martes, 4 de octubre de 2016

Malaventura.


Tal vez desde Los Caifanes de Juan Ibañez y Carlos Fuentes, no se ve un paseo por la Ciudad de México, así, en fiestas, antros, tipologías de vivienda de clase alta eso sí, y un vistazo al bajo mundo, las cloacas pues. Tal vez la primera es más completa en su visión de lo urbano. La segunda igual de divertida. Me da por pensar si los adolescentes de hoy son más felices que lo que fuimos los de 1992-1994.
Malaventura es una película del director Carlos Rincones. Lo poco que sabré de él es que trabajó con Robert Rodríguez y Tarantino en Grindhouse (Planet Terror y Death Proof). La celebración de lo urbano a todo lo que da, en ambientes con muchos canales de televisión en el sistema de cable, teléfonos celulares, redes sociales, Oxxos y los peligros que conllevan, y la juventud que se prolonga, igual que las extensas avenidas nocturnas.
Tal vez el punto de transición entre ambas obras sea Todo el Poder (1998) del director Fernando Sariñana, pero la intención política y la denuncia, aunque válidas, le quitan a ésta, la atemporalidad que sí tienen las otras dos.
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

723. Miércoles 25 de abril, 2018.

723. ¿Conciliar la meditación con la acción? Ayer tuve un día especialmente pesado. Los martes son el espacio en que puedo hacer otras co...