domingo, 6 de marzo de 2016

Joyas.

El cansancio no me permitió verla completa. Tampoco el tiempo, pues a la hora que llegué del negocio de mis padres parece que ya había empezado. Anoche vi un pedacito de la película "Dimensiones Ocultas" del Director Rubén Galindo Jr. ¿Qué podré decir? Una historia del tipo de Michael Myers, Jason y Freddy Krueger. Solamente que ahora el enemigo se llama Virgil, viste una especie de atuendo de mezclilla, en camisa y pantalón, asesina con un cuchillo y conoce de nombre a sus víctimas. Al parecer a esta encarnación del mal puro, se le ha invocado por medio de una ouija. Virgil platica, a diferencia de Michael y Jason. A diferencia de Fredy, él no se aparece en sueños, sino enfrente de nosotros y va directo con el arma, al corazón, cuello, o vientre.
Un filme que me parece muy interesante, pues fue producido para el mercado internacional. Una pequeña investigación en YouTube y hay una versión en turco, y otra en español de España. Tengo que decir que la primera vez que la vi, en el mes de octubre de 2015, dudaba. Pero anoche confirmé que fue filmada en inglés y luego doblada al español. Sobre los actores. Al inicio de los créditos el norteamericano Jon Michael Bischof (en el papel de Michael), luego la guapa Gabriela Hassel y Helen (sic) Rojo, o sea Helena Rojo. Da una ligera impresión de que cuando se filmó, se pretendió hacer creer que la historia se ambientaba en Estados Unidos. Un letrero que dice "General Hospital" en una edificio que parecería diseñado por Abraham Zabludovsky o Teodoro González de León, que puede ser una clínica privada. Casas de ladrillo y teja, sí, al estilo americano, texano o californiano (ganas de bostezar). Luego un edificio de departamentos (donde vive un amigo de Michael, interpretado por Rául Araiza) que bien podría estar en cualquier ciudad de Estados Unidos, y que también pudo haber sido diseñado por Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky en alguna sociedad inmobiliaria para gente de muchos recursos económicos. Otros actores como Jorge Luke, Roberto Palazuelos (una joya dentro de otra joya, sobre todo por un peinado de salón que le ha de haber salido más caro que lo que pudo haber ganado en ese filme). Ya hablamos de Raúl Araiza, de quien hay que añadir que hace una buena actuación, casi tanto como la de Roberto Palazuelos (en el papel de John). Luego vemos por ahí a Mario Iván Martínez, tal vez el actor mexicano que mejor habla el inglés, a quien hemos visto en "Peligro Inminente", "La Invención de Cronos", "Cantinflas", y como el sacerdote preguntón al lado de Angelina Jolie en "Pecado Original".
En conclusión, una más de las películas que no he visto ni tendré tiempo de ver, pero muy interesante en la intención, o pretensión, que no veo nada mal, de ser una película que pudo haber sido filmada en cualquier lugar, incluso en Estados Unidos. Si hoy se filman series de televisión y películas en Canadá, y se pretende que se está en Nueva York o Los Ángeles, tal vez al filmar en ciertas arquitecturas y espacios urbanos de la Ciudad de México, se pudo haber tenido la misma idea.
Corría el año de 1988 y empezaba el movimiento salinista de globalización, internacionalización, y modernización, libre comercio, primer mundo, y se valía, sí.

1 comentario:

  1. Siempre es interesante esta mezcla de cine y arquitectura. Aunque la cuestión es por qué se tiene que imitar lo comercial o pretender ser alguien distinto, ¿no?

    ResponderEliminar

649. No puedo, sí puedo. 22 de 11 de 2017.

Tengo que ser fuerte y no puedo ser fuerte. Debo emprender un cambio en mi vida, que incluya la administración por calidad total: una vid...