martes, 31 de mayo de 2016

Los ojitos de Gabriela Frías.


Entre tantas mentiras y muchas veces, francas tonterías que veo y vuelvo a ver en CNN, prefiero admirar esos ojitos negros.
Y le doy toda la razón a Nicolás Maduro, de las pocas gentes dignas que quedan. La OEA es una oficina del peor nivel, al servicio de los peores intereses de los más oscuros sótanos del Departamento de Estado de Estados Unidos. Si por algo aquella nefasta dependencia, comparte oficinas con ellos.
Una vez, al ingenuo Luis Ernesto Derbez, foxista al fin, se le ocurrió postularse como su Secretario General. ¿Risa o lágrimas?
Por eso, me quedo con esos bonitos ojos, esperando mejores contenidos y menos cizaña contra Venezuela, deseando que esa profesión tan noble, tan útil y tan necesaria en nuestra sociedad, como lo es el periodismo, deje de estar tan metalizada y ser tan parcial y tan soberbia, en CNN Latinoamérica.
¿Por qué no hablan mal de muchos gobernadores mexicanos, que esos sí son gente horrenda? Al lado de ellos Nicolás Maduro es un Santo, que no se trata de serlo tampoco, ni en política ni en la vida.
Será que allá en México sí pagan, y en Venezuela al menos hay dignidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Ent. 614. Miércoles 20. Sep. 2017.

Yo. La tragedia de ayer en la Ciudad de México, Puebla, Morelos y otros lugares de la República, me ha dejado la lección de mi pequeñ...