sábado, 20 de mayo de 2017

549. Quinientos cuarenta y nueve. Reflejos.

  1. Valga disculparme, me ganó la prisa, el volumen de trabajo. El desagravio está aquí: un saludo para mi estimado amigo, el arquitecto Alfredo Acosta. Le pido comprensión y paciencia. Deseo tomarme un café contigo, y platicar, no sé si de los tres principios Vitrubianos de Utilidad, Firmeza, Belleza, o del Regionalismo Crítico de Kenneth Frampton, o de los edificios del movimiento Internacional, que tanto me gusta ver y tan poco recordar.
  2. Nos veremos pronto, seguro el 28 de mayo: recordando que nadie a quien esperamos ver, llega tarde a un lugar. La gente oportuna, necesaria, siempre llega a tiempo, o le veremos a tiempo en este caso. Hay un tiempo preciso y un preciso lugar. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...