martes, 28 de febrero de 2017

504. Martes 28 f.

Pues es martes de cine. No terminé de ver la película, las circunstancias no dejan. ¡Qué caray! Se llama "No me quites a mi novio" (2011), y salen Kate Hudson, Ginnifer Goodwin, y el chico de la exitosa serie The Office. Estoy leyendo en Wikipedia que su título en inglés (sí lo leí al principio, ya me acuerdo) es "Something Borrowed". Y el nombre del chavo de The Office es John Krasinksi. Me gustó mucho la producción, muy bien cuidada, aunque el mensaje es todos "son jóvenes y exitosos, y éxito es dinero". Nada malo con eso, es que el cine tiene siempre algo de aspiracional. Tendré que verla completa en otra ocasión. Mi asociación de ideas me llevó a Bret Easton Ellis, por aquello de la sociedad del Hiper-consumo, los excesos de la juventud, la riqueza material, el abuso del alcohol en forma de Heinkens o botellas de Jack Daniels que parece que tuvieran agua de jamaica (¿are you talking to me?), la prolongación de la juventud -enfermedad o virtud de nuestro tiempo- y eso tan, pero tan americano, como lo es ese sueño de una mujer de encontrar a su pareja, y casarse por la iglesia. México es más liberal. Bueno, sí hay una moraleja, un mensaje: una noche de excesos, trae consecuencias, en la vida real no tan risibles como en "Something Borrowed". Y aún así, es el pretexto para esta historia, que vista desde otro ángulo, igual y es una crítica al capitalismo neoyorquino de la ultra-prosperidad. Para ver esas cafeterías, esas camionetas, esos edificios, esas playas en Los Hamptons, esas bandas de música, esos muebles en los fabulosos departamentos de soltero/soltera, para que vean, que solamente en Estados Unidos esos sueños se podrán cumplir. Ni en Rusia, ni en México, ni en Europa, Hong Kong, nada.
Por lo pronto nada más qué decir. 
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...