viernes, 31 de marzo de 2017

527. El principio.

Desde hoy cambiaré mi forma de ver el mundo y la Arquitectura. Tengo las guías, y estoy trabajando en la visión.

Agradezco a las personas que me acompañaron en este primer proyecto de reflexiones y creación literaria. En los próximos días enfocaré mis esfuerzos de otra manera. Un saludo y sigo pidiendo a mis buenos amigos, no dejen de visitarme. Hay deberes inmediatos para re enfocar este sitio y hacerlo un lugar más visual y productivo.
No me despido.

jueves, 30 de marzo de 2017

526. Ya lo vi.

Allá por el año 2006, Toño Lamb me dijo claro y terminante, por messenger: "se me figura que tú eres muy consumista". La razón de la afirmación fue porque creo que le hablé de comprar papel tamaño carta, y más cosas así, como clips Jumbo y post-its, pero amarillos ¿eh? Es que la profesión obliga. A un arquitecto le puede faltar todo, menos lápices afilados y papel blanco, para escribir, dibujar o tomar apuntes, ya de perdida. De preferencia Facia, de Copamex, el mejor. Lo que no he podido comprar esta semana que ya se me va, es corrector líquido de brocha, y otro más, de cinta. A la hora de escribir, uno falla y hay que corregir. No soy más consumista que otras personas, pero sí admito que en lugar de comprar un bolígrafo Bic, compraba la caja con doce, usted comprenderá. De los lápices Berol Mirado # 2, que hoy se llaman Paper-Mate-Mirado, mejor ni hablo. Pero no soy consumista ¿eh?
Gracias, hay que ir a la Papelería Cervantes o a Musa, las más cercanas. Office Depot está bien lejos, y con este calor, no me vaya a dar tentación de comprar algo más. Ne.
Gracias.

525. Muchas gracias.

Para Gilberto y Paco.

Me sentí muy contento el día de ayer porque recibí la visita, en el negocio de mis padres, del estimado arquitecto Alfredo, distinguido EXATEC. Nos saludamos, y recordamos a profesores como Chuy Herrera, Gustavo Lozano, Pineda, que a mí no me dio clases pero con el que me topé muchas veces en los pasillos, minutos antes de las siete de la mañana.  Yo me acordé de José Angel Iracheta, que fue mi maestro de Taller de Construcción,  y años antes, brillante compañero de aulas de Alfredo. ¿Entonces por qué he fallado habiendo tenido tan buenos mentores? Será que me faltaba eso, un empujón de ánimos y recuerdos. Lo que me ha dado tristeza es que muchas cosas ya no volverán, como tener una asociación de egresados del TEC en Ciudad Valles, incluso en la zona huasteca: es que muchos de ellos se han vuelto demasiado elitistas, a la altura de yerno de Donald Trump o prima de Ivanka. También se ha dado el miedo al otro, justificado por esta tremenda situación de inseguridad, exagerada, imaginada o no, y que ya no permite que conozcas a tu prójimo, te sientes con él a compartir un café, una coca light, un par de palabras. De igual manera, de otros habrá resentimientos, odio, rencor, por ese nefasto paradigma de "si saliste de esa escuela y no eres millonario, ¿entonces a qué fuiste?...", en fin.
Lo que me queda es sonreírle al mal tiempo, y seguir, sobre todo con paciencia, y mucho más trabajo que el que se ha hecho hasta hoy, y recordando esa frase del señor Mario de Miranda Quintana:

"El secreto no es correr detrás de las abejas, es cuidar el jardín, para que ellas vengan hacia ti". Será.

