jueves, 6 de agosto de 2015

Primer debate de aspirantes Republicanos.

Puede llamarlo "sound bytes" o cómo usted desee. En el debate de hoy, en el que participaron los diez aspirantes mejor posicionados del Partido Republicano de Estados Unidos, el más visible, el más ruidoso, al que más atención se le prestó, fue a Donald Trump. Jeb Bush perdió la oportunidad de tomar el liderazgo en este grupo de los diez notables, y la otra esperanza hispana, Marco Rubio, simplemente se vio en una nebulosa. ¿Y dónde carambas quedó Rick Perry? Pues él estuvo en otro debate, el llamado "Happy Hour Debate" al lado de Lindsey Graham, Bobby Jindal, John Kasich, George Pataki, Rick Santorum, y la que puede dar una sorpresa, la ex presidente de Hewlett Packard, la señora Carly Fiorina. Éste último grupo, según Fox News, va abajo en las encuestas. Sinceramente no creo que Rick Perry y Fiorina vayan abajo de Marco Rubio, Ted Cruz o el anti carismático Chris Christie. 
Volviendo a Donald Trump, valga decir algo que pasa en  mercadotecnia política, y que pocos entienden. Lo que le hace mal a unos, le hace muy bien a otro, y no puedo entender muy bien todavía por qué.
La desfachatez, la soberbia, los desplantes, que se pueden ver muy mal en Bush, le caen de maravilla y son celebrables incluso, en Trump. 
Pagar los impuestos que debes pagar (pasados del 30 porciento en Estados Unidos), en Hillary Clinton, se ve como "es su obligación". Pero si Donald Trump paga el 13 porciento de impuestos (estilo Mitty Romney pero éste era sangrón, Trump es buena onda) y dice "no pago más porque el gobierno que tenemos es ineficiente y despilfarrador" entonces todos le dan la razón a Trump. 
La esperanza que representó Barack Obama en 2008, vuelve a encarnarse en Trump. Es una esperanza de hablar claro, de enfrentarse al gobierno, de buscar un enemigo de quién defenderse, como los cárteles mexicanos, pues los rusos aburren y están muy lejos, es más, quién no se emocionó con la película "Savages" y al terminar de verla, cómo no le vamos a dar la razón a Trump. Salma Hayek está presa pero quién sabe (con eso que luego hacen túneles), pero Benicio del Toro escapó rumbo a Tijuana, y John Travolta sigue siendo un agente corrupto de la DEA, y eso no lo van a permitir las familias americanas.
En serio, Estados Unidos necesita un muro para protegerse de los cárteles terroristas mexicanos que envenenan a la juventud americana, conservadora, bien portada, decente. Y claro, el muro que lo pague México.
Lo de los hijos con trofeos de caza, pues caray, son hijos campeones, ganadores, determinados, disciplinados, y valientes. Y la gente volvió a creer en Trump. Al dentista que mató un león, ese mídanlo con otra vara, él no se apellida Trump.
Solamente alguien como Trump puede decir eso y quedarle bien. Ese carisma, determinación, seguridad en sí mismo, convicción de saber qué quiere,  y el lema "Make America Great Again" le van a dar la nominación del Partido Republicano, y cada vez tengo menos dudas, de que será el próximo Presidente de Estados Unidos. Por eso Biden considera darle la pelea que Hillary no le dará al magnate, pero ni así. No me voy a equivocar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

595. Martes, 25, 07, 2017.

Todavía seguimos esperando la comunicación de Lalo Bendeck Cordero, quien se encuentra en algún lugar de Almería, España, colaborando en el...