lunes, 6 de febrero de 2017

482. Vamos, vamos, sí.

Contento.

Y apaciblemente cansado, no sé por qué de esto último. Será que se me han juntado las tareas de mi sueño académico, será que me ha faltado tomar más coca cola, la gasolina de la vida, ni modo así es el mundo. Es que llamó Gil. Me da pena pero no puedo explayarme en mis ideas porque hay mucha gente que entra y sale en el negocio y a veces no lo entenderían. Ni mis fobias, mis ideas sobre la filosofía Kantiana, mis dudas sobre la prosa de Carlos Cuauhtémoc, mi afición a las películas de Mario Almada.
Ganaré dinero esta semana, como Arquitecto, y de ahí ya no dejaré la buena vibra, es mi destino, así será. Lo pasado fueron pequeños escollos, mañana viene lo bueno, dinero, dinero, dinero. Será.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

723. Miércoles 25 de abril, 2018.

723. ¿Conciliar la meditación con la acción? Ayer tuve un día especialmente pesado. Los martes son el espacio en que puedo hacer otras co...