viernes, 15 de junio de 2018

748. Lecciones de vida, 15 de 06 de 2018.

748.
Lecciones de Vida del Sabio de la Montaña.
Un día muy nublado el discípulo subió la Montaña. Se dirigió hacia donde estaba el Sabio y le preguntó con solemnidad y respeto: "Maestro ¿cuál es la mejor tarjeta de crédito?" entonces el Sabio miró al cielo nublado, luego cerró los ojos brevemente. Entonces dirigió su mirada al Discípulo y dijo con voz tranquila, pero firme: "La mejor tarjeta de crédito es la que no se usa nunca, querido discípulo. Pero apunta la lección en un papel, y vete de una vez. Y baja la Montaña, con sumo cuidado".
Gracias.

jueves, 14 de junio de 2018

747. Jueves 14 de 06 de 2018.

747.
Vamos al TEC.
Na. No iré por lo pronto. Sigo aterrado, sin duda, desilusionado por estas extrañas obsesiones. Tal vez si me hubiera tocado vivir en una época, mejor aún, en un universo paralelo soviético, no seguiría deslumbrado por el prodigio de lo material.
Trato de aguantar y sé que no puedo sucumbir. Desear es sufrir. Hay que descansar un poquito más.
Por lo pronto, tengo otra extraña obsesión, que cuesta 799.00 pesos. No puedo. No los tengo. Tiene que pasar esta obsesión por lo material. Lo tangible no va a trascender. No puedo volver a caer.
Estoy consciente, hoy. Leer mucho, descansar y conocerme a mí mismo, esto último es lo que urge más. Si alguien puede ayudar, ayude, por favor.

miércoles, 13 de junio de 2018

746. Miércoles 13 de junio 2018.

746.
La confusión está ganando. 
Vivo, respiro, siento. Algo falta. El prodigio por lo material me engaña y no puedo trascender.
Cuando regresa ese deseo por un objeto tangible, debe venir la advertencia. 
Ojalá alguien me pueda ayudar.
Gracias.

sábado, 9 de junio de 2018

745. Sábado 09 de junio 2018.

745.
Sucedió que un día que esperaba que entrara algún cliente en la tienda de mis padres, escuché a un joven locutor de una de las estaciones de radio de Ciudad Valles, hablar con humildad sobre los conocimientos, la cultura y el saber en general. Casi para terminar con su postura sobre estos temas, lanzó una frase que no podré olvidar nunca. Su voz suave y pausada dijo con seguridad: el que lee más, sabe más. Depende, creo. Estoy leyendo El Estudiante de Katzenbach, y sí he descubierto paisajes urbanos, porque creo que leyendo se viaja de alguna manera. He encontrado sentimientos humanos tal vez ajenos a mí, y alguna filosofía de vida que no podría adoptar nunca, pero no siento que el horizonte tiene más que mostrar.
En otra reciente experiencia me siento menos insatisfecho. Empecé, y espero terminar pronto, un curso sobre Observación Electoral impartido por la UNAM. No encuentro esa emoción por los asuntos políticos que me llenaba de vida hacía más de veinte años, en pequeños espacios de las tardes de los sábados, en la biblioteca, porque había mucha tarea que terminar y cuando pasaba esto, directo a leer a Castañeda, Regis Debray, López Portillo. Luego a casa a ver un poquito de Juan Ramón Palacios y su programa Desvelados, tal vez alguna película en el Canal Fox, XHGC o TV Azteca,  y una o dos horas después tratar de dormir para que el domingo rindiera, para hacer más y más tarea. Bendito Tec de Monterrey.
Por lo pronto he encontrado algunas claves de la democracia que habían pasado desapercibidos, cuestión peligrosa a estas alturas, y sin embargo, lo agradezco. La ignorancia es un estado de comodidad que desvela el conocimiento. Espero leer más sobre el tema, y saber más, antes de que llegue la fecha de la jornada electoral y estar mejor preparado para mis labores de observación comicial.
Anexo una imagen de mi primer examen. Y les pido ánimo y aliento, por favor.
Gracias.

