miércoles, 1 de julio de 2015

Fin de la luz.

Completamente de noche a esta hora. Llueve en la ciudad, y el clima ha refrescado.

Iba a llamarle a Paco pero no hubo tiempo. Un trabajo que no puedo acabar, estancado. Me gana el desánimo. Pareciera que hay un caso de Realismo Mágico o Absurdo Kafkiano que conjuran contra mí. Peligrosas obsesiones que se vuelven en contra del obsesivo. Las circunstancias se acumulan y se acomodan, de tal manera que no hubo anticipo. Y otra ley de la Arquitectura: si no hay anticipo de parte del cliente, mayor la probabilidad de que el cliente no pase nunca por el plano arquitectónico. Por que las ocupaciones y los pendientes son fácilmente sustituibles, cuando no te cuestan.
Pero pienso en el licenciado Rodrigo, del Tec, y en eso busco ánimos, entusiasmo y fuerzas para darle y darle. ¿Qué será? Ojalá que cada día tenga su propio afán y pase esta prueba más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...