miércoles, 25 de enero de 2017

472. Pero esperanzado...


Para Gilberto.

Un poco decepcionado, eso sí. Porque no he podido hacer que me contraten. Hoy fueron a verme al negocio de mis padres. Un matrimonio. El esposo se veía muy preparado, estoy seguro que era poseedor de una licenciatura, al menos. La señora, prudente, pero quizá insegura.
Cada uno de ellos traía un bebé pequeño en brazos. Papi, mami y dos pequeñines.  Lindo el retrato pero complica atender, argumentar, explicar, dibujar un boceto, apuntar un número de teléfono.

No quiero creer que fueran gemelitos pero no me di cuenta. La arquitectura se pone muy complicada cuando tienes que atender dos personas, y cuando tienen en brazos niños pequeños, que en este caso lloraban.

Mi profesión tiene una complejidad exponencial, porque cada circunstancia amerita soluciones y argumentos diferentes. El discurso (el rollo, pues) que usé en la entrevista anterior, no funcionará en la de hoy. Y la gente de Ciudad Valles, tiene un rechazo tan evidente a ser "políticamente correctos" que parecería que Ronald Dump aprendió mercadotecnia electoral aquí, pero bueno. Será el calor y la corrupción de cada alcalde horrendo que hemos tenido. Será eso, quizá.

Él me comentaba que tiene una vivienda, que comenzó siendo un cuarto menor a 30.00 m2 y que por lo tanto, no requirió elaborar un plano oficial para presentar a la dirección de planeación del municipio.
Hoy, agregó, la casa tiene 55.00 m2. "Y me salió cliente, arquitecto, y por eso en lo que ando juntando los papeles necesito una nueva licencia de construcción, ahora sí con un plano oficial, porque ya mide más de 30.00m2".
¿Cómo abordamos esto? Yo lo atendí con toda la amabilidad posible. Le dije cuánto dinero le podría cobrar, y que desde luego, soy Director Responsable de Obra registrado ante la dirección de obras públicas de ciudad Valles. Que los señores del municipio han visto mi trabajo, y que nada más por eso lo han mandado conmigo. 

"Mire, si usted gusta checar en otro lado, preguntar o pensarlo, antes de contratarme, pero yo le puedo cobrar esto".
Pensé un rato y agregué:

"¿Por qué no pide un avalúo catastral donde se indiquen los metros cuadrados de construcción, para actualizar la información nada más y evita presentar los planos?" 

No le dije que pidiendo un avalúo catastral (ojo, que no es lo mismo que un avalúo privado) le cobrarían apenas cuatro salarios mínimos, o en este país de eufemismos, cuatro "unidades de medida cobrable", que para el caso es lo mismo, y vendrían siendo no más de 300 pesos 00/100 M.N.

Lo que pasa es esto, y no se lo dije al cliente para no gastar saliva:

1. Para vender una propiedad, usted no necesita presentarle al comprador la licencia de construcción, nada más las escrituras y si acaso, el pago del impuesto predial de 2017.

2. ¿Qué pasaría si usted junta todos los papeles? Copia de las escrituras, del pago del impuesto predial, plano arquitectónico firmado por un DRO, licencia de construcción, y luego el comprador sale con que "siempre no le compro", porque puede pasar. Y eso lo he visto cien veces, y seguramente lo veré otras cien veces en mi larga vida.

3. ¿Por qué no le dice al comprador de la casa que si está tan interesado en comprar, él mismo mande hacer el plano y que no lo ponga a usted a juntar papeles? Usted es el dueño, pero no tiene la obligación más que de tener las escrituras, nada más. Y si no las tuviera, para eso existen, aquí y en China y en Japón, los registros públicos de la propiedad.

Pero entienda, que para vender usted no necesita más que la copia de sus escrituras, y si acaso, el pago del predial. Eso tampoco se los dije, nada más de la manera más cortés "es lo que le puedo cobrar, si quiere preguntar con otro arquitecto, pero mire, yo estoy aquí todos los días, no batalla para encontrarme y yo con mucho gusto le hago los planos".

Me dijeron "luego regresamos". Ojalá y sí.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...