miércoles, 17 de enero de 2018

677. Miércoles 17 de enero 2018.

Entrada 677.
Con aprecio para el distinguido arquitecto Francisco Ibargüengoytia.
Fui a la papelería Cervantes, en la zona centro.
Compré un diario Estrella de 8 manos y una libreta profesional Scribe de 100 hojas en cuadro grande. No me sentí más feliz. Al pagar, recordé que las sopas Maruchan en Arteli están a dos por 12.90, y los chocolates a 14.90 pesos.
Ya no pienso tanto en el frío inédito en Ciudad Valles. Salgo a la calle. Cargo mis tesoros, y en la otra bolsa, algo de mercancía del negocio de mis padres, más dos calendarios, uno foliador y el otro de escritorio, regalos que muy temprano nos mandó el dueño de una zapatería muy bonita, allá, del lado poniente de la Calle Principal. Pronto, si no se usan, serán inservibles. ¿Pero qué sentido tienen los calendarios universales?  Siempre, habrá algo de gran aliento en las cosas nuevas, así sean una agenda, un cuaderno recién sacado de los estantes, un lápiz Paper-Mate Mirado, mi siguiente taza de Nescafé. No me da para más en este momento. Veo una foto del gobernador de Guerrero que estrena un reloj suizo Luminor, mientras frente a él está un bolígrafo de Office Depot, igualito a uno que yo usé durante un tiempo, antes de cambiar a mi actual Zebra pen. El prodigio de lo material no me perdona, pero no puede vencerme. Yo ganaré.

martes, 16 de enero de 2018

676. Martes 16 de enero, 2018.

Nicolás y Diosdado,
Cuando la Revolución hace Contrarrevolución, se acaba la Revolución. A pesar de tantas, tan bonitas y coloridas camisas estilo Mao Fashion. Cuando golpeas, maltratas y aplastas a alguien que ya no tiene nada que perder, el que pierde eres tú. Nicolás y Diosado, los días que les quedan en el gobierno de su bonito país, son bien pocos. ¿Se van a Miami? Bien pronto, pero no creo que a la playa.

Me siento ansioso por el estado de mis trámites oficiales en Tecmilenio. No temeré. La cédula de grado académico de mi primer maestría en el Tec de Monterrey tardó algo así como 3 años, algunos baches de por medio que hoy no existen. Pensé que el año 2007 era el fin de los tiempos. Hoy es un número lejano, igual que tantos otros.

Hablando de instituciones, me he enterado que el ex candidato del PRI al gobierno de Oaxaca en 2010 y flamante Secretario de Desarrollo Social, Don Eviel Pérez Magaña, es licenciado en administración egresado de la Universidad Tec Milenio. Enhorabuena.  Que aplique el sentido humano, la visión global, el trabajo en equipo, la innovación, y el más importante para mí, la integridad, en todo lo que haga al mando de tan importante organización.
Yo también trabajé en la SEDESOL. Fueron meses de aprendizaje. Sobre todo de términos como "reglas de operación", "acuse de recibo", "delegación federal, "pobreza patrimonial", pero mi sueldo era como la centésima parte de lo que debe ganar este también Ex-a-millenial.
Sigo rumiando la pregunta de un consejero electoral a propósito de este, más bien paupérrimo antecedente laboral, cuando tuve muchas posibilidades de ser yo mismo consejero de mi OPLE local: ¿no te tachan de panista por haber trabajado en SEDESOL? lo dijo porque fue en 2004, en plena gloria foxista. En ese año lo que menos me interesaba en la vida era ser parte de un partido político. En este año, tampoco.
Yo atiné a hablar de una convocatoria pública. Del requisito estricto de tener un arquitecto "titulado" en ese precario puesto administrativo. Nunca se me ocurrió decir "a mi me tachan de honesto, cumplido, serio, comprometido". 
Felicidades Don Eviel, hombre de experiencia demostrada y político profesional. Felicidades Tec Milenio, excelente y prestigiada institución.

domingo, 14 de enero de 2018

675. Do, 14 de 01 de 2018.

Entrada 675. Domingo 14 de 01 de 2018.
1. Buenas las sardinas Brunswick. ¿Realmente serán canadienses o sonorenses? Me gustan mucho las de aceite en salsa picante. A falta de bolillo recién hecho de La Parroquia o Chedraui, dos panes de mediasnoches Bimbo. Supremo.
Si las cosas siguen así de malas, me pondré a vender mazapanes a 3 pesos cada uno, afuera de la Ecocentral. Es que mire, la caja con 30 mazapanes cuesta 49.50 pesos. Si vendo todo el inventario obtengo de inmediato 90.00 pesos. Todo un caso para El Misterio del Capital, o El Otro Sendero, de Hernando de Soto, dos libros que todo mundo conoce, pero que nadie, nadie, ha leído. Y luego dicen que estudian maestrías en  Administración de Negocios en Tec Milenio. Qué pena. En fin. Mucho qué contar sobre el capitalismo subterráneo, veálo como válvula de escape, rebelión contra el sistema, alternativa, sobrevivencia, y lo haré en las próximas entregas.
2. Llegará el día en usted, alguna vez, tendrá que escuchar uno de los programas de la estación de radio Onda Cero. Es que están mejores que las sardinas que comí hoy, y eso ya es mucho decir. Hágalo hoy, hágalo ya. www.ondacero.es

