martes, 21 de febrero de 2017

497. Allá.

Bendito tiempo. Alcancé apenas a ver un pequeño tramo de la película "¿Y dónde está mi auto?" con Sean William Scott y Ashton Kutcher. Una muy joven Jennifer Garner, y personajes increíbles, a la vez factibles, siempre y cuando existan en el espacio norteamericano. Allá todo es posible, eso sí. Hasta inventar una nueva palabra como "shibby". Corría el año 2000. De repente creo que fui a ver la película al cine, luego recapacito y parece que la vi por primera vez, en estreno adelantado en el HBO, gracias a una promoción del sistema de cable. Días en que la inocencia era tanta que no te dabas cuenta de las alusiones al abuso de sustancias, legales o ilegales. Eran tiempos también en que teníamos esa esperanza de tener chambas como las del programa "The Hills", de MTV.
La civilización tenía otro cimientos, más estables. Gadaffi, Yeltsin, Clinton-Gore. Todo cambió a partir de los atentados de 2001, la guerra con Iraq y Afganistán. 
Lo último era, y parecía definitivo: el messenger, los cables LAN, el servicio medido de Telmex (todos se quejaban de los sobrecobros), hotmail, los discman de Sony, las cajas llenas de diskettes de 3.5 y no había ni uno desocupado. Teníamos la barra de comedia de Televisa, y a Derbez, Héctor Suárez, Arath, Julieta. Era cuando todos en la familia se reunían en la noche a ver la tele. Antes sí había tiempo.
Hoy nos han ganado la saturación, la violencia y las prisas. La vida ya no es tan shibby. 
¡Shibby!
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...