sábado, 24 de junio de 2017

569. Muy triste, más convencido. Sa24062017.

1. Anoche volví a beber. Pensé que ahora sí iba a poder superar mi insatisfacción, la amargura ocasional. No. Ya vi que no.
No pude, y volví a cometer los mismos errores. Llegué muy tarde a casa. Gasté dinero de más. 
Me sigo engañando a mí mismo. No puedo beber ni una más. La mente siempre me engaña, me seduce, y es lo que más me asusta. Si no es un pretexto, es otro. ¿Cómo podré convencerme?
Fue el estímulo de la televisión. Vi una nota sobre el pleito entre los colegios, hablaron del precopeo, del after-party, de las barras junto a la pista de baile. Denise dijo "el alcohol no tiene la culpa de que los jóvenes se hayan golpeado".
Tal vez no, pero si no lo hubiera, sería menos probable que pasara algo así.
Mi mente divagó y yo volví a perder. ¿Cómo convencerme? Desde ese domingo negro del 4 de junio no había consumido más que una cerveza. Ya vi que no se puede ni una. Ni una. Ni una. Lo que es bueno, no será bueno necesariamente para mí.

2. Mi solución debe ser la interpretación de la teoría de los Artefactos Urbanos. No los extrañaré, no preguntaré qué pasa, no iré.
Puedo imaginar que Life is Life será una bonita boutique, con los mejores zapatos. Puedo imaginar que Wings N será un salón de fiestas, como bodas, XV años, primeras comuniones. 
Puedo imaginar que El Bosque será un quiosco donde expendan agua embotellada, papitas y los mejores chocolates.
Puedo imaginar que Stone H será la sede de la mejor escuela preparatoria de la ciudad, con los más bonitos jardines.
Así como en la película Boogie Nights los atormentados personajes encontraron una redención, así cualquiera la podrá encontrar. 
Debo aprender que lo que es bueno, no necesariamente es bueno para mí.
No extrañaré, no me extrañarán.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

591. Afanes. Jue20 07 20 17.

A esta hora hace calor al sur de Monterrey. Lo digo porque salí hace rato a Plaza San Agustín, apenas a comer. Pero ya me voy a la casa. El...