jueves, 30 de marzo de 2017

525. Muchas gracias.

Para Gilberto y Paco.

Me sentí muy contento el día de ayer porque recibí la visita, en el negocio de mis padres, del estimado arquitecto Alfredo, distinguido EXATEC. Nos saludamos, y recordamos a profesores como Chuy Herrera, Gustavo Lozano, Pineda, que a mí no me dio clases pero con el que me topé muchas veces en los pasillos, minutos antes de las siete de la mañana.  Yo me acordé de José Angel Iracheta, que fue mi maestro de Taller de Construcción,  y años antes, brillante compañero de aulas de Alfredo. ¿Entonces por qué he fallado habiendo tenido tan buenos mentores? Será que me faltaba eso, un empujón de ánimos y recuerdos. Lo que me ha dado tristeza es que muchas cosas ya no volverán, como tener una asociación de egresados del TEC en Ciudad Valles, incluso en la zona huasteca: es que muchos de ellos se han vuelto demasiado elitistas, a la altura de yerno de Donald Trump o prima de Ivanka. También se ha dado el miedo al otro, justificado por esta tremenda situación de inseguridad, exagerada, imaginada o no, y que ya no permite que conozcas a tu prójimo, te sientes con él a compartir un café, una coca light, un par de palabras. De igual manera, de otros habrá resentimientos, odio, rencor, por ese nefasto paradigma de "si saliste de esa escuela y no eres millonario, ¿entonces a qué fuiste?...", en fin.
Lo que me queda es sonreírle al mal tiempo, y seguir, sobre todo con paciencia, y mucho más trabajo que el que se ha hecho hasta hoy, y recordando esa frase del señor Mario de Miranda Quintana:

"El secreto no es correr detrás de las abejas, es cuidar el jardín, para que ellas vengan hacia ti". Será.

Gracias, arquitecto Alfredo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...