jueves, 7 de junio de 2018

744. Jueves 07 de junio, 2018.

744.
Ya no puedo sufrir por culpa del Instituto Nacional Electoral y sus desaires. Tanto estudio para terminar de Tercer Escrutador, ufff... Fuera en un ranchito donde nadie me conoce, sí jalamos, pero cada vecino que tengo y que encima me reclamen. Termino en la cárcel por feminicidio, lesiones calificadas o una chingadera de ésas, y se oye tan feo, que mejor no.
Tengo que seguir, adelante, adelante, siempre adelante, como dice la novela de Javier Cercas con todo y sus ficciones intencionales, porque eso del pasodoble no tiene verosimilitud posible. Y no creo que se le haya escapado a Don Javier.
En fin. Precisamente hoy descubrí la escritura de los bolígrafos Pilot G2, tan anunciados en la mercadotecnia de internet. Pudo haber sido en mejor momento, porque fue en medio de un incidente de salud, pero quiero hablar del producto. Estoy sorprendido por la enorme calidad de escritura. Pocas veces he visto algo tan bueno. Pues mire, si se le ofrece escribir con facilidad, y le sobran unos pesitos, bien vale la pena.


Anoche vi Jack Reacher: nunca vuelvas atrás. Buena historia, y mejor fotografía. Me gustó, claro que no me impresionó ni me dejó pensando, como fue el caso de El Abogado del Crimen, de Michael Fassbender, que merece mención aparte.
Muy guapa Cobie Smulders. La confundí con Jennifer Connelly, claro que Cobie nació en 1982 y la otra en 1970. Pero las dos parecen de 26, la verdad sea dicha.


martes, 5 de junio de 2018

743. Martes 05 de junio 2018.

743. 
I. No sufra y chínguese un bombón.




Muy poca gente me visitó en la entrada 742. Gracias, cool aids. A ver si en esta ahora sí leen.
 Al que le insistí más fue a Gilberto. Me gustó mucho la plática sobre filosofía. Me ayudó a confirmar algunas ideas que estaban latentes y me negaba a compartir, sobre los juicios sintéticos a priori y lo que desencadenaron después, sobre todo en la parte metafísica.
No me ha ayudado a sentirme mejor, no. Me siento peor que basura. El Instituto Nacional Electoral no me designó como Presidente de Casilla y al quererme mandar de Tercer Escrutador, el último puesto en jerarquía de los seis posibles en esta elección concurrente, tuve el imperativo categórico de mandarlos a la mierda.
No sin sentir mucho dolor, rencor, y siempre la duda por no haber participado. No hubiera aguantado el infierno de compartir mesa con gente que no tiene los méritos, ni la experiencia ni los conocimientos que yo tengo, y que iba a estar todo ese santo día de la jornada electoral, por encima de mí. No. Mejor no. 
Si en 2015 tuve que aguantarme un insulto muy venenoso de mi vecino, el "médico" Héctor Madrazo Gaona, a quien creí más decente y respetuoso, y lo hice porque yo era precisamente el Presidente. El se acercó, casi tocando su nariz con la mía y disparó su veneno. Yo sonreí nada más. Tal vez esa mañana se le pasó doble su medicamento contra la demencia senil, sabrá la chingada. Lo cierto es que solamente porque Dios es muy grande, no le rompí el hocico de un puñetazo. 
Ahora que si me llegaran a insultar diciendo una pendejada estilo "mira, Lalo se fue de Tercer escrutador. Ése es el puesto que le dan a la gente que no estudia". Entonces sería capaz de agarrar una resortera, una bolsa de bombones De la Rosa, y disparar a discreción. Na. 
Propuesta concreta: eliminar la elitista figura de Presidente, Secretario primero y Secretario segundo, y la horrenda figura de primer y segundo y tercer escrutador. Todos serán Oficiales Electorales. El puesto de Oficial Primero se dará a la persona de mayor edad. Los otros dos Oficiales Electorales (que no primero ni segundo) se dedicarán a llenar Actas en un formato sencillo y simple. Propongo la figura de Oficial Electoral Suplente, que también debe apoyar y estar al pendiente todo el puto día de la jornada electoral, así sea para armar las mamparas y "suplir" al Oficial Electoral si va por una coca light o unas papitas o al baño ¿qué ustedes no son humanos?
Y no me digan que no se puede mejorar el formato de las Actas sin menoscabo de sus elementos de seguridad. Habiendo tantos diseñadores gráficos y licenciados en ciencias de la comunicación, no creo que no pueda haber áreas de oportunidad para darles más claridad y sencillez.
Hasta aquí estoy hablando de elecciones concurrentes, ésas donde se eligen autoridades federales y locales. Es que algún día en México todas lo serán, para ahorrar costos. 

