jueves, 1 de septiembre de 2016

Ora, tranquilos. Mejor vamos al Das.

Pues sí, raza. Al menos hubo una persona que se lo dijo en su cara: los mexicanos en Estados Unidos son gente buena y honesta que ha llevado riqueza, prosperidad y diversidad al país del norte. Los demás, al insulto fácil. Y recordemos que cuando se es Jefe de Estado, no matter what, hay que guardar las formas.
Una cosa es el Pontifex, otra cosa, la plebe romana.

Amaneció frío en Ciudad Valles. Se vendió una playera de manga larga (o de mangas largas, como dirán algunos escritores), talla 1, a un súper precio de 35 pesos. Después hizo mucho calor.

Sí me está ganando el desánimo otra vez. El martes, fue otro día de deberes. Se pagó el recibo de Telmex (empresa, esa sí, muy mexicana, muy mexicana, pero bien mierda ¿no?), y luego, me invadió la tristeza, el hartazgo puro. Como a eso de las dos de la mañana, llegué a casa, menos infeliz, pero cierto de que al día siguiente, todo volvería a ser una ilusión en la que ya no puedo vivir.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...