lunes, 26 de diciembre de 2016

Ya vamos en la entrada 445. Que perduren los dichos.

I. Tiene que ser así.

Ayer pasé buen rato navegando por internet, buscando cursos en teoría de la arquitectura en línea. Fracasé. Lo más parecido fueron algunos contenidos sobre planeación urbana, representación gráfica (que no estaría nada mal tomarlos), historia...
Sin embargo, en mi viaje encontré muchas escuelas de Estados Unidos, de mucha calidad, creo que todas. Por ejemplo la Lawrence Technological University, (www.ltu.edu) de Michigan. Hay otra institución llamada Boston architectural college, también con excelentes alternativas pero no en Teoría ni Crítica.  Por otra parte, en Canadá, vi las Universidades de McGill y Carleton. El MIT ofrece muchos cursos abiertos, pero sin reconocimientos ni constancias, y son un recurso incuestionable, pero no lo que busco. La universidad de California Los Ángeles ofrece algo así como cursos en línea de diseño de interiores, que no estarían nada mal, pero mi búsqueda fundacional es otra de momento. En la vastedad de instituciones y multiversos de la Arquitectura en La Norteamérica, debo decir que me he dado cuenta de lo pequeño que soy como profesional y como estudiante. Necesito ampliar mi perfil, sin duda. He conocido a excelentes arquitectos egresados del Tecnológico de Monterrey, con maestrías en administración de empresas, pero ése era el paradigma antes. Extraño el programa de Universidad Virtual (hoy universidad tecvirtual) que se ofrecía allá por el año 2003, en Crítica Arquitectónica. Pero yo estaba muy chavo, y estudiando una Maestría en Sistemas de Calidad que fue otro viaje muy largo y costoso.
Hoy el mundo se ha hecho más pequeño, pero las referencias y las metas son más altas. He visto lo grande que puedo llegar a ser.
Será.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...