domingo, 24 de abril de 2016

Domingo de rabia.

¿Qué hecho yo para merecer esto? ¿Para llegar a un punto tan malo como en el que estoy hoy? Los sueños se me confunden con la realidad, luego despierto y veo que han pasado unos poquito minutos, nada más. El dinero, ahora más escaso que nunca. Los amigos, también ¿cuáles? ¿Paco y Gilberto, Marco y ya no cuentes más?
La patética realidad, y la gente ésa de Bolsa de Trabajo (o centro de vida y carrera) del TEC, no me han servido de nada, para regañarme, quizás. Basura pura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

691. Viernes 16 02 2018.

691. Una carta para mí. La presumo con mucho orgullo, aunque un poco tarde.