Gracias, arquitecto Alfredo.

martes, 28 de marzo de 2017

524. Naturaleza del error.

Debe cambiar mi corazón. Debo cambiar yo, como un todo. Dejar atrás lo que hay que olvidar. A veces creo que el enemigo más grande soy yo. Es que he visto muchas cosas, que mucha gente, si no la mayoría, no ha visto, ni verá jamás. He leído textos, libros, folletos, póster de propaganda política, que pocos imaginan o sospechan. He conocido ciudades, tenido experiencias, he ampliado mi horizonte. La jornada empezó, lo digo sin certeza, en Austin, en la biblioteca de estudios latinoamericanos más grande del mundo, creo que su nombre es Benson Library. El primer libro con que empecé el trayecto fue "El Naranjo" de Carlos Fuentes. Nunca había leído con tanto interés algo así. Siguió "Constancia", del mismo autor. Fueron las medias tarde de domingo más alucinantes. Siguieron el cine, historietas, pasquines. Me he aferrado a tesoros invaluables como lápices, plumas bic en color azul brillante. Me he llenado de rincones de mi ciudad. El sosiego, y a veces el tormento, de una periquera y una barra. Mucho mejor una mesa de lámina con dos tostadas de ceviche, cebiche, frente a mí. En la otra esquina de la siguiente cuadra, una tiendita que se llamó "Natura" donde he palpado y comprado las mejores barritas marinela de fresa, los mejores tostachos barcel, el más frío néctar de Jumex, tesoros de una mochila Jansport, redescubiertos en el sillón frente al televisor.
¿Por qué, entonces, no he alcanzado mis logros? ¿Qué me falta?

lunes, 27 de marzo de 2017

523. Usted perdone, ya vi que no.

Mejor no tomarle una foto a los 800 pesos que me gané hoy por concepto de honorarios profesionales. Ya no sé si sentirme peor. No. Me siento mejor, de verdad. La escasez de trabajo y la predisposición de la gente a no pagarme harán que el gusto que tengo dure bien poco. Entonces deberé disfrutarlo haciendo algo productivo, como estudiar para el examen. Bien difícil que se ha puesto esto para mí. Vienen y van las interrogantes, mejor silenciarlas. ¿Dedicarme a algo más? ¿Presidente Municipal? ¿Diputado? ¿Secretario General de Gobierno? No, qué miedo. Deberá ser una actividad honesta. Porque en serio, si los políticos le tuvieran más amor a este país y a sus gobernados, y menos amor al dinero, estoy seguro de que no hubiera tanto rencor, odio, resentimiento o violencia. Porque ya no podemos seguir así. Lo digo en serio y lo veré si no cambiamos: México se va a desintegrar si no empezamos a remodelarlo con el cemento de la comprensión, la honestidad, y como ya dije, del amor entre nosotros. Urge, pero ya.

522. Así es esto, así será.

Mire, es que pasan dos cosas. Me agotan, primero, los pendientes de mi sueño académico, y segundo, el dibujo arquitectónico.
La tarde del domingo se pasó rápida, con pena para mí. No pude ni comer a gusto, ni ver tantita televisión, por ejemplo a Juan Francisco Rocha en telefórmula, y/o más tarde CNN en español, sea el documental o choque de opiniones. Algo más extenso ni de broma. Por lo pronto, necesito hacer un pequeño alto, porque se viene un examen. No hay nada todavía pero parece que es el 8 de abril. ¿Qué necesito? ¿Qué me falta? Hagamos una lista.
Gracias.

sábado, 25 de marzo de 2017

521. Es que así es esto ¿O no?

Ya no quiero desear para no sufrir, me aterra.
¿A quién saludo? No lo sé. Memorable ver que nadie, nadie, me deja que lo invite un café o una pinche cerveza helada. Que todo mundo está muy ocupado, y al mismo tiempo se quejan que no hay trabajo, y no entiendo, y pues ya me harté. Lo que pasa también es que cunde el temor, la monotonía, el calor amenazante.

Preguntas.
¿Cómo se dice en inglés voy a comer un sándwich de atún?
R. You are so poor.

