martes, 28 de febrero de 2017

504. Martes 28 f.

Pues es martes de cine. No terminé de ver la película, las circunstancias no dejan. ¡Qué caray! Se llama "No me quites a mi novio" (2011), y salen Kate Hudson, Ginnifer Goodwin, y el chico de la exitosa serie The Office. Estoy leyendo en Wikipedia que su título en inglés (sí lo leí al principio, ya me acuerdo) es "Something Borrowed". Y el nombre del chavo de The Office es John Krasinksi. Me gustó mucho la producción, muy bien cuidada, aunque el mensaje es todos "son jóvenes y exitosos, y éxito es dinero". Nada malo con eso, es que el cine tiene siempre algo de aspiracional. Tendré que verla completa en otra ocasión. Mi asociación de ideas me llevó a Bret Easton Ellis, por aquello de la sociedad del Hiper-consumo, los excesos de la juventud, la riqueza material, el abuso del alcohol en forma de Heinkens o botellas de Jack Daniels que parece que tuvieran agua de jamaica (¿are you talking to me?), la prolongación de la juventud -enfermedad o virtud de nuestro tiempo- y eso tan, pero tan americano, como lo es ese sueño de una mujer de encontrar a su pareja, y casarse por la iglesia. México es más liberal. Bueno, sí hay una moraleja, un mensaje: una noche de excesos, trae consecuencias, en la vida real no tan risibles como en "Something Borrowed". Y aún así, es el pretexto para esta historia, que vista desde otro ángulo, igual y es una crítica al capitalismo neoyorquino de la ultra-prosperidad. Para ver esas cafeterías, esas camionetas, esos edificios, esas playas en Los Hamptons, esas bandas de música, esos muebles en los fabulosos departamentos de soltero/soltera, para que vean, que solamente en Estados Unidos esos sueños se podrán cumplir. Ni en Rusia, ni en México, ni en Europa, Hong Kong, nada.
Por lo pronto nada más qué decir. 
Gracias.

lunes, 27 de febrero de 2017

503. No lo olvidaré.

Es la primera vez que abordo mi sueño académico a niveles más concretos, aquí. ¿Por qué? Estoy en medio de una serie de sentimientos que no había experimentado en muchos años. Siento mucha tristeza porque la inocencia se pierde una vez y no se recupera, pero esta experiencia particular, me ha llevado a recordar mis días en la Secundaria, cuando sentía una fascinación, pongámoslo así, por materias como Ciencias Sociales, Matemáticas (álgebra y tantita trigonometría a nivel muy elemental). Sin embargo, eran nociones muy vagas en aquellos días. Hoy los jóvenes son, o se han puesto, más listos, y los materiales didácticos son otros, más adelantados. Pronto hablaré más de estos días, igual y puede salir alguna historia como "Las Batallas en el Desierto", otro libro que no he leído, tanto qué ver, ya ves, Juan, sin necesidad de salir. El cambio debe estar en tu interior. Por lo pronto, esta liga quedará para la posteridad:
www.lacasadelcoaching.com/blog
Saludos y gracias.

502. Eso.

Mi peor defecto, soy muy intolerante a situaciones desagradables, al dolor emocional. No he terminado de conocerme a mí mismo, a evitar, de una vez, justificaciones que me llevan a lo mismo.
Debo aprender que todo reto es una oportunidad. A conciliar mis sueños, los de todos los días. Ya no puedo seguir por dónde voy, no es una opción. 
Veremos que pasa en los próximos días, debo esperar, no desear. No desearé.

sábado, 25 de febrero de 2017

501. Sepa su.

Como que falta algo así como una televisión más inteligente. Ya sea por medio de los remakes o los re runs de Tony Tijuana. Confieso que yo estaba muy pequeño, la serie tenía un horario bien tardío, y nunca terminé de ver un capítulo completo, porque después de las once de la noche me caía del sueño a tan corta edad. Pero me agradaba mucho la estética y el ritmo de las imágenes, así como su aspecto cuidado. Planos muy cerrados para admirar mejor las fabulosas fachadas del Centro Histórico de la Ciudad de México. Otros más abiertos, en avenidas sin tráfico, el costo de cerrarlas para filmar, con la otra estética, la de Chapultepec, el paisaje, los edificios del Salinismo adelantado a su tiempo. Tengo ideas de algunos cuentos policiacos homenaje a Tony, y a rincones de otra ciudad, que igual y no existe, déjeme pensar.

Por mientras, agarro a trozos la novela Perfidia, y su atmósfera a ratos asfixiante, de evocaciones de Raymond Chandler exagerado. Todo es vileza en la ciudad americana de principios del Siglo XX. Policías corruptos, mafias bien peligrosas, armas, historias de adolescencias retorcidas pero no forzadas, abuso de sustancias ilegales, alcohol y la adoración por la noche. Se siente la falta de oxígeno en un ambiente tan cutre, por lo mismo bien sabroso, pero nada más en la ficción. 
Y al mismo tiempo, no dejo de pensar en mi sueño académico, lo que me ha caído muy bien para evitar descuidos. Acuérdese del matiz. Todo es relativo, mi buen.

viernes, 24 de febrero de 2017

500. En la quinientos. Nada qué celebrar.

A lo mejor llevo más, pero es que borré varias, por su acidez, su tristeza o los arrebatos de la prosa, al fin y al cabo por insatisfacción con el resultado final.

