sábado, 18 de octubre de 2014

¿El arquitecto que más admiro?


Está de la chingada trabajar como regiomontano, y vivir como guerrerense, o tabasqueño...o chiapaneco, guatemalteco, "any of those Mexican countries".
Hoy abrí la tienda de mis padres a las 9.16 de la mañana. Bajamos la cortina metálica a las 7.34 de la noche. Así estuvo el sábado. Y los domingos no se cierra. Total que se trabaja mucho, y se gana poco.
Recuerdo cuando vivía en Monterrey, con muchas esperanzas e ilusiones, y en el ínter, con muchas pasiones y deseos: me gustaba escribir, leer a Regis Debray, a Jorge Castañeda, a García Márquez, a Fuentes, a Faulkner. Soñaba con trabajar en el TEC, o en alguna gran empresa que nunca me contrató. Me faltó leer a Octavio Paz, pero el tiempo ya no alcanzó. Tenía que estudiar una Maestría muy cara en el TEC y buscar trabajo (sí lo encontré, pero me faltó tiempo para ahorrar y pagar el préstamo estudiantil con el que salí de mi licenciatura).
Pienso en el arquitecto que más admiro. ¿Es a quién admiro más? Tal vez no, pero sí lo siento como más cercano a mí. Me refiero a Pedro Armendáriz Jr. Sí. El hijo de Don Pedro Armendáriz Hastings, tuvo un título de Arquitecto.
Pero terminó dedicándose a la actuación. ¿Qué hubiéramos perdido si se hubiera empeñado en seguir la arquitectura? Simple y sencillamente todo. Porque sus películas son una experiencia enriquecedora en la vida. Desde su primer película "Fuera de la Ley" (1966), pasando por "La Plaza de Puerto Santo", "Estas Ruinas que ves", donde interpreta a mi amado Raymundo Rocafuerte, "Con Licencia para Matar", donde interpreta al presidente de México Héctor López. En "La Máscara del Zorro" interpreta al gobernador de California, en "La Leyenda del Zorro", interpreta al presidente de México (el surrealismo invadiendo las superproducciones de Hollywood). No puedo dejar de mencionar "Días de Combate", y "Cosa Fácil", donde Pedro Armendáriz Jr. "es" Héctor Belascoarán Shayne. En Televisión "fue" Tony Tijuana, una serie policiaca que me causa sentimientos encontrados, aunque siempre perdura una buena impresión.
 
Nunca se deja de ser Arquitecto. Pero se pueden ser otras cosas. (Chingada madre, cómo no le aventé esa frase al Consejero Arturo Sánchez).
 
Tal vez en el fondo, y trascendiendo su excelente labor como actor, lo que más admiro de Pedro Armendáriz es no dejar de ser Arquitecto y consagrarse como uno de los grandes actores de nuestro tiempo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

723. Miércoles 25 de abril, 2018.

723. ¿Conciliar la meditación con la acción? Ayer tuve un día especialmente pesado. Los martes son el espacio en que puedo hacer otras co...