miércoles, 24 de mayo de 2017

551. Desfases. 24052017.

Para Gilberto.

Valga, valga, valga la pena.

Decido conservar mis ilusiones. Caminar palante, siempre adelante.

Se saldrá adelante superando tropiezos, fracasos, defectos. 

Y le diré a Dios, a los dioses, al Cosmos, al Universo mismo, los planes que no cumplí, las ilusiones que no se me dieron, fueron las mías propias. Diré que quiero escuchar esa pequeña voz que me diga no que lo mejor está por venir, sino que todo está relacionado, oportunidad de aprender, crecer y salir adelante, adelante, siempre palante.

lunes, 22 de mayo de 2017

550. 22052017. Bloques.

Algún día tendré el valor de decidir, de definir. Que entre mis anhelos esté comerme sin prisas un sándwich de atún. Dormir más de 6 horas. No angustiarme por este México corrupto, roto, botín de morenos, rojos, azules, amarillos, incoloros. Que para eso estamos, para mentir, saquear, y que todo siga igual o peor y así seremos más felices, desde un departamento en Miami, o en teleconferencia desde Vancouver, o frente a un hermoso lago en Guatemala, o haciendo un Máster en Educación en Barcelona, es que mire Usted, México está muy contaminado, es culpa de la gente, no tiene educación, cultura o principios. Los políticos no lo podemos todo.
Luego regresar y pedir votos por la honestidad desde algún lugar de Coahuila, o eso que llaman cambio, que tanto claman y reclaman en Texcoco, en Chimalhuacán, o Huixquilucan, qué nombres tan espantosos, por eso hay que irse a Estados Unidos, allá sí hay orden y limpieza y allá la gente sí es honesta, no como los de aquí. 

Por eso chequen  a ésos, porque el dinero de los programas sociales se lo gastan en otras cosas. Los señores de seguro en cerveza, y las señoras, ya empeñaron la tarjeta rosa porque no se saben administrar. 

Si ahorrando el dinero, todo se puede, así decía el General y Doctor en Derecho, Arturo Durazo Moreno. Gente ignorante, ni han de saber ni quién es.

Los políticos no lo podemos todo. Es que mire Usted, por eso son pobres, porque no quieren trabajar...

Me duele que ya no haya circos, en falsos afanes de proteger a los animales, cuando los que los defienden no son nada, solamente bandidos.

Me aterra ver que ya perdí la inocencia. Que el dicho de la persona que tengo enfrente es afrenta. Que la única respuesta es o cerrarle la puerta al otro, o negarte. Me duele tener que dar la cara todos los malditos días, cuando hay gente a la que le va mejor que yo y "no se encuentra, está en un curso, deje su número, nosotros le llamamos". ¿Y dónde carajos me puedo esconder yo? Por que sí, yo también me quiero esconder, igual que Javier, Eugenio, Tomás, René, Marcelo, Arturo, Fidel, ejemplos de éxito, de ambición, de lo que debe ser la vida, tener dinero, bastante dinero.  Si no ¿para qué saliste del TEC? si ni coche traes.

Respuestas que dan cuando pides una carta de recomendación para un puesto administrativo, nada más. Como trancazo, como chingadazo, como cerrón de puerta, que para eso estamos en México, así somos los mexicanos. No le des nada a tu compatriota, ni la hora. 

"No te podemos dar ninguna carta de recomendación, porque mira, a nosotros no nos dejan opinar de política, aparte ni entendemos nada de esa cosa...pero si quieres participar en algo más, deja tu número, nosotros te llamamos".

Sí, ajá.

Pero seamos hospitalarios cuando un candidato republicano o el jefe de una iglesia, nos visitan. Préstenle el helicóptero del Estado Mayor, llénenle un estadio de fútbol.

Pero no hay lugar para el desánimo, nomás para la rabia.
Gracias.

sábado, 20 de mayo de 2017

549. Quinientos cuarenta y nueve. Reflejos.

  1. Valga disculparme, me ganó la prisa, el volumen de trabajo. El desagravio está aquí: un saludo para mi estimado amigo, el arquitecto Alfredo Acosta. Le pido comprensión y paciencia. Deseo tomarme un café contigo, y platicar, no sé si de los tres principios Vitrubianos de Utilidad, Firmeza, Belleza, o del Regionalismo Crítico de Kenneth Frampton, o de los edificios del movimiento Internacional, que tanto me gusta ver y tan poco recordar.
  2. Nos veremos pronto, seguro el 28 de mayo: recordando que nadie a quien esperamos ver, llega tarde a un lugar. La gente oportuna, necesaria, siempre llega a tiempo, o le veremos a tiempo en este caso. Hay un tiempo preciso y un preciso lugar. 

viernes, 19 de mayo de 2017

548. 19052017. Carpeta Temporal.

El cuento se llama "Gente de Razón", uno de los más bellos y al mismo tiempo misteriosos, que he leído. Gracias.

Acelero mi paso en los cruces. Los autos se acercan, tienen prisa, llegarán a la casa familiar, la tiendita, el templo, la farmacia, el antro, el hospital, la escuela nocturna, la fiesta nocturna. Y yo me pregunto a dónde voy, cuando llego al otro lado, a la otra banqueta, y busco a alguien más.

jueves, 18 de mayo de 2017

547. Quinientos cuarenta y siete. Vértices.

Para mi buen amigo Gilberto.