Valga una reflexión ¿qué hacer para ser mejor? por mientras, no deje de escribir. ¿A dónde vamos, a dónde? Oportuna pregunta que escribí una vez en un pedazo de papel y la detuve debajo del vidrio, al lado del buró. Al poco tiempo rompí la nota. Vienen los deseos, cierro los ojos y trato de evadirlos. Otro libro que tardaré en leer. Ya no. Hay que aguantar, que todo puede esperar. Cuidado con lo que desea.
Hoy leí una muy bonita historia sobre un ex futbolista de segunda división, hoy atleta de triple salto (noveno lugar en las Olimpiadas de Río, nada mal) de nombre Alberto Álvarez. Inspira y sorprende que a veces las circunstancias dictan el porvenir, claro que no siempre, y claro que no siempre hay talento o dones como en el caso del deportista pero ¿si los hubiera, cómo hacerle para no pasarlos por alto? Valga preguntar. Éxito en Tokyo, mi estimado Alberto, y gracias por darme algo para pensar.

jueves, 23 de febrero de 2017

499. Paco Shibbi, Gil Shibbi.

Igual y se harta, y me da pena. No me aguanto las ideas, las tengo a flor de piel, expresión usada por un nefasto ex compañero del desaparecido Instituto Federal Electoral, sin embargo, frase oportuna y certera. 
De ahí que le mande y mande mensajes de texto y cuando no me contesta, igual y anda enojao. No se fije mi buen, yo lo quiero mucho. Algún día habrá un multiverso en que podamos tener cerca a nuestros charolastras, tal vez como socios de una miscelánea o de compañeros-cajeros de un Oxxo, será. Shibbi.

Hoy platiqué con mi padre. Me habla de la importancia del paisajismo en la arquitectura de la ciudad. Vemos una foto de un arroyo que cruza la ciudad de Seúl, en SurCorea. Yo me quedó callado. Veo la imagen. El agua limpia, plataformas, escalones, mosaicos en tonos azul y acero, me imagino a tono con cuerpo hidraúlico. Al fondo, árboles y más árboles. Me llama la atención la limpieza, la falta de vendedores ambulantes, ni un papel de estraza en el suelo. Pienso en los prerrequisitos: gobiernos autoritarios. La Macroplaza de Monterrey, la más grande del mundo, dudoso honor, no hubiera sido posible sin un Martínez Domínguez, sin un PRI sistema donde no había clientelismos como hoy, sino dureza y decisión, y que yo sí extraño en términos del paisaje urbano. Si hoy quieres meter orden, al menos en el tráfico vehicular o en promover el transporte público, no faltará quien se queje a Derechos Humanos, porque no le puedes restringir su libertad de expresión (mandar mensajes de texto mientras maneja) o su derecho a no viajar con la chusma, nomás por eso no viajo en camión (ya me imagino a los magistrados del Tribunal Electoral, para eso estudiaron, para andar en camionetas de a millón de pesos).
Pero la plática de mi padre me dejó pensando y ya es mucho ganar. Mientras los partidos políticos promuevan a los vendedores de elotes y discos piratas, para usarlos de material para sus mítines cada tres años,  y obras viales que no benefician más que al automóvil, porque eso sí deja votos, las ciudades en México van a seguir igual de horrendas. 
Gracias.

miércoles, 22 de febrero de 2017

498. No se sorprenda.

Hoy no vino nadie a preguntar por algún plano arquitectónico, subdivisión, etcétera. No es alivio, será que están agarrando vuelo. Es que a veces la calma antecede a la tempestad. Por eso digo que en la Arquitectura no se descansa, se espera.
Disto mucho de ser mejor persona que antes, en sentidos tan variados que me abruman, por ejemplo en la comprensión de lectura. Eso me aterra.
Me distraigo en mi relación con los demás, pierdo enfoque en el negocio, no encuentro escenarios extra para mi potencial, las tentaciones de autodestrucción siguen, me invaden. Yo lucho, pero cedo, y el ciclo comienza. ¿Qué hacer? Por lo pronto debo tener cuidado con lo que deseo. No fui al OXXO, pero en la tiendita de la cuadra compré Gatorades, agua mineral y coca cola, aunque preocupe a mi estimado Paco.
Insisto en que pronto, muy pronto se pondrá de modo el estudio de la Geografía, la Sociología, la Cultura de la Legalidad. Cómo, no lo sé. Será a fuerzas, tal vez porque nos estamos acabando territorios, a nuestros prójimos y lo más grave, la viabilidad del sistema porque ¿si colapsa qué pasa? ¿viene la segunda guerra civil norteamericana? ¿la separación de Guerrero del territorio nacional? Que creo no tarda mucho pues se parece más a Somalia que a México y es la verdad. Pero ya vi que encontraron varios planetas parecidos a la Tierra, para el día no tan lejano que nos acabemos éste. Entonce se pondrá de moda la Microeconomía para cuando los elegidos lleguen al Nuevo Mundo, y todo comienza con la gráfica de la frontera de posibilidades de producción y dénse vuelo porque estamos estrenando.
Próximamente.