jueves, 11 de enero de 2018

674. Jueves 11 de 01 de 2018.

Entrada 674.
No debe perdurar la tristeza. 
Hoy visité la sucursal de Banorte, para pagar a un proveedor. Sin embargo, aproveché la visita para actualizar mis datos. Tengo una cuenta de cheques en esa sucursal, la de Carranza e Hidalgo, que mis padres abrieron en el año de 1993. En ese entonces mis preocupaciones eran quedarme encerrado en casa, leyendo todo el día. Haciendo tareas con suma calma, desde temprano en la mañana del sábado, hasta las seis o siete de la tarde del mismo día. Los domingos a estudiar materias como etimologías grecolatinas, introducción al Latín, el libro azul de principios de economía política, que de poco me han servido a la distancia. También la vida en ese entonces era ayudar un poquito en la tiendita de papelería y regalos que tuvo mi madre en esos años. Cuando me senté frente al ejecutivo de cuenta y mencioné ese año, pareció no darle importancia. Yo recordé algunas cosas, sí. La maldita escuela que a los 16 años de edad era el centro de mi existencia, por temor al fracaso, o de  plano, aburrimiento. Luego salí a la calle y recordé que precisamente en 1993 mi padre nos llevó a mí y mis hermanas a ver muy buenas películas en el Cinema Valles 70 de la misma avenida Hidalgo donde está el banco: El último de los Mohicanos. El informe Pelícano. Parque Jurásico. El último boy scout con Bruce Willis y Damon Wayans. Noches de Pepsi bien sabrosa en vaso de cartón, y con un bote gigante de palomitas.
Y en VHS llegamos a ver JFK con Kevin Costner. 
Creo que viéndolo bien, 1993 no fue un año tan malo. Pudo ser mucho mejor, pero...

jueves, 4 de enero de 2018

673. Jueves 04 de 01, 2018.

Entrada # 673.
Mejor no compré ninguno de dos relojes que en principio me habían gustado: El Citizen Everyday en acero y negro, o el Orient Vintage de cuarzo, eso sí, en negro y verde. 
Caros, pues cada uno rebasa los dos mil pesos. Y si eso pudiera dejarse de lado, al final  no me satisfacen tanto como mi fiel Casio F91W, al que le encuentro cualidades como confiabilidad, discreción y conveniencia: en pocos modelos puedes saber que día de la semana es, además de la fecha.
¿A dónde van mis miedos, mis rencores y los pendientes sin resolver? ¿Acaso valdrá tanto esfuerzo para vivir este presente? Creo que tiene que mejorar mi situación. Gilberto me sugiere fe. Yo pienso en revanchas pero casi de inmediato me arrepiento. Tal vez, como segunda alternativa, comenzar, pero ya, algún curso, diplomado, o continuar, con más empeño en mis lecturas. Ahí está el libro Ricardo Garibay: Antología, que me regalé hace poco y no he terminado.
Quizá emprender la publicación de un libro de cuentos, que gracias a la tecnología y empresas especializadas, es menos dificultoso que antes.
Pienso en El Amante, dos Ventanas a la Vida, de Raúl Salinas. En Todo Hombre es como la Luna, de Pedro de Isla. En Todos Santos de California de Luis Felipe Gómez, Si me necesitas llámame, de Raymond Carver, El Llano en Llamas, del maestro Rulfo. Pienso en el personaje de ficción Quentin Morewood de la película Wonderboys, que, igual que Gilberto, nos habla de tener fe. Fe en nosotros mismos, y fe en que la historia que platicamos vale la pena contarla.
Gracias.

miércoles, 3 de enero de 2018

672. Miércoles 03 de 01 2018.

No debo ver Drunk History. Es bueno el aprendizaje. Pero activa deseos impensables y abre puertas que es mejor tener cerradas. Busco con mucha dificultad el sosiego. No encuentro la redención. Sigo sucumbiendo ante el miedo, el prodigio de lo material, la desesperación de un día que por lo mismo no tengo manera de hacer que dure más tiempo. Ayer volví a beber. Fue una decisión consciente, al menos. Dos tequilas y un mezcal que me cayeron de maravilla en este clima tan frío. Pero ya esperaba el resultado devastador de llegar tarde a casa, de temblar al otro día buscando las llaves y el celular que tengo precisamente en mis manos. Hoy estoy más cierto que nunca de que sí puedo dejar esa atadura. Ser mejor persona, más fuerte, útil a mí mismo. Debo eliminar cualquier estímulo, cambiar el canal del televisor. No desear lo material. Aguantar, dormir un poco y ver que tengo lo que necesito. Papel, lápiz y una mesa. Fe.

lunes, 1 de enero de 2018

671. Lunes 01 de 01 2018.

Entrada 671.
Un saludo a la Coordinadora Latinoamericana de Participación y Renovación Social. Al más destacado de sus líderes, el Camarada Benigno, se le vio por última vez en el centro de Mexicali hace unos años.
Pero una amiga en común me dice que está bien. Que probablemente vive en San Diego, California, aunque sin comunicación alguna por el momento. Al parecer trabaja como empleado de apoyo en el centro estudiantil-biblioteca de una universidad comunitaria de aquella ciudad norteamericana.

En este contexto asoman las siguientes preguntas ¿Está en crisis la Democracia Revolucionaria chavista? ¿Con qué fortalezas se puede afrontar el bloqueo y el sabotaje extranjeros? Próximamente la transcripción de mi programa de radio "Reflexiones Bolivarianas" con mi colega Paco Efe, donde además de abordar estos temas, daremos una exclusiva sobre la situación del Camarada Benigno y su aportación al futuro de la renovación socialista en América Latina.
Próximamente.

677. Miércoles 17 de enero 2018.

Entrada 677. Con aprecio para el distinguido arquitecto Francisco Ibargüengoytia. Fui a la papelería Cervantes, en la zona centro. Co...