II. Es que yo estoy operada, yo solamente puedo ir al Starbucks. ¡Uy perdón! Egresada del TEC. Y así hay gente.
Aquí estoy. No he sabido nada de Marco. Hoy saludé a Benito M., gran amigo también.
Extraño el pasado. Esos domingos en que me salía de la casa a las siete de la noche, derechito al oasis que estaba en la esquina de las calles Juaréz y Carranza, y me tomaba al menos dos vasotes de agua de limón con mucho hielo, o de jamaica cuando me sentía rebelde. Más que oasis, paraíso.
Llámele usted el odio entre clases sociales que promueve Andrés Manuel, la inseguridad pública, el cambio climático, mis propios miedos y el miedo que la gente, sobre todo los matrimonios  con hijos pequeños le tienen últimamente a los hombres adultos solos, ¿qué película vieron? que me sentiría muy incómodo, y de hecho llevo al menos doce años, sin pisar un expendio de aguas frescas, nieves, y yukis, ésos que se llaman La Michoacana ¿ésa cosa qué es? diría más de un egresado del TEC. Chingada, por eso me hacen enojar.

domingo, 3 de junio de 2018

742. Deseos, semiótica y Arquitectura.


742.
Ya va en el sexto capítulo y yo no he visto ni uno. Quisiera, pero es que a veces, aunque seas egresado del TEC, y que conste, el dinero no sobra.
Típico egresado del TEC. Yo soy atípico.
Me da miedo que salga demasiado caro pagar el Netflix. Ya es bastante dinero pagar 510 pesos de un Cablemás de noticieros mediocres, cine para olvidar y series repetidas y que nunca llegarán al nivel de lo que fue Seinfeld, Will and Grace, los expedientes X, o Buffy la Cazavampiros, que unían familias, generaban discusiones, hacían desear el siguiente jueves en la noche el sábado que viene a las 6 de la tarde y dictaban la moda de la modestia y el buen gusto, que sí se puede, no como ahora donde la sociedad, a falta de esos dictados, arquetipos o incluso estereotipos, vaga sin rumbo, asimilando los espantos visuales de las fachas de Diego Luna, Gael García y las Netas Divinas, a quienes, primero, hay que presentarles un peine y después, esperar el milagro.
Yo espero del milagro de que algún día en el Canal de las Estrellas abran al menos, los primeros episodios de la bio serie de Luis Miguel. Sí, he buscado fragmentos en Youtube, donde he visto a Oscar Jaenada y a Izan Llunas, nieto del español Dyango, haciendo el Lipsing de La Malagueña. Mismo vídeo que he visto yo y otros veinte millones de pobres más.
Mientras tanto, el capítulo 6, el más reciente, trata de la filmación del videoclip La Incondicional. Nada nuevo bajo el sol. Era la moda de Top Gun y los lentes Ray Ban. En México, las élites tienen también su Bifröst y su Templo. El aeropuerto de Santa Lucía, donde al amanecer, el Sol de México pasea entre los aviones Hércules. El otro lugar, es sin duda, El Colegio Militar de Agustín Hernández, una interpretación, inmejorable, de la geometría Azteca, con sus explanadas, diagonales, escalinatas, y también ese aporte de una modernidad más que atemporal, eterna.
