viernes, 25 de marzo de 2016

Viendo, viviendo.

Apenas pude ir a Arteli por unas cosillas que ocupaba. Compré un jamón de pierna muy bueno y me comí algunos sándwiches. Espero el fin del día. Mientras tanto, veo que la ciudad no estaba tan quieta como yo esperaba. Dos juegos de fútbol, que creo que son Guatemala Vs Estados Unidos y México Vs Canadá. No me queda más que agradecerle tantito a la vida porque tuve un pequeño trabajo el martes, pero por situaciones ajenas a mí, se lo tuve que pasar a Ramón, un buen y leal colega. Pero tiene que salir algo para mí, espero sea muy pronto.
Pienso en Paco, que no sé que estará haciendo este Viernes Santo. Igual Lía, igual Marco. Con Gil acabo de hablar por teléfono y sé que está bien. Aguanto un poco más antes de que me derroten la apatía y el desánimo. De otras tantas gentes, bueno, no tantas, no me imagino ni qué ni dónde ni cómo. Igual y Lalo el Barrigas siga en el CEDES, descifrando el código fuente de Word y Excel, su tienda de campaña del lado sur de la torre de cristal de quince pisos.
De otros, como Julio o Juan Manuel, ni quiero acordarme pues muchos años después, y por culpa de mi ingenuidad, me di cuenta que no fueron nunca mis amigos. En fin.
Por lo pronto espero, no me queda otra opción.

 

1 comentario:

  1. Eduardo:
    No dejes de escribir!.. Me gusta tu narración!... Es sencilla-complicada y entretenida, se puede leer entre las principales líneas a un ser humano que lucha, que sobrevive a sí mismo y que sobretodo es: -en un mundo de réplicas e imitaciones- original y creativo. En hora buena!!..

    Moondo Reyes.

    ResponderEliminar

649. No puedo, sí puedo. 22 de 11 de 2017.

Tengo que ser fuerte y no puedo ser fuerte. Debo emprender un cambio en mi vida, que incluya la administración por calidad total: una vid...