sábado, 18 de febrero de 2017

494. Pinche sábado.

Recuerde que la única libertad, la verdadera, es la de la palabra. Yo le doy la razón a Octavio Paz.

Me sentí fatal el día de hoy. No sé que sea. Puede ser la Arquitectura. La falta de ideas, de clientes, el deterioro de mi ciudad, la corrupción de mis autoridades municipales que no dejan de decepcionarme. La corrupción de mis autoridades federales que no dejan de saquear, esa es la palabra. Tan solo en SEDESOL, la Auditoría Superior de la Federación, organismo con la misma calidad moral de una víbora de cascabel, con perdón para éstas, descubrió un desfalco de 900 millones de pesos en el año fiscal 2016, que fueron a parar a los bolsillos de amigos y familiares de los funcionarios de la anteriormente admirada secretaría.
Yo llegué a sentirme muy orgulloso de trabajar en SEDESOL. Y cuando un consejero nacional del INE me preguntó "¿Juan, no te tachan de panista por haber trabajado en SEDESOL?" Yo al hijo de la fregada le contesté que no, que entré porque pedían precisamente un Arquitecto Titulado. Pero le hubiera dicho esto al wey, y eso me pasa por ídem:

"A mí si me tachan de algo, es de ser decente, honesto, trabajador, comprometido y derecho, no ratero, como los de ahora".

Nunca me había sentido tan contento por haber trabajado en una institución que yo identificaba con los más altos valores. Con la más elevada calidad, con los ideales de un programa social basado en la participación de la gente. Una secretaría emblema de un proyecto de país, el eje de eso de que se llama Política Social. Y nunca pude disociarla de un político admirado por mí, por su trayectoria académica, su inteligencia y por eso otro, que llamó "cultura del esfuerzo".
Además, yo ganaba $7447.00 pesos al mes en SEDESOL, sin ninguna prestación social. No me daban ni ISSSTE, caramba.

Un funcionario de tipo directivo gana hoy en el INE $42,000.00 pesos mensuales, y si no me cree, búsquelo en Internet. 
¿Tacharme de panista? Tácheme de gente decente, trabajadora, esforzada. No me tache de nada más.
Y hoy, la Auditoría Superior de la Federación, organismo con menos calidad moral que un alacrán negro, les encuentra un desfalco de 900 millones de pesos. ¿Dónde quedó la honestidad y el compromiso con México, señores? ¡Ah! y al Instituto Nacional Electoral, le encontraron inconsistencias por poquito dinero, 25 millones de pesos nada más. Pero ellos ganan buenos sueldos, y no tienen necesidad de malversar el dinero ¿será?. Nada más necesidad de "tachar". Ya dará explicaciones Don Lorenzo, próximamente.

Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...