miércoles, 22 de junio de 2016

Historias de la Arquitectura Contemporánea.

Para Paco, mientras me como un Vikingo en un OXXO de Noxchitlán, pero temprano eso sí...

A media mañana llegó a verme un señor de unos cuarenta años al negocio de mis padres. Vestía playera de cuello redondo, pantalón de mezclilla y cachucha de algún equipo de beisbol, tal vez los yanquis de Nueva York, pero la tela ya estaba muy desgastada.
Me pregunta por un plano arquitectónico de tipo oficial, para una licencia de construcción en el municipio.
"Yo soy electricista" me dice orgulloso. "Estoy construyendo mi casa y lo único que me falta para tramitar la licencia es un plano firmado por un responsable de obra, etcétera".
Yo le dije que sí mientras él extendía una desgastada hoja de libreta, casi tanto como la cachucha que no se quitó para saludar y hablarme. De todos modos me valió madres.
"Mire, maestro, el plano arquitectónico incluye la planta acotada, los cortes longitudinal y transversal, la propuesta de cimentación con detalles, la planta hidrosanitaria, los isométricos, que son dos, el de agua y el de drenaje, las simbologías, el plano de acabados con simbologías y el de iluminación, indicar donde va la acometida de CFE, el medidor, el centro de carga, etcétera".
"¿Cuánto me va a costar?", el toma aire mientras baja la vista y contempla el croquis. "Es que me dijeron que usted cobra barato".
Yo sentí como que me daban un chingadazo en el estómago. "Puta madre", pensé.
Sin mucha ilusión ni esperanza, le contesté "Le voy a cobrar 500 pesos, maestro, pero déjeme el trabajo pagado, le doy un recibo firmado para que no desconfíe de mí".
El frunce el ceño, me contesta "500 pesos. Oiga, ¿y eso...es barato?". Yo ya no le dije que se fuera a un despacho, y que allá lo menos que le cobrarían por un trabajo de ésos serían unos 4,000 pesos, así directo, sin más. Y de que los pagan, los pagan. Yo por verme buena gente y por agradecer la recomendación. Y también porque ocupo el dinero para trivialidades, como comer. 
Al final me quedó un cliente muy satisfecho, porque tardó más en caminar a las oficinas municipales, que tener la licencia en sus manos "¿Ya ve qué el trabajo está bien hecho y sí se puede, maestro?"

Total, que tuve que trabajar por esa cantidad. De esa historia ya van varios años. El día de hoy, ni eso puedo conseguir. Hoy me llegaron unos seudo-clientes, que no quise atender. Ya hablaré de ellos, claro que sí.

Lecciones del TEC (y que conste...).

La licenciada Ludwika como Vocera de Responsabilidad Social Interina, mientras consiguen una que sí sepa, en el "Corporativo de Monterrey o San Pedro al fin es lo mismo, S.A. de C.V."
Si te hacen una pregunta y no sabes ni madres del tema, nada más contesta "Sí...es que no entendí tu pregunta...a ver, el que sigue, sí el chavo que está tapando la chica gordita, sí bueno, graciaaaaas". 
Y luego, si de nuevo no sabes ni puta madre del tema que te están cuestionando nada más contesta "Uy, ¿esa cosa qué es?" o mejor aún "¿quién es ese?" o para cuidar la equidad de género "¿ésa quién es?" pero con carácter, para dejar como tarado a tu cuestionador.

Y así hay gente ¿eh?
Pero que conste que no he dicho que cuál TEC, ¿eh?
Gracias.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...