Pero es que Diego Boneta necesita un guía en su paseo por la eternidad. El Hilo de Ariadna se humaniza. Llámele usted el Caronte, Hermes Psicopompós, la Valquiria vuelta Adonis de Bronce, el espirítuo Balam en la mitología maya, sepa su puta madre, total que aquí viene a ser el encantador Cadete Tello, que a decir de un periodista de espectáculos de televisión abierta, con justa razón, se ha ganado el corazón de mexicanos, chic@s TEC (no racistas, claro), y el mundo en general. 
Pocas veces se aprende de una convicción o un sentido del deber y la responsabilidad, y del orgullo de pertenecer a una institución que si salió de sus cuarteles, fue para defendernos, no para ser ofendida, ni cuestionada, como algunas almas envenenadas lo hacen el día de hoy.
Tello es la honestidad, el compromiso, orgullo de pertenencia, pero también lo es la inocencia (maldita y al mismo tiempo bendita juventud) y la falta de malicia de un alma pura, que al perderla, vive una tragedia, yo quiero creer que siempre innecesaria.
En algún momento, el cantante le dirá, ven, te invito. ¿Que no es el llamado de la Serpiente en el paraíso? ¿Las impuras invitaciones de Carlos Salinas a Jesús en los cuarenta días en el desierto? Aquí la manzana de Blancanieves es el alcohol, otra herencia cultural de los últimos tiempos. Drinking on the Rise, dice la nota periodística / boletín de prensa en el national public radio. No se bebe los mismo, señores, en el año 2002, que en el 2018. Nos faltan desde Sarah Michelle Gellar, hasta la doctora Scully, Elaine Benes o Grace Adler, para quienes era, simplemente era, ni bueno ni malo, ir a un KFC que a un bar. Pero la sociedad y la televisión han dado ese paso. Una vez que se muerde el fruto del conocimiento, no hay marcha atrás.
Algo tranqui.
Así se dice en el mundo de hoy, en el que, de acuerdo al centro para el control y prevención de enfermedades en Estados Unidos, la espeluznante proporción de uno de cada seis (sí, uno de cada seis) adultos en ese país, consume al menos, sí, al menos, siete copas de alcohol por ocasión, esto es, por sentada, por semana. Buffy iba por una hamburguesa y una malteada. Mariana  Seoane se toma media botella de Tequila cada vez que tengo la pésima suerte de pasar el control remoto y cachar El Chema. Nuestra civilización se está acabando.
Alcanzo a ver la vista aérea de una sala semicircular  en una mansión estilo Alfonso Durazo, chicas en poca ropa, durmiendo la mona, como dicen, y un montón de botellas de champán y tal vez de cerveza premium a un lado. 
Algo tranqui.
El Cadete Tello pierde el derecho a su examen de aviación, pues son casi las siete de la mañana cuando despierta y no hay nadie despierto que le de un ride. No es Perséfone para ir del Hades al Olimpo en chinga y viceversa. Es un humano más.
Se le ofrece arreglar todo. Mover influencias, una llamada telefónica, de esas que sí contestan y donde sí está al que buscan, porque las hace Luis Miguel, no cualquiera de nosotros.
Pero Tello asume su responsabilidad y dice no. Lo que cualquiera de nosotros haría, todo con honestidad y sin palancas.
Por eso el Cadete Tello, hoy General seguramente, se ha ganado también mi corazón.
Gracias.

748. Lecciones de vida, 15 de 06 de 2018.

748. Lecciones de Vida del Sabio de la Montaña. Un día muy nublado el discípulo subió la Montaña. Se dirigió hacia donde estaba el Sabio...