miércoles, 27 de enero de 2016

Territorios.

Algún día hablaré de un sueño donde mi realidad inmediata (lugares que camino en un tiempo aceptable) se ve trastocada pero donde las situaciones parecen ser verosímiles. No parecería lejano el día en que un golpe de Estado aniquile nuestra cotidianeidad, en que una crisis esfume el sistema financiero, en que de repente la forma en que vemos al otro sea distinta, aunque de esto último tendré que decir que gradualmente ya se ha estado dando. Lo más lógico es que llegue el totalitarismo, mientras nos dejan la televisión y la música intercultural de las estaciones de radio de la frontera norte, para soportar el toque de queda que viene.
Sean estas líneas para evadir mi realidad, los pendientes que se acumulan y las metas que no puedo cumplir. A esperar, pues.
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...