sábado, 6 de febrero de 2016

Legados.

Largo el camino hacia mi redención personal. Tendré que leer muchas veces a Russell L. Ackoff, la biografía de Lee Iacocca (la tenía y la regalé, y pues...). Pero ya me lo dijo uno de mis maestros, tienes que ver mucho, más que leer mucho, aunque esto último no me hará daño. Mis obsesiones personales se suplen una y otra vez y a veces da miedo. Espero, para tener un rato para contemplar.
 
Imágenes.
 
Anoche vi en Azteca Trece un largo tramo de un reportaje-documental sobre Maquío, el ingeniero Manuel Jesús Clouthier, distinguido alumno del TEC, él sí. Testimonios de Luis Felipe Bravo Mena, Jesús González Schmall, Vicente Fox. Faltaron Emilio Goicochea Luna y Francisco Barrio. Dos cosas que me sorprendieron. Primero la voz y el discurso de un hombre auténtico, muy preparado, y sobre todo convencido. La segunda las multitudes que llenaban plazas y calles para recibirlo, verlo, y también por qué no, para oponerse y protestar contra un gobierno corrupto, ineficaz y antidemocrático. Las imágenes y los discursos de José López Portillo, el criollo que se sentía noble español gobernando un feudo, y los errores en política económica. Un diminuto Carlos Salinas en campaña, trepado en combis sin techo y bajando y subiendo de autobuses Dina (quién lo viera después en camionetas Mercedes Benz), y un inexistente Miguel de la Madrid, cómo si no hubiera hecho daño.
Lo que sí recuerdo es la cobertura de Televisa y Jacobo en la campaña electoral de 1988. La semiótica y la consigna. Ridiculizar a Rosario Ibarra. Minimizar a Cuauhtémoc Cárdenas. Cobertura cuasitotal y preferencial a Salinas.
 
Una vez, a mi corta edad, vi a Maquío en una nota de Jacobo. Sentado detrás de una mesa de lámina, bajo el techo de un pobre local, el close up a su barba, su camisa desabotonada, y la voz en off del anchor man de la televisora narrando alguna visita a un pequeño pueblo del sur. Y nada, nunca, nada, de las multitudes y los discursos apasionados, auténticos y convencidos del candidato del PAN, en ciudades como Juárez, San Luis Potosí, Guadalajara, Zapopan, León o Mérida, donde ganó el sinaloense aguerrido y harto, pero también inteligente, propositivo, carismático, con fe en sí mismo y en un futuro sin mentiras y sin raterías.
 
Algún día espero ver una película sobre la vida, la trayectoria y la campaña política, en cobertura total, de Manuel J. Clouthier. Y va mi deseo de que lo interprete el gran actor Jesús Ochoa.
 
Y espero que por estas palabras nadie me tache de panista. A mí, que me tachen de honesto, trabajador, serio, responsable, íntegro y sobre todo, competente y competitivo en mi humilde área de conocimiento.
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...