domingo, 12 de marzo de 2017

514. Vamos y vemos.

Aprendiendo demuestro que avanzo.

Tengo una calculadora científica Casio, que debí haber comprado en Estados Unidos hace unos veinte años. Recuerdo haberla usado en la materia Taller de Construcción, artefacto que una vez presté a un buen compañero de aulas, llamado Pablo Adrián, quien fue amigo a su vez de un alumno de triste memoria conocido en la prensa amarillista como "Lord F.", con quien yo mismo llevé al menos dos materias del plan de estudios de Arquitectura en el TEC, pero nunca cruzamos palabra. Recuerdo el episodio porque Pablito me dijo algo así como "que buena calculadora", lo que me dio mucho gusto por haber tomado una decisión atinada al comprarla. Corría el año de 1999, y yo pasaba por un momento académico muy malo, para qué más que la verdad. Al menos tenía buenos amigos como Pablito.
Todo esto lo platico porque conservo la calculadora, uno de los pocos objetos que rescataría del fuego, re interpretando a Mario Vargas Llosa. Una de sus funciones es generar números aleatorios, una obsesión personal de muchos años, desde Secundaria tal vez. De esos fantasmas que van y vienen y me dan escalofríos, y también tranquilidad.
Pues resulta que hoy, explorando el Excel, encontré la manera de generarlos, más rápido y en listas. lo que no alcanzo a entender bien a bien, es que al ingresar un dato en la hoja, los números cambian y vuelven a cambiar. Para conservarlos habrá que cortar la columna y pegarla en la siguiente, como "valores", no como fórmula.
Gracias y saludos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

661. Sábado 16 de 12 de 2017.

La falta de malicia ha sido el origen de la mayoría de mis derrotas. La desgracia me sigue y ya me alcanza. Terrible la historia de la infa...