miércoles, 8 de marzo de 2017

511. Entrada quinientos once. ¿Sí es usted?

Hay dos cosas de las que estoy arrepentido en mi vida: haber conocido a Rodolfo Izaguirre y aceptar su invitación en SEDESOL, la peor experiencia laboral y de vida que tendré jamás. Luego hacerle caso y enamorarme de Dánae, en aquellos días terroríficos de abril 2004 a septiembre de 2005 más o menos. Al final supe, muchos trancazos de por medio después, que Dánae no era más que una ilusión, y a pesar de haber platicado con al menos unas diez personas, nunca pude saber qué intenciones llegó a tener ella conmigo, qué insistencias tenía, la razón de sus llamadas telefónicas, sus seducciones deliberadas, y yo, sin malicia y confiando en que la gente es buena, terminé cayendo, enamorado, así nomás. Desde entonces las cosas ya no fueron iguales. No hay dos personas a quienes odie más, como a Rodolfo y a Dánae, pues mi vida cambió a partir de 2005 y no puedo recuperar el rumbo, o la reconciliación. Descuidé mucho a mi familia, perdí tiempo, y es lo peor de todo, que no se recupera jamás.
La lección: desear algo, así sea con todas tus fuerzas, no significa que lo vas a tener. Ni un trabajo en SEDESOL.
Que tus ojos solamente den crédito a cuestiones de dinero, lo demás, parecen puras ilusiones.
De un tiempo para acá, las relaciones humanas en México cambiaron para siempre. Todo mundo tiene mucha prisa, todo mundo está apurado, nadie tiene tiempo para ti. Y son los días en que mas nos quejamos de que "no hay trabajo" y es lo que harta, lo que no entiendo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

573. Tapas de PVC. Ma27062017b.

Y luego que iba a tomarme un cafecito o un agua tonic con mi estimado Marco o con el arquitecto Benito Meza. Nomás no se pudo. Hoy fui a Ar...