martes, 21 de febrero de 2017

497. Allá.

Bendito tiempo. Alcancé apenas a ver un pequeño tramo de la película "¿Y dónde está mi auto?" con Sean William Scott y Ashton Kutcher. Una muy joven Jennifer Garner, y personajes increíbles, a la vez factibles, siempre y cuando existan en el espacio norteamericano. Allá todo es posible, eso sí. Hasta inventar una nueva palabra como "shibby". Corría el año 2000. De repente creo que fui a ver la película al cine, luego recapacito y parece que la vi por primera vez, en estreno adelantado en el HBO, gracias a una promoción del sistema de cable. Días en que la inocencia era tanta que no te dabas cuenta de las alusiones al abuso de sustancias, legales o ilegales. Eran tiempos también en que teníamos esa esperanza de tener chambas como las del programa "The Hills", de MTV.
La civilización tenía otro cimientos, más estables. Gadaffi, Yeltsin, Clinton-Gore. Todo cambió a partir de los atentados de 2001, la guerra con Iraq y Afganistán. 
Lo último era, y parecía definitivo: el messenger, los cables LAN, el servicio medido de Telmex (todos se quejaban de los sobrecobros), hotmail, los discman de Sony, las cajas llenas de diskettes de 3.5 y no había ni uno desocupado. Teníamos la barra de comedia de Televisa, y a Derbez, Héctor Suárez, Arath, Julieta. Era cuando todos en la familia se reunían en la noche a ver la tele. Antes sí había tiempo.
Hoy nos han ganado la saturación, la violencia y las prisas. La vida ya no es tan shibby. 
¡Shibby!
Gracias.

lunes, 20 de febrero de 2017

496. Cuatrocientos noventa y seis. Mire cómo va esto.

Para Gil, con cariño.


¿Qué le falto al día de hoy? Me preocupé de más, y reaccioné malamente. Tenía un saldo pendiente de 53 pesos en mi renta de Telcel. Me cansa que ya van dos meses que por alguna razón me cuelgan a una suscripción que incrementa mi renta hasta en 100 pesos o más. Un asalto, llanamente.
La otra, fue que había apuntado en una nota Post It un número de referencia para pagar mi cuenta. Vi la ficha de depósito de mi primer pago y noté que en ésta estaba anotado un dígito diferente. Luego veo que el error estaba en la nota. ¿Y si con eso quiero pagar en un OXXO? los 53 pesos se hubieran abonado a otro número de teléfono celular. Por eso digo, fíjese.

Por lo pronto, una revista de circulación nacional, no diré cuál, pone al Candidato del PRI a la gubernatura del Estado de México, licenciado Alfredo del Mazo, en tercer lugar de las preferencias. Reforma lo ubica con el 27% de intención del voto, mientras que el PAN de la señora Josefina, alcanza los 21 puntos. ¿Entonces? ¿Qué no le han dado su chayote a la Revista?

Desde el proceso electoral de Baja California en 2013, las encuestas electorales han ido perdiendo vigencia, hasta como puntos de referencia, ya no diga usted como herramienta confiable para predecir un resultado. Ni para qué hablar de las encuestas previas al Brexit, o al plebiscito en Colombia para el acuerdo de paz con las Farc, ni de la elección presidencial en Estados Unidos, donde todos le daban la victoria a mi Hillary, y ya ve usted.
¿En cuántos tecnológicos y universidades donde se imparten las licenciaturas en economía, administración, sociología, ingeniería industrial, se da la materia de estadística para las organizaciones, o probabilidad y estadística? ¿Y luego? 
Mi experiencia con esta rama de las matemáticas no fue sino hasta que llevé Métodos Estadísticos, que era parte del plan de estudios de mi maestría en sistemas de calidad. En mi licenciatura, nada de eso. 
Pronto, y usted me dará la razón, se pondrá de moda eso que llaman "Prospectiva" o "Análisis de prospectiva". Será el nuevo show de las masas. Lo veremos, mientras ponemos a descansar las calculadoras y las hojas de excel. Eso mientras llega gente con más sentido común y honestidad, que sin duda es lo que está faltando, a la hora de manejar números.
Tendré que decir esto: los números no son el único medio de analizar la realidad. Reflexione.
Antes de irme. En el Estado de México, gana Del Mazo, y por mucho. En Coahuila, gana el PAN, hagan lo que hagan los hermanos bandidos de ese bello estado. No me voy a equivocar.
Ahora sí, gracias.

domingo, 19 de febrero de 2017

495. Traslapes.

Para el  estimado arquitecto Alfredo, paisano de la Huasteca y colega. Próximas asesorías con Mo, método de adivinación tibetano, por medio de la interpretación de las 32 cartas, y tendremos a la mano la réplica del oráculo de Nechung. Todo conlleva al Bien y la Transformación y todo está relacionado.