Recetas personales.
Cuando me sienta desanimado, me acordaré de mi película favorita de toda la vida y todos los tiempos: Wonderboys, con Michael Douglas, Katie Holmes y Tobey Maguire. Actuación especial de Robert Downey Jr., cuando hacía cine de verdad, antes de Ironman, uff.

jueves, 23 de marzo de 2017

520. ¿Todo de acuerdo al plan? Ne.


Gratitud.

Gracias mi Paco, gracias mi Gil, por su paciencia y sus palabras sabias. Pensé que me iba a ir mucho peor con unas actividades propias, y el resultado no estuvo nada mal al final. Me quedo con un cansancio apacible, con una tranquilidad tal vez insatisfecha, pero tranquilidad al menos.
¿Mis amuletos? borradores de migajón que guardo en una bolsa de poliseda, a 2.50 pesos cada uno, que compré en la papelería Cervantes. Otros amuletos inmateriales, tal vez mi paciencia, la constancia, la certeza de mis insuficiencias. Si recuerdo una y otra vez la frase de Ted Kennedy cuando estudió Derecho en la Universidad de Virginia "tenía que estudiar el triple que el resto de mis compañeros para sacar la misma o menor calificación". Así pasa, y no es consuelo pero ha sido conmigo también. ¿Y si hubiera estudiado Administración de Empresas en la Universidad del Noreste? Mejor ya no pensar tanto en eso.

Travesías.
El Maestro Bob Rock me ha pasado el siguiente vínculo al cine de mi estimado Tío (seguro con muchos, muchos sobrinos) Jesús Franco. No he visto ni una película de él, pero conozco su obra. Y dale con esas obsesiones de pretender conocer lo que no he leído, igualito que con James Joyce o Hemingway. Algún día los leeré, en un tiempo de reposo mezclado con redenciones.
Te comparto el vínculo, es www.aquivaletodo.blogspot.com.es 
Gracias.

miércoles, 22 de marzo de 2017

519. Pásele, barato.


Le preguntas a alguien más grande que tú:

¿Cómo le hago? Ya no sé.
Él te responde: trabajando.
Y yo me quedo callado, pero con ganas de decir "Caraja". Igualito que el Yonatan, de la Familia del Barrio. Mejor con ganas de decir "Chingada".

Hoy fui a pagarle a un proveedor, a Citibanamex (pá nombrecitos), y también fui a pagar el servicio de Cablemás. En la caminata pensé algunas cosas, pero ahorita ya no sabría decir qué eran. Tal vez puros hubieras con mi bendita profesión. Cómo no pude ser Luis Barragán, o Philip Johnson. Claro que todavía puedo serlo. Pensemos en eso: si la forma enaltece a la función, bienvenida sea la forma, y hay que aprender, desde la poética de Barragán, hasta los atrevimientos de Johnson, su constancia. Hay que ver, los ejemplos, y hay que ver, cómo se va a poder.

martes, 21 de marzo de 2017

518.¿Verdad que sí? (De la licenciada S.).

A punto de las seis de la tarde. El aire acondicionado del corporativo, el orden, los colores en tonos de blanco y crema, el ligero olor a desinfectante en los pasillos de frío mármol, restos de una noche de aseo que queda en el ambiente, no evitan adivinar el sopor de la tarde en esa ciudad del norte. La licenciada Sofi (sus amigas, que son muchísimas, no dejan de decirle que se parece a Ivanka), reflexiona: 
Acabo de leer en el último número de la revista Banalidades, que TODOS, o sea, TODOS, los adictos a alguna sustancia, tarde o temprano muestran las mismas características:

  • Le echan la culpa a alguien más de sus problemas.
  • Mienten,
  • Roban,
  • Se deprimen.
Exacto. Los papás de los 42 (que conste que no he dicho cuáles cuarenta y dos ¿eh?) esa gente feíta y triste, son adictos, of course.

