sábado, 11 de julio de 2015

Por eso dicen.

Que parece artista de cine. Pues es. Que es la cara más bonita de Hollywood desde Audrey Hepburn. Que Juan Gabriel le hubiera compuesto la canción "María" si no se hubiera llamado Lindsay. Que un grupo de "gentes" quiso fundar una Asociación Religiosa nombrándola la Divina Intercesora. Que si Ángelica María no hubiera nacido, hubiera sido el objeto de las obsesiones del escritor mexicano Luis Zapata. Bueno, estas últimas cuatro cosas las digo yo, no las dicen, pero son dichos con inocencia platónica, sin ánimo de polemizar ni nada.

Resulta que Lilo (Lindsay Lohan) ya cumplió 29 años.  Felicidades pues, y ni hablar, que la vida es como es y no se me ha hecho conocerla, y como el señor Don Teofilito del maestro Mauricio Kleiff dixit... Pero no, no me resigno.

Hoy llamé a Paco. Le platiqué sobre la película "El Estudiante" de la que no sé mucho, un filme argentino del año 2011, que el mal sonido de mi tele y el acento característico del país sudamericano no me dejaron disfrutar muy bien. Una historia sobre esa política tan local, y a la vez tan universal, donde las traiciones, las dobles caras, los engaños, las negociaciones en lo oscurito y la confirmación de que el ser humano es el ser más decepcionante y falso se conjugan y materializan en esta historia de un chico que hace amigos en una universidad donde el discurso de izquierda, las arengas políticas, y lo que se interpreta como "educación liberal" asustarían a más de un padre de familia, y un poquito me pregunté si no se le dio este último sesgo con el fin de darle un aliento "reaccionario" a este largometraje. En fin. Pasillos que podrían tener una mano de pintura extra, restaurantitos donde se ve que sirven un vino tino muy sabroso, antros impresentables, chicas muy guapas y chicos que podrían haber ido a la peluquería de la esquina antes de filmar esta película que conviene ver otra vez en los viernes de cine del excelente canal 22.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

649. No puedo, sí puedo. 22 de 11 de 2017.

Tengo que ser fuerte y no puedo ser fuerte. Debo emprender un cambio en mi vida, que incluya la administración por calidad total: una vid...