Casi no hablo de mi sueño académico. Las dudas y los pendientes abruman y le dejo poco espacio, no menos al necesario eso sí. Pero es que hoy vi una película que estaba renuente a ver, porque confieso lo consideraba un ejercicio rutinario.
Pero no. Vi por primera vez la película Australiana "Babe, el cerdito valiente", como parte de unos estudios de coaching. Sin duda una de las mejores historias que podré conocer jamás. Sentí mucha curiosidad por ciertos paralelismos, estoy seguro que muy intencionales por el énfasis, y más para despertar interés que para ocultar significados. Me refiero al uso de contraseñas y a una situación de conflictos, a "la diferencia", "la otredad". Las ovejas no pueden ayudar a los perros ovejeros, pero terminan haciéndolo, entonces se rompen los paradigmas y se logra un buen objetivo común. 
Me quedó con la nobleza, la inocencia y el buen corazón de Babe, que tanta falta me hacen a mí, para empezar. Extraño los días cuando tenía menos malicia, cuando confiaba más en los demás, cuando veía mis relaciones con los otros con menos señales de rencor, resentimiento, hasta odio. 
De lo mejor que he visto. Será que el año en que la estrenaron, 1995, cundía el desánimo en nuestro país, fruto de esa brutal crisis económica producida por el error de diciembre de 1994. En 2017 por fin me doy tiempo y conozco personajes tan entrañables como Arthur Hogget, hombre comprometido con su granja, su compañera Esme, los perros Rex y Fly, que representan por un lado la fuerza y el carácter, por el otro, la inteligencia y los buenos sentimientos, como el amor y la bondad. También está Fernando, el Pato que quería ser gallo, y que lucha por volverse necesario (muy válido en esta era de la globalización, y pues desde antes, eso a menos de que seas político chapulín).
También está La Gata, que siembra las dudas, el desánimo y la decepción en Babe, y acaba con su inocencia. Pues sí, así pasa.
¿Con qué me quedo? Con creer que sí son posibles las cosas. Hasta triunfar debe ser posible. Pero primero hay que creer.
Gracias.

sábado, 18 de febrero de 2017

494. Pinche sábado.

Recuerde que la única libertad, la verdadera, es la de la palabra. Yo le doy la razón a Octavio Paz.

Me sentí fatal el día de hoy. No sé que sea. Puede ser la Arquitectura. La falta de ideas, de clientes, el deterioro de mi ciudad, la corrupción de mis autoridades municipales que no dejan de decepcionarme. La corrupción de mis autoridades federales que no dejan de saquear, esa es la palabra. Tan solo en SEDESOL, la Auditoría Superior de la Federación, organismo con la misma calidad moral de una víbora de cascabel, con perdón para éstas, descubrió un desfalco de 900 millones de pesos en el año fiscal 2016, que fueron a parar a los bolsillos de amigos y familiares de los funcionarios de la anteriormente admirada secretaría.
Yo llegué a sentirme muy orgulloso de trabajar en SEDESOL. Y cuando un consejero nacional del INE me preguntó "¿Juan, no te tachan de panista por haber trabajado en SEDESOL?" Yo al hijo de la fregada le contesté que no, que entré porque pedían precisamente un Arquitecto Titulado. Pero le hubiera dicho esto al wey, y eso me pasa por ídem:

"A mí si me tachan de algo, es de ser decente, honesto, trabajador, comprometido y derecho, no ratero, como los de ahora".

Nunca me había sentido tan contento por haber trabajado en una institución que yo identificaba con los más altos valores. Con la más elevada calidad, con los ideales de un programa social basado en la participación de la gente. Una secretaría emblema de un proyecto de país, el eje de eso de que se llama Política Social. Y nunca pude disociarla de un político admirado por mí, por su trayectoria académica, su inteligencia y por eso otro, que llamó "cultura del esfuerzo".
Además, yo ganaba $7447.00 pesos al mes en SEDESOL, sin ninguna prestación social. No me daban ni ISSSTE, caramba.

Un funcionario de tipo directivo gana hoy en el INE $42,000.00 pesos mensuales, y si no me cree, búsquelo en Internet. 
¿Tacharme de panista? Tácheme de gente decente, trabajadora, esforzada. No me tache de nada más.
Y hoy, la Auditoría Superior de la Federación, organismo con menos calidad moral que un alacrán negro, les encuentra un desfalco de 900 millones de pesos. ¿Dónde quedó la honestidad y el compromiso con México, señores? ¡Ah! y al Instituto Nacional Electoral, le encontraron inconsistencias por poquito dinero, 25 millones de pesos nada más. Pero ellos ganan buenos sueldos, y no tienen necesidad de malversar el dinero ¿será?. Nada más necesidad de "tachar". Ya dará explicaciones Don Lorenzo, próximamente.

