martes, 21 de febrero de 2017

497. Allá.

Bendito tiempo. Alcancé apenas a ver un pequeño tramo de la película "¿Y dónde está mi auto?" con Sean William Scott y Ashton Kutcher. Una muy joven Jennifer Garner, y personajes increíbles, a la vez factibles, siempre y cuando existan en el espacio norteamericano. Allá todo es posible, eso sí. Hasta inventar una nueva palabra como "shibby". Corría el año 2000. De repente creo que fui a ver la película al cine, luego recapacito y parece que la vi por primera vez, en estreno adelantado en el HBO, gracias a una promoción del sistema de cable. Días en que la inocencia era tanta que no te dabas cuenta de las alusiones al abuso de sustancias, legales o ilegales. Eran tiempos también en que teníamos esa esperanza de tener chambas como las del programa "The Hills", de MTV.
La civilización tenía otro cimientos, más estables. Gadaffi, Yeltsin, Clinton-Gore. Todo cambió a partir de los atentados de 2001, la guerra con Iraq y Afganistán. 
Lo último era, y parecía definitivo: el messenger, los cables LAN, el servicio medido de Telmex (todos se quejaban de los sobrecobros), hotmail, los discman de Sony, las cajas llenas de diskettes de 3.5 y no había ni uno desocupado. Teníamos la barra de comedia de Televisa, y a Derbez, Héctor Suárez, Arath, Julieta. Era cuando todos en la familia se reunían en la noche a ver la tele. Antes sí había tiempo.
Hoy nos han ganado la saturación, la violencia y las prisas. La vida ya no es tan shibby. 
¡Shibby!
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

591. Afanes. Jue20 07 20 17.

A esta hora hace calor al sur de Monterrey. Lo digo porque salí hace rato a Plaza San Agustín, apenas a comer. Pero ya me voy a la casa. El...