sábado, 20 de mayo de 2017

549. Quinientos cuarenta y nueve. Reflejos.

  1. Valga disculparme, me ganó la prisa, el volumen de trabajo. El desagravio está aquí: un saludo para mi estimado amigo, el arquitecto Alfredo Acosta. Le pido comprensión y paciencia. Deseo tomarme un café contigo, y platicar, no sé si de los tres principios Vitrubianos de Utilidad, Firmeza, Belleza, o del Regionalismo Crítico de Kenneth Frampton, o de los edificios del movimiento Internacional, que tanto me gusta ver y tan poco recordar.
  2. Nos veremos pronto, seguro el 28 de mayo: recordando que nadie a quien esperamos ver, llega tarde a un lugar. La gente oportuna, necesaria, siempre llega a tiempo, o le veremos a tiempo en este caso. Hay un tiempo preciso y un preciso lugar. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

593. Entradas. Sáb. 22 07 2017.

Veo en el periódico El Norte de Monterrey una nota donde el director del Metro, a propósito de una chica que filman colgada de uno de los v...