viernes, 13 de febrero de 2015

Comience con un fin en mente.


No he leído el libro de Covey. Confesión aparte, a mi favor tengo que decir que ya casi, ya casi está la lectura de Peter Senge. Desde 2003 "La Quinta Disciplina" aguarda algún momento para ser leído. Aquellos años en que la ciudad era otra, ergo el país, el mundo. Hoy es 2015. El PRI regresó, los problemas ambientales no se resolvieron, la gasolina escasea, el dólar está a 15 pesos.
Y yo tengo que comenzar con un fin en mente.
Por lo pronto reparar el breve espacio que es a la vez oficina, a la vez sala de lectura, a la vez archivo de trabajos mal pagados y no pagados. Un hongo descomunal está botando la pintura, pero parece (parece) que está cediendo a fuerza de cloro, agua y aerosol lysol.
Luego unos libros que no han llegado, como si fueran el conjuro de tantas cosas mal hechas en mi vida, y le rezo a una fantasmal agencia de paquetería que ha reemplazado a la de siempre en mi librería de siempre (si no está roto para qué lo arreglamos).
Luego los dos CPU's que se echaron a perder en la noche triste de este año.
Luego buscar un ratón Lenovo, y un teclado de la misma marca.
Igual y luego, después, leer ahora sí a Covey, porque tengo una Maestría en Sistemas, quiera o no, y esas lecturas son obligadas. Pero primero leamos a Senge y después...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...