miércoles, 18 de mayo de 2016

Dígame algo que no sé.

Tengo una teoría que me dice que a la larga, los estudiantes de arquitectura pasan de ser víctimas a victimarios. Largas y extenuantes cargas de trabajo, sobre todo de dibujo. Muchas veces el sufrir el hecho de no tener los recursos suficientes para plasmar un trabajo escolar. La falta de una gramática del diseño que incluya el significado en arquitectura (mi derrota, lo admito, a pesar de haber leído al menos dos veces a Christian Nordberg-Schulz y a pesar de haber leído unas mil veces a Robert Venturi).

La mayoría de las veces, al frente del grupo, la pena afloraba delante de otros trabajos mucho mejores. La empatía también, al lado de otros que incluso no hacían nada. 
En la educación actual, de herramientas de tecnologías de información, drones, internet, google maps e impresoras cada vez más económicas, puede ser que esto haya cambiado. Pero ni de broma me paro en un centro escolar a comprobarlo, me daría un infarto.

Por eso ¿qué responder al no me gustó o no le entiendo? ¿qué responder al qué pésimo es Usted? ¿qué decir al por qué Usted no ha aprendido a representar en "three-dee"?
Es que hubo un tiempo en que sí aprendí, y de hecho llevé la materia optativa en ese entonces, con el único fin de conocer la herramienta, en medio de otras materias que ya no me dejaron sacar una buena calificación allá. ¿Y luego cuánto se gana? O en el peor de los casos te salen con ¿A poco eso se cobra? Por eso va la respuesta de rigor, que necesito saber algo que todavía no he aprendido, tantos años después.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...