fiesta o un relajo, o una broma. 

Primero, y así lo creo, debe ser un negocio, como todo ¿no?

Hoy dormiré más temprano. Gracias.

miércoles, 18 de enero de 2017

465. Sentido.

Hay mucho rencor en mi corazón. ¿Hasta cuándo? Hay una necesidad de reconstruirme. No el pasado, porque ya ése ya se fue. Los días pasaron bien rápido en algún momento de mi vida.

Sueño con volver a las mañanas heladas de 5.30 de la mañana cuando salía de la casa que mi padre nos rentaba a mis hermanas y a mí en Monterrey. Subirme al camión urbano y bajar en una primera escala, a almorzar algo, y empujarme una coca cola en botella de vidrio, ya había para eso, y para los tacos de barbacoa bañados de sal.
Muchos, muchos, muchos metros después, el despacho donde trabajé en la calle Manuel M. del Llano.

Una materia de una maestría en sistemas de ¿qué? y el semestre se pasó bien rápido. Y el segundo semestre otra materia nada más, y angustiado (la solución de los tontos) en los pagos pendientes a vencer de mi licenciatura y el dinero que no alcanzaba ni para la renta y adiós Monterrey, ciudad ingrata.

Habrá que buscar una reconciliación. Mucho fracaso y ni hablar. 
Mi vida sí sería mejor si hubiera estudiado en Tampico, en la UNE, negocios, pero ya no se puede remediar.

Como los alcohólicos, siempre seré Arquitecto, aunque no practique. 
Algún día seré un Pedro Armendáriz Jr., un Francisco Haghenbeck, un César Augusto Londoño.

En algún momento el odio que siento, el rencor, tienen que pasar, se irán.

martes, 17 de enero de 2017

Número 464. Descubrir.

No sé si estoy entrando en terrenos metafísicos. Recuerdo la noche de un tiempo muy tormentoso en mi vida, porque no tenía dinero y me estaba yendo re mal en mis estudios de Arquitectura, y en serio, que no tenía ni para cenar (sí comía mal, pero casi no cenaba).
Esa noche estaba en un parque cercano al Tec de Monterrey, del lado poniente de la Avenida Garza Sada, creo que la colonia se llamaba Tecnológico. Estábamos tres compañeros y yo, en una noche de esas de mucha ansiedad, pues había avances lentos en las entregas de proyectos de las materias que llevaba, malas calificaciones y pocos recursos: las computadoras eran escasas, malas y muy caras, y no había dinero como hay hoy, donde hasta un pinche chiquillo trae su jetta 2017 y su Iphone. ¿Y yo cuándo? 

Pero bueno, en fin.
Resulta que en ese parque vendían una suerte de Hot Dogs, con salchicha jumbo, adentro de un bolillo o telera, y rellenos de mucha mayonesa y repollo. A mí me invitaron uno, me lo pagó uno de los compañeros, pues. Otro se fue porque la novia le llamó por celular, y otro más se quedó, sin cenar pero a decirme un discurso, mientras yo comía estoicamente la barata, pero gigantesca cena, sin mucha hambre, pero para corresponder la cortesía del primer compañero.
El-que-no-cenó-nada nos observaba a los otros dos. El-compañero-del-celular ya se había ido. El-invitador -de-hot-dogs-chilangos comía en silencio.

El-que-no-cenó-nada me dijo: "Mira Juan, ya sé que te está yendo de la chingada en algunas materias. Tu imagen se está desplomando, pero cabronamente. Te voy a decir esto: tu vida va a valer madres. Tú sabes muchas cosas, de escritores, películas, Historia, pero eso no tiene ninguna utilidad. A mí me valen madre los libros que has leído. Eres muy culto, pero eso no sirve para nada. Nunca vas a tener dinero, ni vas a lograr nada con tu vida".

Yo me empujaba el hot-dog chilango entre pecho y espalda, desconcertado por las ofensas de El-que-no-cenó-nada. 
Me puse triste por el golpe repentino, en lugar de contestarle me quedé callado, con mucha sed, pero El-invitador no tenía ni para refrescos. Menos yo. Salió un intento de lágrima, no sé si por lo caliente de la salchicha, o la sorpresa de las palabras. La sed empezaba a ganar, pero tenía que aguantarla.

Yo no tenía ni para un refresco, en ese momento infame. Ni tampoco tenía El-invitador. A cenar así.

El-invitador de hot dogs chilangos le dijo a El-que-no-cenó-nada: "ya déjalo, cabrón", mientras la volvía a emprender con el repollo, la mayonesa y los restos de salchicha.

No sé si El-que-no-cenó-nada era adivinador del futuro para decirme en cara y mientras cenaba, esa suerte de profecía. 

En lugar de haberme dicho "somos compañeros, si tienes broncas con alguna materia, te apoyamos". 

Un buen día, me entero que el pinche puto se murió de Influenza. 

Tenía 30 años de edad. Hoy yo tengo 39 años y creo que el que valió madres fue otro. 

Pero que conste que no me da gusto ¿eh?

Sí me he comunicado con El-que-no-cenó-nada, y también con El-invitador de hot-dogs, pero ni éste último quiso seguir siendo mi amigo. A lo mejor nunca lo fue, pero le agradezco esa buena cena que no olvido.

Lugares.

Me entero de que las empresas tienen una nueva herramienta a su disposición, en la toma de decisiones y desarrollo de estrategias.
Se trata de la "sabiduría de masas", que es un mercado de apuestas. La fuente que leí señala sitios como Betfair como un mercado de predicción comercial. También señala a Iowa Electronics Market como un mercado enfocado en elecciones, sobre elecciones locales y nacionales. Me preguntó si abordarán otros países, como México. 
Buen aprendizaje, gracias.

lunes, 16 de enero de 2017

¡Hey! es la 463. Pasajes.

Sacaron a Lalo Arias Wuu del antro Jacksnight de Monterrey, que porque "no estaba a la altura".
Una de las razones por las que odio a Monterrey es ésa, precisamente. La fascinación con el prodigio material. Ojalá le vaya muy mal a esa "empresa" y a su "gerente", ellos son los que no están a la altura.
Y nos quejamos del señor Trump. Señores de Monterrey, siembren árboles, organicen eventos culturales, fomenten los valores entre los jóvenes. Ya basta de abrir antros y casinos.
En serio, que si no fuera por el estimado Arquitecto Benavides, uno de los últimos reductos de la cordura y la decencia de esa ciudad, Monterrey fuera tierra de nadie. Uff.
Señores regiomontanos, recuerden que son paisanos de Alfonso Reyes, muestren civilidad, cordura, tolerancia, amor por el prójimo. Dejen el amor por lo material y el dinero, eso no lleva a nada, y ya lo dijo San Pablo, es la raíz de muchos males.
Pero no se desanime, amigo Lalo Arias. De mejores lugares nos han corrido.
Gracias.

domingo, 15 de enero de 2017

462. Faltan.

No he hecho el cierre de noviembre-diciembre. No pasa nada, tenemos hasta el día último del mes.
Siento el dolor de cabeza, permanece. Igual y me falta tomar más agua. 
Se fue la tarde muy rápido. Fui al OXXO y compré galletas, agua mineral y algo de coca cola light aunque se alarme mi buen Paco. 
Olvidé los chocolates. Qué molesto resulta.

Próximamente. 
* * *


Quisiera decir algo más que hoy fue un domingo más. El insomnio me está matando, tengo que hacer algo. Se podrá.
Gracias.