  • Le echan la culpa a alguien más de sus problemas: "Fue El Ejército. Fue El Estado". Y que conste que no he dicho cuál ejército ¿eh? ni cuál Estado ¿eh?
  • Mienten. Ergo, o sea, como dijo el Licenciado Vocero, a mí me indigna que hagan esas preguntas ¿cuáles preguntas? Pues quién los entiende...
  • Roban. Pues sí roban, nos roban nuestro tiempo, pudiendo ver cosas bonitas en televisión. 
  • Se deprimen. Pues a mí me deprimen con sus historias ésas de terror. Pero ya lo dijo una vez mi tía Eugenita, la gente es pobre, porque no quiere trabajar, por eso, yo aquí estoy, trabajo aquí, en el corporativo, soy proactiva, pienso en términos de sistemas.
  • En conclusión:
Los papás de esos muchachos son adictos, ahí está la solución: le echan la culpa a alguien más de todos sus problemas ("fue el Ejército" o sea ¿cómo? yo me indigno como el Licenciado Vocero), mienten, roban, y deprimen. Pero han de ser adictos así como que al aguardiente o una cosa fea de ésas, porque no se ve que les alcance para algo más, pobrecita gente triste. Adictos, uff.
 
¡Uy qué padre! Ya son las seis. Salgo right now a tomarme unos drinks porque ando súper estresada. Nadie me ayuda a sacar los pendientes de la oficina. Ese chico Uni (y que conste) es cero proactivo, no es sistémico y por culpa de él estoy muy atrasada con la comprobación de gastos y el envío del fax. No es mi culpa que todavía usen eso, a mí en el TEC (y que conste) no me enseñaron a usar esa cosa.
 Bueno, tomaré la tarjeta de crédito corporativa para tomarme una copita. O dos. O tres. Whatever. Nadie se dará cuenta, luego lo repongo con una factura de algún cliente. Y bueno, yo sé que mañana las cosas saldrán much o mejor, eso si no hubiera gente como el chico Uni, que no colaboran con la misión corporativa. Es que nadie me entiende, por eso ya me voy por un Cosmopolitan, tal vez un Gin Tonic, un Pear Martini, un Mango Martini, un Martini Seco, whatever.
Pero la gente como yo, no se alcoholiza, se pone alegre. Los adictos son ésos, los papás de los 42. Y que conste...
 
Moraleja: No hay peor engaño que mentirse a sí mismo.
Gracias.
 
 

lunes, 20 de marzo de 2017

517. Infamias.

Tendrá que llegar el momento en que no me daré por vencido. Tendrá que llegar el día en que no me sienta derrotado. Por eso espero.

viernes, 17 de marzo de 2017

516. Quinientos dieciséis. Un cuento.

Otro cuento, otro más.

Para el Mto. Francisco Fernández E., con cariño.

Banquetas.

Ella salió de su apartamento temprano. Un pantalón de mezclilla negra, camiseta blanca, estampado multicolor. El pelo recogido, discreta bolsa de mano, un libro, tal vez de Burke, Hans Kelsen, Paoli Bolio. A la facultad de Ciencia Política, el camión tres cuadras más adelante, antes, tal vez, unos tacos en la calle, un refresco enfriado en hielo. Hasta que ella se pierde detrás de los árboles que le estorban a su paisaje. La ventana no me alcanza, y el tiempo de estudiar en la universidad donde asiste todas las mañanas, tampoco. Entonces me vuelvo a dormir, nada más un rato. Un rato más.

miércoles, 15 de marzo de 2017

515. Sí, gracias.

Mientras se traslapan mis ambiciones personales con mi somero sueño académico.

Hoy fue el último día de clases de la materia Estrategias Innovadoras. El primero de Desarrollo de Proyecto. Confieso que el domingo y el lunes me sentí desanimado, confundido. El martes sufrí un desgaste de terror: planes que no se cumplieron, además una obsesión personal que me condujo, como tantas otras veces, a una pequeña muerte y lo vivo, y no lo reconozco. Deberé irme con cuidado.