No discutiré con nadie mis gustos, mandamiento personalísimo. El 16 de mayo, día del cumpleaños de Juan Rulfo. Felicidades. Él y Carlos Fuentes, mis favoritos en la literatura mexicana contemporánea. Declaración que levantará ampolla, no es la intención, es afición nada más. De El Llano en Llamas, mi cuento favorito será Luvina. Y no sabré decir si algún día será desarrollado un perfil psicométrico o de personalidades en base a tu relato favorito de ese gran libro. Sólo a mí se me  ocurre. ¿Mi segundo libro favorito de cuentos cortísimos? El Naranjo. ¿El Tercero? Constancia, ahora no tan cortos. Recuerdo mucho "Gente así". Fuentes, Fuentes.

domingo, 14 de mayo de 2017

546. Esquinas. 14052017.

Para Paco.

¿Expiación?
Detuvo el vehículo, con más lentitud de la que creyó necesitar. Desde que dobló la esquina, en una de ésas maneras de llegar sin mucho sentido, los había visto. Cuatro hombres jóvenes, de veintitantos tal vez, con camisas blancas, pantalón de mezclilla, botas. El que se acercó traía un paño rojo atado a uno de los antebrazos ¿cuál de los dos? Bajó la vista, miró fijo al pequeño volante del Sentra de modelo reciente. Estaba en medio de una calle deslavada, el calor de un viento seco lo golpeó. Un lugar de ésos, en ese país, donde a cierta hora ya no hay gente, ni el rastro de alguna canción de banda, ni el ruido de otro motor. ¿Quiénes eran? 
-¿A dónde va? -preguntó el hombre que se acercó a la ventanilla empañada.

-A Las Cercas, el pueblo próximo.
-¿A qué? -se alejó un poco, miró las llantas, la carrocería.
-Estreno una ruta. Soy agente de ventas. Relojes.
-Usted sabrá. Pásele.

Se alejó sin sonreír ni avisar. Los locales horizontales dieron paso a una explanada agrietada, una nave industrial rodeada de maleza, una barda sin propaganda, algunas piezas de empapelado que ya no tenían memoria, no se podían leer. Ni le interesaba. Algunos árboles torcidos hacia el sol, quietos como en una foto. Una curva del lado oriente y vio el nombre del lugar que buscaba.
Vio una iglesia de campanarios gemelos y un atrio sembrado de ficus, un hotelito y una terminal de transporte. Continuó esperando encontrar el mercado municipal. Frunció el ceño ante el silencio, la luz de la tarde que cedía ante alguna nube, todavía era temprano.
Estacionó. Tomó el maletín del muestrario, de la libreta de pedidos, la folletería impresa desde meses antes.
Empezó a caminar. Igual que en el otro lugar. No había nadie. Dio un vistazo a los postes de luz, algunas palmeras quemadas, el polvo. Buscó una banca pero no. Mejor se recargó sobre un muro descascarado, al lado de una cortina metálica. Regresó al auto. Tal vez manejaría hasta el hotelito, a preguntar. Ni una fuente de aguas frescas donde pasar el rato, mientras se miraba el reloj, como los que él vendía, económicos y digitales, para verse una y otra vez,  esperando una cita, haciendo tiempo, a que llegara el momento de levantarse, ir a tal o cual lugar, encontrarse con alguien, o regresar a casa porque ya era tarde.  
Al caminar de regreso al auto, vio que se le acercaban, doblando la esquina y caminando hacia él, el hombre del paño rojo atado al antebrazo. Lo acompañaba otro más, del retén de hacía un rato ¿horas? Ya no sabía.
Él frunció el ceño de nuevo, sujetó con fuerza el maletín, y siguió caminando rumbo al auto, como si nada.

sábado, 13 de mayo de 2017

545. Una. 13052017.

La búsqueda de claves, ideas, imágenes que recordar, tener la valentía un día de reproducirlas en una hoja de papel. 
En una nueva oportunidad. 

martes, 9 de mayo de 2017

543. Escenas. 09052017.

La aplicación de la teoría de restricciones y del principio de Pareto en un sentido positivo, no negativo, puede solucionar problemas recurrentes. 
Reflexione.

lunes, 8 de mayo de 2017

542. Saludos. 08052017.

Me llenan de escalofríos mi paso por la calle, las pérdidas, la irreflexión propia. No encuentro soluciones, no las habrá a ciencia cierta. El mañana es fuente de mejoras, el ayer de aprendizajes, no puedo olvidar. Tengo que decir adiós, porque hay tantas cosas qué ver, hacer, construir. Aferrarme a la materia, y saber que cuento conmigo mismo, que sí se puede, sí.

viernes, 5 de mayo de 2017

541. Reacciones. 06052017.

La foto en blanco y negro de algún paisaje urbano: inevitables los recuerdos, también los deseos de luz. Regresaré a ese lugar, viendo de nuevo, entraré por alguna puerta donde se pueda disfrutar la presencia del otro, la necesaria compañía. Sentado, tomando agua quina con hielo, limón, té.

miércoles, 3 de mayo de 2017

539. Vista lateral. 03052017.


Para el estimado amigo, Licenciado y Maestro en Administración, Rodolfo Aguilar.


Toda mi gratitud, que la sorpresa me impidió expresar, en el momento en que me saludó. Un saludo es, trato de pensar rápido, eso: una oxigenación, una bocanada de aire fresco, una buena sacudida de ésas que tantísima falta me hacen, infinidad de veces. Es que así soy yo. No deberá haber nunca lugar para el desánimo, si acaso, para pensar, pensar mucho y bien, que eso sí se vale. Por eso digo, piense, no des-piense.

"Salutem Dicere". Fuerza, Vigor, Renovación, Buena Vibra, Energía.
Saludos, saludos, saludos.
Y gracias, también.

649. No puedo, sí puedo. 22 de 11 de 2017.

Tengo que ser fuerte y no puedo ser fuerte. Debo emprender un cambio en mi vida, que incluya la administración por calidad total: una vid...