jueves, 23 de febrero de 2017

499. Paco Shibbi, Gil Shibbi.

Igual y se harta, y me da pena. No me aguanto las ideas, las tengo a flor de piel, expresión usada por un nefasto ex compañero del desaparecido Instituto Federal Electoral, sin embargo, frase oportuna y certera. 
De ahí que le mande y mande mensajes de texto y cuando no me contesta, igual y anda enojao. No se fije mi buen, yo lo quiero mucho. Algún día habrá un multiverso en que podamos tener cerca a nuestros charolastras, tal vez como socios de una miscelánea o de compañeros-cajeros de un Oxxo, será. Shibbi.

Hoy platiqué con mi padre. Me habla de la importancia del paisajismo en la arquitectura de la ciudad. Vemos una foto de un arroyo que cruza la ciudad de Seúl, en SurCorea. Yo me quedó callado. Veo la imagen. El agua limpia, plataformas, escalones, mosaicos en tonos azul y acero, me imagino a tono con cuerpo hidraúlico. Al fondo, árboles y más árboles. Me llama la atención la limpieza, la falta de vendedores ambulantes, ni un papel de estraza en el suelo. Pienso en los prerrequisitos: gobiernos autoritarios. La Macroplaza de Monterrey, la más grande del mundo, dudoso honor, no hubiera sido posible sin un Martínez Domínguez, sin un PRI sistema donde no había clientelismos como hoy, sino dureza y decisión, y que yo sí extraño en términos del paisaje urbano. Si hoy quieres meter orden, al menos en el tráfico vehicular o en promover el transporte público, no faltará quien se queje a Derechos Humanos, porque no le puedes restringir su libertad de expresión (mandar mensajes de texto mientras maneja) o su derecho a no viajar con la chusma, nomás por eso no viajo en camión (ya me imagino a los magistrados del Tribunal Electoral, para eso estudiaron, para andar en camionetas de a millón de pesos).
Pero la plática de mi padre me dejó pensando y ya es mucho ganar. Mientras los partidos políticos promuevan a los vendedores de elotes y discos piratas, para usarlos de material para sus mítines cada tres años,  y obras viales que no benefician más que al automóvil, porque eso sí deja votos, las ciudades en México van a seguir igual de horrendas. 
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...