Gracias.

viernes, 17 de febrero de 2017

493. Y la retroalimentación.

Más contento no se puede. Al menos construí un chiste, cruel, pero muy oportuno. ¿De dónde vendrá el humor negro? ¿Será acaso una creación del siglo XIX? Y lo digo porque pareciera estar relacionado con la novela policiaca, con precursores que se remontan a Edgar Allan Poe, Conan Doyle, etcétera. Aquí los mexicanos nos deshacemos en el humor colorado, por aquello de los trópicos y la crisis económica de los 70s, pero bueno, ya es mucho divagar. Buena la respuesta de mi estimado amigo Gil. Cobre por adelantado. 
Será.
Gracias y un saludo. Y recuerde: pague los planos porque luego pasa cada cosa. Es que mire, la arquitectura es una profesión tan ingrata...

jueves, 16 de febrero de 2017

492. Dualidades y listas.

Hola, buenas noches!

Qué me da energía:

  • Pensar positivo.
  • Aprender.
  • Leer algo nuevo, en toda la extensión.
  • Planear.
  • Tener ilusiones.
__________________________0________________________

Qué me quita energía:

  • El odio,
  • El rencor,
  • Las decepciones,
  • Los arrepentimientos, pues si ya pasó, ya pasó.
  • El alcohol (recuerde, no más de cuatro raciones por ocasión, y no menos de 24 horas entre ocasión)
  • Pensar en el pasado.

Mejor, piense en hoy, en lo bonita que es la vida, en lo que viene. Sé que me siento como un discípulo de Carlos Cuauhtémoc, pero recuerda que estudie sistemas de calidad, y hay más calidad de la que tú crees, a tu alrededor. Solamente hay que aplicarla.
Prometido, ya quedó.

miércoles, 15 de febrero de 2017

491. Prisas, no.

Me siento triste. Fue a verme una cliente potencial. Yo le di el precio por mis servicios como dibujante de un plano oficial y la firma de director responsable de obra. Se pasó a retirar, creo que pensando en otra opción. Me debilitan esas esperas. También tuve un altercado, producto de mi desesperación y mi indebida propensión a la violencia, que prometo evitar, como le recomienda Jane Baker a Fritz en "Réquiem por Brown". Me dejaron plantado con un plano arquitectónico, y poquito hombre, de los que no te contestan el teléfono o bloquean tu número para evitar sus responsabilidades, que son, pagarle al Arquitecto. No ve vale. Pero le llegó un mensaje con un regaño poco amable de mi parte, y ahora sí, Gabriel se hizo el machito. Bonito cabrón. De todos modos no pagó. Pienso en las cosas que me dan energía, porque me he sentido muy desganado estos últimos veinte días, lo cual es una pérdida invaluable de tiempo. Pienso también en aquello que me la quita. Pronto te mostraré una tabla comparativa, que puede servirte de utilidad.
Gracias.

martes, 14 de febrero de 2017

490. Noticias.

Mientras me entero por los medios, igual que los políticos de alto nivel, y no por las agencias de "inteligencia", de los contactos con los rusos, de la foto de la licenciada Ivanka en el sillón del jefe, y del fracaso comercial, rotundo, de San Valentín en nuestro país, y esto último me hace dibujar una sonrisa, me pregunto:
¿dónde están las áreas de oportunidad?
¿dónde están las acciones prioritarias?
¿cómo alcanzo a llenar mis insatisfechas necesidades básicas, porque primero lo primero?
Gracias, pronto otro cuento, por que "El regreso" como que ya vi que no les gustó. Um.

lunes, 13 de febrero de 2017

489. Vayan.

Los sigo invitando a leer la entrada 484, es un cuento que dedico con mucho cariño a Gil, Mario Rosaldo y Paco. Un día difícil el de hoy. Mucha gente comprando regalos para el 14 de febrero. El centro urbano, un caos, con la complicidad de la corrupta dirección de comercio municipal, que ha permitido la instalación de ambulantes, solamente bajo criterios económicos. Están para cumplir la ley, entonces respeten los derechos de los demás, sobre todo al libre tránsito y el derecho a un medio ambiente limpio. Están convirtiendo a Ciudad Valles en un gigantesco basurero, y al director de comercio en un hombre muy rico. 

domingo, 12 de febrero de 2017

488. Soleado.

Es que afloran las inquietudes. La gente que no quiere pagar y tiene, la gente que quiere pagar pero "nomás anda viendo". Yo me pregunto si es una situación provocada por mí mismo. Alguna animadversión colectiva contra mi persona, quizá. Lo cierto es que no se da nada. Lo único en lo que pienso, una y otra vez, es en irme de aquí y poner un despacho. No tengo otro destino, porque de actor de cine, no creo, o de periodista, tampoco. Funcionario de carrera en la administración pública federal, véase burócrata de Conagua, Sedesol, Corett, ne. Brincos diera si me sacara una lotería de ésas.
Próximamente.