Tengo dos tareas que no puedo cumplir: primero entender que a veces es mejor que haya planes que NUNCA se materialicen. Lo segundo: no sucumbiré a la tentación de odiar. En serio, ya basta. Lo único que me ha dado aliento es la magnífica despedida de mi maestra Mayela. Mil gracias maestra, por un viaje tan bonito. Los tropiezos fueron mi única responsabilidad, y tengo el deber de no repetirlos, ¿cómo? de eso se trata, de seguir en el camino.

Este blog toma desde hoy una pequeña pausa. Regresaré.
Gracias Gilberto, gracias estimados amigos por sus palabras de aliento.
Próximamente. 

domingo, 12 de marzo de 2017

514. Vamos y vemos.

Aprendiendo demuestro que avanzo.

Tengo una calculadora científica Casio, que debí haber comprado en Estados Unidos hace unos veinte años. Recuerdo haberla usado en la materia Taller de Construcción, artefacto que una vez presté a un buen compañero de aulas, llamado Pablo Adrián, quien fue amigo a su vez de un alumno de triste memoria conocido en la prensa amarillista como "Lord F.", con quien yo mismo llevé al menos dos materias del plan de estudios de Arquitectura en el TEC, pero nunca cruzamos palabra. Recuerdo el episodio porque Pablito me dijo algo así como "que buena calculadora", lo que me dio mucho gusto por haber tomado una decisión atinada al comprarla. Corría el año de 1999, y yo pasaba por un momento académico muy malo, para qué más que la verdad. Al menos tenía buenos amigos como Pablito.
Todo esto lo platico porque conservo la calculadora, uno de los pocos objetos que rescataría del fuego, re interpretando a Mario Vargas Llosa. Una de sus funciones es generar números aleatorios, una obsesión personal de muchos años, desde Secundaria tal vez. De esos fantasmas que van y vienen y me dan escalofríos, y también tranquilidad.
Pues resulta que hoy, explorando el Excel, encontré la manera de generarlos, más rápido y en listas. lo que no alcanzo a entender bien a bien, es que al ingresar un dato en la hoja, los números cambian y vuelven a cambiar. Para conservarlos habrá que cortar la columna y pegarla en la siguiente, como "valores", no como fórmula.
Gracias y saludos.

viernes, 10 de marzo de 2017

513. Igual y sí, espero.

Sí estoy en búsqueda de la reconciliación, y  de mis propias amnistías. Sé que lo lograré, a pesar de tantas historias amargas.

