domingo, 11 de octubre de 2015

Gracias.


Sí se puede, sí se puede, sí se va a poder. Gracias a los buenos amigos que cuando uno los necesita ahí están. Tiene que haber un arreglo sistémico en esta realidad, algo de lo que suele hablar Walter Curran, el amigo (también) inseparable de Fritz Brown en la novela de James Ellroy. Hay que lograrlo, en fin.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

593. Entradas. Sáb. 22 07 2017.

Veo en el periódico El Norte de Monterrey una nota donde el director del Metro, a propósito de una chica que filman colgada de uno de los v...