sábado, 11 de febrero de 2017

487. Mira, mira, mirador.

De lo mejor de la televisión nacional: La Dichosa Palabra de Pablo Boullosa. En lugar de Arath, hubieran puesto a Germán o Eduardo Casar o a Laurita, en el programa ése de la noche del Canal de Las Estrellas.  Escucho / veo el programa dos minutos y ya se me antoja leer a José Revueltas o a Cervantes, y es que nunca lo he hecho. 

viernes, 10 de febrero de 2017

486. Va que va.

Siempre un gusto saludar en la calle o en el banco, a los amigos. En fin.
A propósito de mi sueño académico: sea su propio coach.
A propósito de mis vicisitudes: siga leyendo el cuento "El Regreso" (tributo al Maestro Franz K.), publicado el 08-f.
Y busque pasarla muy bien, como cuando el Padre Galván regañó al Padre Benito. Porque la podemos pasar muy bien, sin reclamos, odios, o rencor. 
Gracias.

jueves, 9 de febrero de 2017

485. Hay instancias, hay caminos.

Un blog que me gusta leer mucho es Almas Oscuras. Muy buenos artículos sobre cine de terror. Claro que enfocado a películas que es difícil ver en el cine comercial. Falta algún espacio dedicado a Jesús Franco, en mi humilde opinión.
La cita es en www.almasoscuras.com
Saludos.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Entrada 484. Líneas ¿prosa o geometría?

Para mis amados amigos Gilberto, Paco y Mario Rosaldo.

El Regreso (un cuento tributo al Maestro Franz K.)
Leo el resumen presentado por la junta directiva y de asesores, sobre mi escritorio. La tarde cede su paso. Enciendo una lámpara de escritorio y observo la ciudad, desde el décimo octavo piso en el edificio de oficinas de la Compañía Internacional de Inversiones y Exportaciones.
De acuerdo con diversos estudios científicos, que incluyen la bioestadística y la genética, se llegó a proponer en cierto momento que era la diversidad precisamente, la que alentaría el incremento en la población de estos himenópteros. Muchos años después, la experiencia demostró que no ocurrió lo esperado: se estimó, entonces, que el sistema inmunológico de los insectos se veía más afectado ante diferentes clases de polen; es más, llegó a acelerar, en algunos casos el declive y la huida de poblaciones enteras. Se recurrió a la arqueología durante una temporada: expediciones de estudiosos visitaron las ruinas de Teotihuacan, y luego ciudades como Tikal o Palenque, tomando como base, y herramienta,  diversos exámenes de estratología, para encontrar patrones climáticos, entre los que se llegaría a incluir la humedad relativa, la temperatura ambiente, precipitaciones, isotermas; lógicamente, la circulación de los vientos. El proyecto fue descartado al poco tiempo, dado que la aleatoriedad del clima, estudiada en términos históricos, llegó a considerarse de escaso valor para resolver la problemática, aunque, cierto sería, una vez superado un ciclo como los que ocurrieron en las urbes de la Antigüedad, los antófilos volverían a su labor.

El colapso de las colonias de abejas empezó a dar señales alarmantes entre los años 2000 y 2006, sin embargo, la confianza, o franco desinterés, debido a ideologías en boga en aquellos lejanos años como la autorregulación de sistemas, la termodinámica, o la fe ciega en nuevas vertientes de la tecnología que después tuvieron su propio colapso debido a los VII (virus informáticos inteligentes), como la nanotecnología, pospusieron la llegada de propuestas. En cierta medida, y durante algún tiempo, se ha recurrido, por decreto ejecutivo en varios países europeos y Norteamérica, a la adopción de patrones en zonas urbanas y rurales, para atraer a la Apis mellifera, o abeja doméstica, por encima de las otras tantas especies de estos insectos.
Es el empirismo esta vez, el que ha tomado la delantera: algunas especies de platelmintos proliferan en viviendas construidas con bloques de piedra de caliza, a partir de la textura, valga decir que en localidades rurales se usan las curas de incienso para eliminarlos ante la carencia de materiales que permitan afinar la rugosidad, como el cemento pulido, o incluso los aplanados de cal, como otro remedio.
Véase el ejemplo, y sabido es que poco agradable, de ciertas especies de hemimetábolos, que se multiplican ante la vista de fractales, o secuencias de figuras repetidas en los textiles y confecciones.
El decreto establecía que los ciudadanos de cierta edad y bajo condiciones de salud, empleo y situación fiscal, gozarán de ciertos beneficios y amnistías, vistiendo ropa con patrones hexagonales: misma disposición en edificios públicos y privados, a través de mallas traslúcidas e inocuas al ahorro de energía,la distracción y por ende la productividad; con el mismo patrón en celdillas de panal.
Las administraciones del interior en los países donde se aplicaron los decretos ejecutivos, serían responsables de su ejecución, y no las federaciones: de esta manera, hasta el más mínimo camino rural repetiría, a cada cierta distancia, lienzos dibujados a mano representando estas geometrías. Cada niño, maestro rural, agrimensor, capataz o jornalero, emprendieron la tarea impuesta por el decreto ejecutivo: cada brecha, carretera o cauce de acuífero fue ataviado con las mantas monumentales, colgando de árboles o en estructuras metálicas dispuestas para estos fines.
De momento, preparo otro análisis sobre la reducción de los niveles de oxígeno en la parte nororiental de Europa, una estimación de la actualización de la inflación ante las pérdidas de la cosecha total, prácticamente, de los cultivos de remolacha en la Francia Metropolitana, casualmente llamada hexágono francés, o de nueva cuenta, el incremento alarmante del precio de la lechuga en la región norte del Estado de California, y un breve bosquejo sobre la presunta desaparición de cultivos de nogal, en esta misma región y en el norte de México, así como el probable colapso, por segundo año consecutivo, de la siembra de pistache en Irán. Por último, la recomendación de compra de certificados a futuro CBOT (Chicago Board of Trade) sobre olivares, que pocos lo sabrán, es el único cultivo polinizado por el aire. Creo que las abejas no llegarán. Destaparé unas aceitunas. Salud.