Mirar, intuir.
Para Gilberto, con aprecio.
Hoy viajé en taxi al Ingenio azucarero de mi ciudad. Eran las 8.40 o algo así, cuando llegué. Se sentía más temprano, por lo nublado y también por un leve frío. Me desocupé como a eso de las 9.10, sobre todo por las esperas y las antesalas. Cuando salía de ese complejo enorme, que incluye oficinas muy deterioradas, pero con un sentido de la ventilación, las sombras y la creación de espacios que ya no se ve el día de hoy; un campo de fútbol que incluye graderías de concreto, igualmente con una intención arquitectónica, y enormes naves industriales que hace muchos años estuvieron pintadas de blanco brillante, pensé en el lugar donde estaba, al poniente y sur, casi bordeando con el río, y es que toda industria pide una ubicación así, con agua abundante y en los linderos de la zona urbana. Cruzando el río hay un lugar que se llama Santa Rosa, que es un poblado en el que he estado antes, donde impera el silencio y la sensación de que estás muy lejos, pero no. En Santa Rosa persiste la pobreza, pero también la vida que se vive sin prisas, la cocina de leña, la tranquilidad de dormir a las siete de la tarde. Cruzando el puente, de allá para acá, tenemos ese lugar que contemplo, el Ingenio, pero también un Fraccionamiento moderno, de vivienda de interés social y una zona comercial que no desarrolló nunca. 
Mientras esperaba el autobús urbano, aquí y en Monterrey les decimos "camión" aunque de pasajeros, no de carga, me acordé de la novela Ulises, de James Joyce, que no he leído ¿por qué esa obsesión de pretender conocer los libros que no he visto? 
A lo que voy es que puedo encontrarme en ese momento en mi propia versión de Ulises de Joyce. Un paseo por Dublín, que comienza el señor Leopoldo Bloom mientras desayuna riñones de cerdo en cierto restaurante. Y transcurre en un día completo, etc.
Igual y yo podría empezar mi propia gran novela mexicana contemporánea abarcando la realidad humana, desde la realidad urbana de mi ciudad, en un día. Empiezo la narración a las 8.40 de la mañana en una búsqueda, y termino a las 10.47 de la noche, porque, a excepción de 1922 ahora hay aire acondicionado, iluminación urbana, energía eléctrica hasta en Santa Rosa...
Hasta pueda ser que esta sea la magna obra en la que suelo pensar. Empezamos en el Ingenio Azucarero, luego seguimos por la carretera, y nuestro recorrido incluiría alguna oficina de gobierno, una escuela, la biblioteca municipal, la cafetería del hotel Misión porque necesito apuntar un dato y Julio me puede prestar un bolígrafo. El negocio de mis padres, el mercado Gonzalo N. Santos (dudoso honor para el General, hay mejores edificios), la parroquia de Santiago, El OXXO que está en contraesquina del Palacio del Ayuntamiento, el Quiosco, el Centro Cultural y la estatua gigante de Emiliano Zapata, las viejas  y abandonadas instalaciones del Ron Potosí, el Hotel Taninul, el restaurante El Bañito (y dale con la gastronomía, más allá de los riñones de cerdo de Mr. Bloom), parques sin árboles, plazas deterioradas, calles sin pavimentar, bohios, supermercados como Chedraui o Bodega Aurrerá, el Office Depot, una notaría pública, el malecón, y es que Dublín, con su río Liffey, deberá tener algún paralelismo con el Río Valles. No puedo olvidar la Catedral de Guadalupe y su estructura moderna, en piedra de corte (regionalismo crítico), pero es más emblemática la parroquia y sus cuatrocientos noventa y cuatro años de edad, casi medio milenio, La Canasta, una galería techada en concreto, flanqueado por un restaurante y una librería, al fondo un amplio jardín que desemboca en una barda; las gasolinerías, las panaderías, pizzerías, salones de eventos, lavados de autos, papelerías, ciber cafés y cafetines a secas.
Claro que aquí hace más calor que en Dublín.
Gracias.

jueves, 9 de marzo de 2017

512. Nociones del infinito.

Todo está relacionado según Walter Curran, personaje de Réquiem por Brown.
Hoy fui a Citibanamex (uff, nombrecitos) a pagar a un proveedor. En ese momento parecía que el día no iba a terminar nunca. Pero sí. Van y vienen las ideas, y trato de eliminar los canijos deseos, precisamente para no sufrir. Trato de refugiarme en una hoja de papel de libreta pero de repente escapo. Pensar en el tiempo que se va, tan rápido, en el contenido del frigobar, que siempre es menor a nuestra percepción. Ya no sé si lo que veo son coyunturas o nuevas realidades. La lección es una: no discutas con el tentador, en la lucha ganará. Yo digo. Al menos, medite.

