sábado, 16 de enero de 2016

Para el Maestro Mario.

La necesaria adenda:

Que un rato, un pequeño rato nada más, de excesos, no diré cuáles son, desperté a las 4 de la mañana con mucha tranquilidad, la ropa puesta y mi portafolios de boceto arquitectónico a un lado. Regalé a meseros que conozco de muchos años, mis verdaderos vicios: lapiceros, plumas de tinta de gel, plumas de tinta seca, y el reconocimiento de una amistad sincera y con el mayor defecto de ser falta de malicia.
 
Para eso, había llegado muy temprano a casa, a las diez de la noche, sin mucha memoria de cómo diablos llegué.
 
Como a eso de las 5 de la mañana subí a la recámara, como si nada hubiera pasado, a trabajar y pensar y una y otra vez maldije mi profesión.
 
El sueño terminó cuando abrí la cortina metálica del negocio de mis padres, de nuevo a las 9.16 de la mañana. Pero el susto siguió allí.
 
Gracias y reciba un saludo.

1 comentario:

  1. Agradezco el detalle, Lalo.

    De una manera u otra, todos siempre abrimos cortinas que nos ponen directamente frente a la realidad. Pero también siempre nos las ingeniamos para volver a encontrar ese sueño que tanto nos reconforta.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

692. Martes 21 02 2018.

692. I. ¿Con quién lo platico? ¿Con Gilberto? Resulta que en el programa Sacro y Profano, descubrí el libro "La historia y la piedra&q...