martes, 7 de febrero de 2017

483. Bueno, ¿qué será?

Desde aquí un afectuoso saludo a Gil y Paco, entrañables amigos. Yo lidiando con asuntos personales, con el cansancio de días, con la confusión y el miedo.
Esperemos que todo se arregle pronto. Urge a veces, que la noche tenga más horas.
Próximamente.

lunes, 6 de febrero de 2017

482. Vamos, vamos, sí.

Contento.

Y apaciblemente cansado, no sé por qué de esto último. Será que se me han juntado las tareas de mi sueño académico, será que me ha faltado tomar más coca cola, la gasolina de la vida, ni modo así es el mundo. Es que llamó Gil. Me da pena pero no puedo explayarme en mis ideas porque hay mucha gente que entra y sale en el negocio y a veces no lo entenderían. Ni mis fobias, mis ideas sobre la filosofía Kantiana, mis dudas sobre la prosa de Carlos Cuauhtémoc, mi afición a las películas de Mario Almada.
Ganaré dinero esta semana, como Arquitecto, y de ahí ya no dejaré la buena vibra, es mi destino, así será. Lo pasado fueron pequeños escollos, mañana viene lo bueno, dinero, dinero, dinero. Será.

domingo, 5 de febrero de 2017

481. No se hace así, pero salió.

Minificciones de renglón.

Tenga derecho a tener ambiciones.

Y usted ¿qué hubiera querido ser?

Lo importante son pocas cosas.


sábado, 4 de febrero de 2017

480. Cuatro-ochenta. Bueno, va.

Perduran en mi corazón el rencor y la amargura, y en una de ésas, la desesperación. Si el tiempo se pudiera congelar, anduviera en el tercer piso de biblioteca del Tec de Monterrey Campus Monterrey, leyendo a Jorge Castañeda, hojeando las memorias de José López-Portillo por si no había visto alguna foto, tal vez subo al cuarto piso y esta vez a leer y a hojear los compilados de la Revista Proceso, en mis años favoritos, 1980-1988, no me pregunte por qué, me fascinaba la política de secretos, tapadismos, conjeturas. Hoy todo es distinto, ya tenemos la inmediatez, la maldita "transparencia" que de qué ha servido si hasta roban más dinero, si no pregúntele a Rodrigo, el príncipe voraz, a Javier Duarte o los hermanos bandidos de Coahuila. Antes la política era más sabrosa, sí. Hoy las consultas internas, los shows en Youtube, los independientes y su ilusión de que son mejores, sí ajá, y sobre todo, el amor al dinero, la han echado a perder.
Pero ya no hay vuelta atrás.
Gracias.

jueves, 2 de febrero de 2017

479. ¿Por qué?

Tardes.