miércoles, 8 de marzo de 2017

511. Entrada quinientos once. ¿Sí es usted?

Hay dos cosas de las que estoy arrepentido en mi vida: haber conocido a Rodolfo Izaguirre y aceptar su invitación en SEDESOL, la peor experiencia laboral y de vida que tendré jamás. Luego hacerle caso y enamorarme de Dánae, en aquellos días terroríficos de abril 2004 a septiembre de 2005 más o menos. Al final supe, muchos trancazos de por medio después, que Dánae no era más que una ilusión, y a pesar de haber platicado con al menos unas diez personas, nunca pude saber qué intenciones llegó a tener ella conmigo, qué insistencias tenía, la razón de sus llamadas telefónicas, sus seducciones deliberadas, y yo, sin malicia y confiando en que la gente es buena, terminé cayendo, enamorado, así nomás. Desde entonces las cosas ya no fueron iguales. No hay dos personas a quienes odie más, como a Rodolfo y a Dánae, pues mi vida cambió a partir de 2005 y no puedo recuperar el rumbo, o la reconciliación. Descuidé mucho a mi familia, perdí tiempo, y es lo peor de todo, que no se recupera jamás.
La lección: desear algo, así sea con todas tus fuerzas, no significa que lo vas a tener. Ni un trabajo en SEDESOL.
Que tus ojos solamente den crédito a cuestiones de dinero, lo demás, parecen puras ilusiones.
De un tiempo para acá, las relaciones humanas en México cambiaron para siempre. Todo mundo tiene mucha prisa, todo mundo está apurado, nadie tiene tiempo para ti. Y son los días en que mas nos quejamos de que "no hay trabajo" y es lo que harta, lo que no entiendo.

martes, 7 de marzo de 2017

510. Entrada quinientos diez. Va.

La mini ficción del día.

Para Paco.

-¿Qué pasa? Es tu pasión.
-No. Ya no.

Tom y Hanna.
Confieso que casi no me aprendo los nombres de los personajes en las películas. Excepción hecha de "The Fugitive" y su buena secuela "U.S. Marshalls", donde el protagonista era Sam Gerard, no Tommy Lee Jones. Pa su. Hoy volví a ver, brevemente, porque el bendito tiempo no me da permiso, "Made of Honor", con Patrick Dempsey y Michelle Monaghan. Nueva York, Escocia. La prosperidad económica a todo lo que da. Y no entiendo porque los latinoamericanos de ciertos alcances queremos ser tan reaccionarios a la de hora de criticar las telenovelas. La comedia romántica americana es igual. Ilusiones y sueños, y qué bueno. Nunca he querido ver el final, porque en algún momento Hanna tiene que decidir entre dos galanes y la comedia pasa a ser drama. Ne. Tendré que hacerlo algún día, ni hablar. ¿Se queda con Tom o con Mac el escocés invencible? "Made of Honor" Se puede disfrutar en el Paramount Channel y en Golden. Pronto prometo ampliar comentarios, porque en serio, es una bonita película, donde la forma le gana por un palmo de narices al fondo, y sin duda, un objeto de culto, un clásico de nuestro tiempo. Por cierto sale Sidney Pollack,  como el padre de Tom. Fantástico.

lunes, 6 de marzo de 2017

509. ¿Para cuándo?

Diversas tareas.
Escriba mil números aleatorios.

0.349
0.189
0.991
0.256

Multiplíquese por 1000 y agarre su tíquet. 

domingo, 5 de marzo de 2017

508. Búsquedas 2.0


1. La realidad que cae como pesada losa.

Así, hablando como arquitecto ¿no? tuve un quiebre terrible la noche de ayer. Me doy cuenta que la medicina no es infalible, y que en esta profesión, las decisiones son las que cuestan más caro. Mi error fue no haber decidido yo. Es que no debí haber las cosas a la inercia, al optimismo desconfiado. El punto fue de no retornar nunca más.

2. El saludo.

Hoy fue Jorge, el topógrafo, al negocio de mis padres. Me habló de fútbol, cuando yo pensaba en ese momento en asuntos de salud, en arrepentimientos y yanimodos. Pero me cayó muy bien. Un amigo al que estimo, inteligente y empeñado en su trabajo. Oficio que debo aprender yo, caray. Algún día tendré una Estación Total, más por necesidad que por otra cosa.

