martes, 27 de octubre de 2015

Las frases, los días, todo.

No sé si valga la pena recordar una vez más una frase de uno de mis maestros, Roberto Chapa. Que al mismo tiempo de ser arquitecto era licenciado en filosofía, que no en filosofía y letras como él presumía. En la primer materia que llevé con él, de las tres que me dio, nos dijo "mientras más sé me doy cuenta de lo poco que sé". Que se complementa con otro dicho que una vez le escuché a un locutor de una estación de radio de Ciudad Valles "el que lee más, sabe más". Siempre y cuando la calidad de la lectura vaya más allá de lo de siempre, sin abundar más.
 
Pienso en la insatisfacción del día de hoy, lo que no se pudo hacer, el malestar que me invadió por unas horas, que se quitó con una aspirina, y algo, nada más algo de introspección y quietud que en estos días son de los dos bienes más caros y escasos que pueda haber.
 
No pude cumplir con una meta hoy, pero está el mañana, para seguir, y de eso se trata.
 
 
Cosas que veo.
 
De muy niño, por allá de 1988-89, vi la película "Halcón" con Sylvester Stallone. en Estados Unidos se conoció como "Over the top". La historia de un humilde trailero (truck driver) que se casó con una mujer muy rica, y que se separa de ésta a causa del desprecio del suegro, aunque aparentemente el protagonista explica al hijo en algún momento, que "cometió algunos errores", entre ellos abandonarlo a él y su esposa. Ella, en su lecho de enfermedad, le pide a Lincoln Hawk que conozca al hijo de ambos, Michael, de unos diez o doce años de edad,  y el conductor, a bordo de un viejo tráiler que anuncia a todo lo que da una famosa loción para caballeros, lo embarca en un paseo por el paisaje americano, en un trayecto que supone al final, visitar a la madre en el hospital, que desafortunadamente muere en la sala de operaciones poco después de que Lincoln y Michael lleguen. El chico, en su dolor, reniega del padre y regresa a casa del abuelo. El desarrollo de la historia pone las cosas en su lugar y al final se desarrolla un interesante torneo de "arm-wrestling" o vencidas, como se les dice en México, lleno de emociones, personajes, y marcas mercantiles.
 
¿Qué recuerdo de la película Over the Top? Primero que me sorprendió que hubiera llegado a México en VHS tan pronto después de su estreno en Estados Unidos. Segundo, que los diálogos son en ocasiones muy incómodos, sobre todo en lo que toca a la diferencia de clases de Michael y su padre, por lo que más de una vez los he evitado. Por último, que pocas veces he encontrado una fuente de inspiración tan grande como esta historia, donde sale a flote ese deseo de redención, de realización y esa forma de ver la vida tan americana como que hay que enfrentarse al mundo, e ir por lo que queremos.
 
Hasta el día de hoy me entero que realmente fue un fracaso comercial (¿de ahí la rápida llegada a los estantes de los video clubes en México?) ya que de tener un presupuesto de 25 millones de dólares, apenas se recaudaron 16 en las taquillas en Estados Unidos. Obvio que no se cuenta la comercialización en VHS, o los ingresos por taquilla en otros países donde Stallone es ese emblema del héroe americano que tanto fascina al mundo. Sin embargo, lo que más me sorprendió fueron los honorarios que éste cobró por filmar "Over the Top".  12 millones de dólares. O sea que casi la mitad de lo que costó el filme fue para pagar a Don Sylvester Stallone.
Lo que más me  dolió, sin embargo,  fue un dicho atribuido al famoso histrión, donde afirma que filmar esta grandiosa historia "fue un error".
Duele de verdad, pues una fuente de inspiración tan bella, y tan única, no se merece ese comentario.
 
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...