jueves, 4 de agosto de 2016

Paco.

Debe ser alguna superposición en los universos paralelos que sí, a veces se traslapan, se invaden unos a otros. Por eso a veces siento que la persona que responde mis discusiones filosóficas, mis reflexiones sobre las ideas de Borges y Kant, mis propuestas sobre los nuevos derroteros del neomarxismo, no es él.

Eso sí, pocas cosas en mi vida serán tan gratas y tan memorables como la vez en que nos tomamos una jarra de cerveza clara en el Das, frente al Tecnológico de Monterrey, y luego, en lugar de seguirle, craso error, fuimos a dar, con el sol de cuarenta grados de la sultana del norte, al CEDES, a hacer bien poco si no es que nada.

Pocas cosas, sí, tan sublimes, como cuando fuimos a ver Black Hawk Down. No recuerdo si alguna vez fuimos a McDonald´s, catedral del Imperio, a beber una malteada. Tal vez sí. 
Lo que no me gustó nadita, fue cuando fuimos a dejar papeles a FEMSA, en un cutre lugar, depósito de currículums de ilusos, qué más puede ser, arriba de un OXXO. Bajamos y compré una paleta Magnum de chocolate, y me quedé sin dinero. Y caminar. En el recorrido, pasamos por unas vías del ferrocarril, seguro que canceladas, y pude ver, unos metros a las tres en punto, bloques de cemento inhóspitos, sería que era el verano, donde se leía en uno de ellos "Universidad del Noreste".
Quién sabe si premonición, o seña de que andábamos bien perdidos, y sin dinero para el taxi. Pero llegamos de vuelta al Tec, y a seguirle, pues, yo pensando en lo fácil que pueden ser algunas cosas cuando hay dinero, en lo complicadas que se vuelven cuando no.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...