3. Algún día rendiré cuentas, y me las van a pedir.

Honorarios de Arquitectura en el Bimestre Enero Febrero:

+ Firma de Director Responsable $1500.00 (exageré pero el cliente estuvo de acuerdo).

+ Dibujo y Firma de Plano Oficial $1000.00 (cobré bien poco pero el cliente se iba).

- Pago municipal como refrendo de Director Responsable -$600.00 00/100 M.N.

Ganancia: $1,900.00 M.N. Pero mire, hay potencial.
Saludos.

sábado, 4 de marzo de 2017

507. Quinientos siete. Búsquedas.

¿Por qué no aprendo las lecciones que me da la vida? Es que mire, aunque las quiera documentar, de repente ni así se pegan. Pido perdón, ustedes saben quiénes son. Perdón.
Aprender, aunque sea poquito.
Será y gracias.

viernes, 3 de marzo de 2017

506. Quinientos seis. Odio mi vida.

Creo que he logrado el último lugar en logros y satisfacción profesional, como Arquitecto, de toda mi generación. Igual y me esforcé demasiado, pero lo logré. Hago un recuento de mis amigos, luego de mi experiencia profesional, y me canso más de lo que debiera. Salchichas para asar en pan estilo bolillo aparte, hay más horrendas escenas. ¿Cómo hacer para que me tomen en serio? ¿Y mis padres y el gastazo? Porque eso sí, mi educación ha costado más que la de otras personas o colegas, y yo no he podido ver más allá. Valga la reflexión y cambiemos, en esta ciudad donde las alternativas a la cordura están o en el alcohol (no más por favor) o en la transa (no es lo mío), o en los amigos (la gente de mi generación y mi nivel ya se fue de la ciudad).
 ¿Quién me odiará tanto? 
Pero David Guevara, si insistes en no pagarme, te voy a dar un puñetazo en la cara. Perdón pues, por pasarme de lanza, pero me exalté.
 

miércoles, 1 de marzo de 2017

505. Era.

Gracias a mis estimados Gil, Paco, Oscar, desde sus trincheras. Paco, en el corporativo de Milwaukee, apoyando en la presentación de powerpoint con la licenciada Jill (pero si el chico de la Uni fue el que hizo todo, y que conste). Hasta allá van dos gentes a dejar una memoria USB. Se llama gastos corporativos, aprenda, sea pro-activo.
Muchas visitas a mi entrada 504 del día de ayer. Gracias. 
--- o ---
Todo son vivencias, experiencias. Algunas cuestan, las que menos, dinero, las que más, tiempo, minutos horas. Valore sus momentos, la integridad, el bien. Pienso en mi camino, largo, hacia la nada, como todos, sin pensar en nadie más que yo. ¿A dónde vamos? ¿A dónde? Me respondo, a punto, en voz baja, la respuesta no llega, la sé. Tendré vivencias, experiencias, todas cuestan, todas cuentan. Repetir los mismos errores, descalabros, situaciones, la naturaleza humana que es, soy, voy, aprendo, no aprendo, tolero, o no, no hay manera de quedarse quieto, sí callado, si mirando, o mejor, observando. Y apenas hasta hoy, detras de una hoja, un recuerdo, un suspiro bien triste, un cierre de ojos de hartazgo, de calor, de sopor, aprendo y veo. Me aferro a la materia, que es memoria, porque sí siento que caigo del puente, no al río, al vacío, una más, a la pérdida de mí mismo, y mientras digo, ya no más. Conciencia. Porque todos son vivencias, experiencias, que cuestan, sí, las que menos, dinero... mi camino, a la nada, y por mientras veo, aprendo, seré mejor.

Para ti.

536. Resplandores, engaños. 22042017.

La solución se torna dual, paradójica, en momentos de conflictos e incertidumbres. ¿A favor del progreso o de derroteros más tradicionales? ...