miércoles, 22 de julio de 2015

La nueva estrategia.


Si no han funcionado las cosas hasta ayer, pues cambiemos las líneas de acción. No esperemos un resultado distinto con los mismos procedimientos. Me extraña un poco la atención de toda la tarde de ayer sobre la refundación del Instituto Estatal de Educación de Oaxaca, pero celebro que exista ese ánimo de cambiar las cosas, los procesos y las reglas del juego ante un estado de cosas que ya no puede ser, al menos desde aquel año 2006 de la triste era Fox-Ruiz Ortiz. En mi caso personal, desde el lunes me he enfrentado a la misma situación. Si quiero rendir al 100, ya no puedo distraerme en un 10 o un 20.
La hipótesis es el principio de la palanca que plantea Peter Senge, en La Quinta Disciplina, ese libro que todo mundo conoce pero que pocos, muy pocos han leído. Dadme una palanca y moveré al mundo, principio galileano que pocas veces se entiende. ¿Cuál es mi palanca personal? ¿Cómo aplicarla a mi vida laboral y profesional? Por lo pronto empecemos así: enunciemos que un pequeño cambio logra una gran diferencia. ¿Qué puede ser? Los gastos hormiga, las pocas horas de sueño o las prisas que todos tenemos. Un pequeño cambio en qué pensar, que debe redundar en una gran diferencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

616. Viernes 22 de 09 2017.

Gracias, arquitecto Baldemar Estrada. Gracias, Paco, gracias Gilberto. No me dejen solo por favor. Se puede. Sí se puede. Sigo luchan...