martes, 15 de diciembre de 2015

Martes ¿negro?

Es que pensé que hoy salía más temprano. Ante una enorme responsabilidad, la de cumplir con los clientes, no se pudo cerrar a las 6 y nos quedamos hasta pasadas las 7 y media y ni modo.
Hoy entregué un plano arquitectónico. Me arrepiento de no haber cobrado mucho más pero no se pudo. Un cliente de hace muchos años y no se pudo ganar más. Pienso en mis necesidades inmediatas y la conclusión es que no alcanza el dinero. Esforzarse más es la consigna, entonces. 
Quisiera vivir de escribir y dibujar, pero veo que o no soy lo suficientemente bueno, o la suerte no ayuda, o las ganas, la planeación estratégica, las circunstancias, o el trabajo hecho no han alcanzado hasta el día de hoy. 

Algo que me da esperanzas e ilusión: cumplir con mis responsabilidades y pensar en los cuentos de Franz Kafka, volverlos a leer en línea, excepto La Muralla China, ya han sido bastantes veces.

Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...