jueves, 2 de febrero de 2017

478. Tamalitos, tamalitos.

Nadie me invitó a los tamalitos de La Candelaria. Capaz y yo invito, y nadie se para en la casa. Así es la gente, en fin.

En otros temas, creo que es bien necesario, siempre, estar consciente de que hay áreas de oportunidad en todos lados. Frase célebre de los días en que llevé la materia Técnicas Modernas de Manufactura, allá por 2004.
Me acuerdo de quién era por aquellos días. Un enamoramiento que me cayó muy mal. Menos dinero del que tengo hoy y eso ya es mucho. No tenía tarjeta de crédito y pedir un libro por internet era una utopía simple y llana.
Hoy no me siento mucho mejor, pero veo que las cosas no han pasado tan en vano. Al menos hay más canales en la televisión, y ya tengo mi grado académico, mucho dinero y mucho tiempo después. ¿Dinero dónde estás? ¿Anhelos dónde están? Hoy fuera un funcionario mediano en SEDESOL, pero con muchos amigos, mucho aprendizaje en cursos y otras capacitaciones, un gafete que presumir, camisas bordadas, y viajes a la capital del estado.
Hoy fuera consejero electoral por mi estado, con buen dinero que ganar, un puesto en la mesa del Consejo General, mucho peso político, y reconocimiento.
Pero la vida no quiere darme nada de eso, y cómo me emputa.
Ni tamales, carajo.
Gracias, pues.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

593. Entradas. Sáb. 22 07 2017.

Veo en el periódico El Norte de Monterrey una nota donde el director del Metro, a propósito de una chica que filman colgada de uno de los v...