sábado, 17 de enero de 2015

La realidad es.


Soy pobre.

No he comido bien en ¿qué será? varios años, ya ni para qué contar.

En la noche, ya no aguanto el ruido de los balazos, la música de banda a todo volumen, el motor de las camionetas, los gritos.

Estoy enfermo. Vueltas y vueltas, y me dicen que me espere, que las medicinas no han llegado.

Me gana la desesperación, la rabia, y en las mañanas, me gana la apatía  la desesperanza. Pero en la calle escucho que uno es pobre porque no quiere trabajar. Que lo de ser jodido es un mito genial, palabras de un tal Pedro Aspe, que no se ni quién es ése. Pero no es un mito genial, es mi vida, mi realidad, todos los canijos días sufriendo, aguantando.

Pero eso sí. Los de SEDESOL ya me dieron mi tele.
Mi tele de plasma.

Y ya me dijeron, que nos está yendo re bien.
Yo agarro mi tele, y no sé por qué, pero siento mucho coraje, ganas de llorar.
No puedo ni pagar la luz, y no he comido bien en ¿qué será? varios años, ya ni para que contar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ent. 614. Miércoles 20. Sep. 2017.

Yo. La tragedia de ayer en la Ciudad de México, Puebla, Morelos y otros lugares de la República, me ha dejado la lección de mi pequeñ...