martes, 29 de septiembre de 2015

El dónde y el qué.

Anoche, navegando por ese catálogo de música increíble que es youtube, entre Vangelis, Enya, Gregorian Chants y no puedo dejar de mencionar ERA, este último que volví a disfrutar en la pequeña cafetería de algún hotel Real INN el año pasado (No escuchaba a Era desde más o menos 1991 hasta esa tarde de agosto de 2014).

Luego quise dar un paseo alternativo por el periodismo regiomontano, extraños giros que da el deseo y la necesidad. Algunos posts con María Julia Lafuente y el supremo Arquitecto Héctor Benavides, sobre seguridad pública, tecnología (una edición de Cambios donde se preguntan ¿qué son las redes sociales?), y muchos videos con la problemática de días previos a la elección del señor Rodríguez Calderón, "el bronco". El temor al cambio, natural en toda sociedad, y sobre todo en sus voceros, rumores, discusiones, pronunciamientos, y la defensa del territorio propio, pues un medio de comunicación es eso, un espacio que interpreta, ya que no hay periodismo objetivo y la Historia es lo mismo.
En esos giros me encontraba cuando descubrí un ángel que se dignó a visitarnos en la Tierra, y a sufrir el dolor de ser humano. No tiene categoría similar, en el arreglo Divino, a otras entidades como Lindsay Lohan. Digamos que es un ser inferior a la Divina Intercesora, pero superior en la categoría humana por su condición angelical.
Me refiero a Dulce Sarahí, la chica ésa que arrestaron una vez por que "la chocaron". La segunda vez porque se le olvidó pagar unas cervezas (es que los ángeles no usan dinero).
No puedo negar que está muy guapa. El segundo video que vi, que fue la segunda vez que la arrestaron, tenía look de ese personaje de la película "High Art" (1998) interpretado por Ally Sheedy, la fotógrafa Lucy Berliner.
Un fenómeno que se volvió viral, porque no hay ser humano que no esté fascinado con la belleza, con los ángeles caídos y con las debilidades humanas.
Lo que terminé preguntándome fue ¿en dónde estaba en aquellos años? Pues la historia de Dulce Sarahí se dio entre 2008 y 2009, y nunca más se volvió a saber de ella ¿Acaso ascendió al cielo? Yo había terminado mi maestría en diciembre de 2007. En 2008 empecé a trabajar más o menos de tiempo completo, en la tienda de mis padres y sin dejar de buscar algún empleo. Fueron días de frecuentar el restaurante de Buzios, que ya no existe y  de trabajar mucho en Arquitectura, pero a un precio muy alto pues los honorarios que ganaba eran muy pocos y la calidad del trabajo y los clientes mucho peor.
El año 2009 transcurrió en una campaña para gobernador muy interesante, luego la influenza y la crisis de inseguridad y miedo que estalló en mi ciudad y la región norte de Veracruz y puerto de Tampico.

Para 2010 tuve en mis manos el número de cédula de grado académico, y poco a poco comenzó otra historia, y aquí estoy. Esas cosas que ya pasaron y que volvemos a ver, nos hacen recordar siempre, quiénes éramos en aquellos días.
 
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

595. Martes, 25, 07, 2017.

Todavía seguimos esperando la comunicación de Lalo Bendeck Cordero, quien se encuentra en algún lugar de Almería, España, colaborando en el...