domingo, 25 de diciembre de 2016

Es la entrada 444. ¿He descubierto quién era yo?

Va, pues.

La frase de la novela "Hielo negro" del maestro Michael Connelly. La aplico a mí mismo y veamos:
Soy. Comodino, pseudointeligente, farsante, mentiroso (bueno, nomás a veces, ¡híjole! ¿nomás a veces?), incompetente o negligente, y aquí se borra la línea. Necesito quebrar esa barrera del mínimo esfuerzo y volver a correrle, como antes. Hubo un antes y un después, y todo iba tan, pero tan bien, hasta que tuve un horizonte que yo pensaba era muy amplio y luego me di cuenta que era muy chiquito. El día de hoy es al revés: mi horizonte es enorme y yo lo hago minúsculo y no sé qué carajos hacer.
Ese soy yo y tengo que cambiar. He mentido una y mil veces, y en arquitectura los errores salen porque salen. Una cota, una ventana donde no debe ir, un paño interior que no coincide, una zapata aislada desalineada con la planta arquitectónica y una y otra vez.
Lo bueno que ahí están las casas y no se cayeron.  Acuérdese, las grietas son por el yeso, o por un revoque donde falto cemento.

Cambiemos, ¿cómo? seamos más veraces, y más valientes. Soy temeroso, de mí mismo, los demás, y ya no puedo seguir así. La atención es el camino y lo diremos otras mil veces, y durante otros mil años.
Gracias.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

748. Lecciones de vida, 15 de 06 de 2018.

748. Lecciones de Vida del Sabio de la Montaña. Un día muy nublado el discípulo subió la Montaña. Se dirigió hacia donde estaba el Sabio...