sábado, 7 de febrero de 2015

Se va un sábado más.


Un malestar me recuerda que soy humano. Dolor de garganta, no poder hablar, alta temperatura. Tal vez una alergia, pienso, una infección, pero no me la creo. Ya me siento un poco mejor. El negocio, mal el día de hoy, ayer y antes de ayer. Pero aguantamos, recordando tantas cosas que tenemos que hacer, tanta gente que va a venir, el plotter y la computadora que todavía no arreglo.
Una señora de cabello rojizo, sin peinar,  vino a preguntar por un trabajo que aunque quiera, no puedo hacer. La desesperación me vence otra vez, pienso en el plotter que no tengo, en algún curso en la versión más reciente de autocad, en una cinta para medir terrenos, en una cinta metálica de diez metros. En las preguntas ¿cuánto me va a costar? ¿cuánto se va a tardar? o comentarios como nomás ando viendo luego vengo gracias. 
Entonces me acuerdo de Peter Senge, hoy no leí nada y tantas cosas que hacer, tantas preguntas, y tantos pendientes, y tanto cansancio que no me hace mas que sentir que hay que seguirle.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...