jueves, 6 de diciembre de 2018

828. Jueves, 6, 12, 2018.

828.
Todo un acontecimiento, cuando me topé con  la música de la agrupación argentina Organización X. Si alguien sabe si el grupo está vigente todavía, le suplico me lo haga saber. Es que mire, no tenía la menor idea de que en un país sudamericano pero tan europeo, y que considero sofisticado si me permite usar esta palabra, les de por bailar estas melodías. Descubrí  Argentina por la telenovela de Andrea del Boca, Señorita Andrea, que la pasaban o transmitían, en el canal XHGC, todas las largas tardes de mi etapa de educación primaria. El segundo encuentro con ese país fue tal vez Soda Stereo, gracias a dos grandes programas, Mala Noche No de Verónica Castro y el MTV de una hora a la semana de Daisy Fuentes, donde tiempo después me encontré con Charlie García, Miguel Mateos, Enanitos Verdes, Fito Paéz, y al grupo Virus lo menciono aparte porque la conductora Fuentes lo presentó, en una única ocasión y precisamente en un programa especial, resultando para mí una oferta muy transgresora y oscura, que debo decir estaba quizá más cerca de David Bowie, que de sus paisanos.
¿Pero había visto o sabido de cumbia del país del cono sur hasta el pasado martes?, Nunca. Ni siquiera a nivel de ciencia ficción. 
Hay que mencionar que en México, en aquellos lejanos años se veía con cierto recelo a los géneros tropicales en nuestra conservadora televisión, que así lo era por razones más que por sinrazones. Era el territorio de Luis de Llano, Raúl Velasco, Ricardo Garibay...
Pero no me haga tanto caso, pues, y disfrute Organización X del  gran Rubén Santillán. Cumbia albiceleste en todo su esplendor. Gracias Argentina, gracias, Maestro Santillán.

martes, 4 de diciembre de 2018

827. Martes 4, 12, 2018.

827.
de lujo
Estoy en uno de esos momentos en que necesito un Nescafé Dolca bien preparado. Como dijo Nietzsche, bien preparado puede significar dos cosas, algunos hablarán de una, y tantos más, de otra.

El domingo me zampé una latota de sardinas Guaymex. Desde más o menos 1999 había platicado con Baldemar, amigo del TEC, sobre el producto en cuestión. Por pudor nunca compré ninguna en Monterrey, pero mi curiosidad permaneció latente. El me platicaba sobre su cuñado, que tenía un negocio de abarrotes en el Estado de México. Le repliqué que si había una actividad difícil en lo económico, era el negocio de alimentos envasados, bebidas y latería en general. Entonces se me ocurre decirle: mejor es ofrecer coches usados, de preferencia de lujo ¿qué no?
Baldemar se la pensó un rato, pero sin perder su sonrisa.  Me contestó que  su cuñado recibía de su proveedor-mayorista veinte cajas de latotas de sardinas, y el mismo día las vendía todas, con su ganancia, obvio.
Yo pensé y me dije, bueno, entonces así sí deja dinero. Y fue cuando empezó el antojo.
Pasaron 19 años.
Saludos.

domingo, 2 de diciembre de 2018

826. Domingo 2 de 12, 2018.

826.
Volví a soñar que estoy en la colonia Mirador de Ciudad Valles, un proyecto residencial de los años 70,  que tiene una rotonda principal y muchas calles secundarias en diagonal.Creo que es innovador en la forma porque sin duda trasciende el trazo hipodámico, a noventa grados pues, y en lugar de ser confuso como resultaría otro arreglo, es más bien funcional porque genera circuitos y por lo mismo, un sentido de comunidad.
Pero la colonia Mirador en la que estoy tiene una serie de vallas muy altas con enredaderas de hojas muy grandes, de una planta conocida como "potus" en otras latitudes,  y aquí les decimos de teléfono.
Luego entro al mismo lugar. Una casa club con muebles muy rígidos. Unos ventanales que dan a un patio abierto, en desniveles. Veo gente conocida, pero no sé si aquí deba decir sus nombres. Me encargan pensar en una forma de remodelación. El edificio principal está en planta libre, tiene muros blancos con algunos cuadros que creo pueden ser copias de Dalí. Las diferentes salas están divididas por los pórticos que se forman al exagerar el peralte de las trabes de carga. El último recinto es una sala de juntas desde donde antes de entrar se ve una enorme nube de humo de cigarrillo. La mesa de sesiones, de unas diez o doce sillas está ocupada en su totalidad pero aún hay más señores parados, en grupos de dos o tres, platicando. Desde este lugar no se puede ir al patio abierto. Aquí no hay ventanales.
Con esta última van como cuatro veces que se repite esta quimera. Sepa, pues.
Gracias.

828. Jueves, 6, 12, 2018.

828. Todo un acontecimiento, cuando me topé con  la música de la agrupación argentina Organización X. Si alguien sabe si el grupo está vig...