Para F.D.F.E.
La entrada no llega a un claro entre dos columnas, apenas son dos castillitos. Una marquesina con su cerramiento de ley, y encima cuatro blocks de 20 de peralte. Un rótulo de letras infladas, multicolor. Miscelánea Sofi, flanqueado por dos emblemas: del lado izquierdo el de la Pepsi, del lado derecho, la cerveza Victoria, cada quien se ganó el patrocinio de la pintura y mano de obra, cada dos años, del viejo local, sobre la calle terrosa.
La habilidad, la malicia, y la arquitectura nacen de la necesidad. La lluvia que traiciona cada ínter, entre abril y junio; repite el ritual, agosto a octubre. Los escurrimientos a veces no rendían en la colonia, por eso, a levantar el nivel sobre el suelo. Yo cuento cuatro escalones más el firme, son cinco. 
Adentro no hay mucha luz. Huele a pan de Tía Rosa. A gas de refrigeradores, a palomitas de microondas y salsa Valentina, a perfume, a jabón, a la mirada de unos ojos verdes que regresan y bajan la vista.
Ella lee una revista, parece Proceso, un ejemplar atrasado donde yo alcanzo a ver imágenes, trazos, dichos, inmundicias, de la campaña a gobernador en el Estado de Tamaulipas, 2016.
Se levanta de la silla de mimbre. El cabello rubio quemado, soltaba hebras. Una camisa de mezclilla, mal planchada, pantalón de un tono más claro, delgada pero se contonea al andar. Yo...
-¿Qué se te ofrece? -tajante, sin más.
-Venía a dejar lo del envase de la coca de 2 litros y la guama de Tecate Lait. Ahí disculpa, es que fui a una entrevista de trabajo y pues...
-Son doce pesos del envase, y veinte del casco -me mira a los ojos y yo me intimido, bajo la vista al mostrador de vidrio y madera oscura, rayada. Calcomanías de algún personaje ya olvidado, del subconsciente colectivo. Goku y Pokemón coexistiendo en el mismo espacio plano, Iron Man luchando contra los Angry Birds.
-Sí. Ahí le van -yo los dejo encima del vidrio. Ella los recoge y avienta las monedas, sin recato, con extrema dureza, las lanza contra cajón de metal. El ruido delata la venta escasa.
-¿Qué? ¿Ora no va a llevar nada, Juanito?
Me sonrojo.
-Deme una cerveza Barrilito y una sopa Maruchan -¿Cuánto?
Hace un gesto. Delata los hoyuelos cuando oprime el labio inferior hacia arriba.
-Nomás que el agua se cobra, Juanito. Pero hoy no. Son veinte pesos. 
Con habilidad suprema lanza su esbelta figura, alineada, la camisa desfajada se pega a su torso, el pantalón no puede ocultar la feminidad, aunque se fuerce. Me da la espalda. Destapa el pequeño envase de la bebida oscura y lo oprime contra mi mano, sin avisar. Yo pego un sorbo igual de forzado, por cortesía, para mojar mis labios, nomás.
Desaparece detrás de una estantería donde se adivinan colores de madera, libretas, un lote de diccionarios Norma que quizá le encargaron y nadie compró. Escucho un timbre que se prolonga, un portazo. Ella regresa con el envase de unicel, el brebaje humeante de harina, agua y sabor, una cuchara blanca encima, envuelto en una servilleta, cuidado no se me queme.
-Me voy a sentar en los escalones, Sofi ¿Me da chance?
-Va. -Ella desaparece detrás del mostrador, del exhibidor de Marinela. A buscar escenarios, detalles, de una historia conocida en el duelo de estiércol, mentiras y dinastías: Francisco contra "Baltazar", el rey negro ¿de conciencia?, contra "Egidio",el protegido, ¿de quién? contra "Eugenio", el bien nacido, quién sabe, contra "Tomás", el gemelo, de Judas, tal vez sí.
Me siento y veo pasar un camión urbano. Detrás una patrulla de la policía estatal, que no pone atención a mi falta administrativa. Uno, encapuchado, asiente por instinto, mientras el vehículo se aleja, para gastar gasolina o, no cuidar ni proteger ni servir. Si anochece, a extorsionar y robar transeúntes noctámbulos, que para eso estamos. En este pinche país la vida no es como los cuadros de Edward Hopper.
Disfruto el contraste del refrigerado y lo caliente. Tomo un sorbo más largo de la sopa y veo entrar a Paco. 
-¿Quiubo? -Sin más entra, desaparece.
Veo pasar un taxi vacío, lento. Del otro lado de la calle una madre joven, con dos niños en ropa corta, apenas tomando las últimas trazas del sol de la tarde. Apenas y recuerdo el fracaso de mi entrevista del trabajo del día. El nosotros le hablamos, cuéntenos de su experiencia, cómo se enteró del puesto, oiga, pero usted no sabe instalar una red o configurarla ¿verdad? es que a veces no hay quien haga eso, y luego. Y miro el suelo terroso, el tiempo perdido, los hubieras y los no se pudo, trato de ver el qué me falta, las palancas que no hay, las alternativas y bueno. Siempre habrá algo qué vender. Gelatinas, jícamas, cinturones 34/36 en abonos, mire ando vendiendo unas carteras chinas, están buenísimas, y el precio, nombre, no me la cree.
Una sombra cubre los restos de un sol rojizo, huidizo ya.
Paco sostiene dos barrilitos, uno en cada mano. Me ofrece un envase nuevo, lleno. Tómate otra fría, ándale.
Se sienta a mi lado y ofrece un brindis. Se sienta un escalón arriba y apura un pequeño sorbo, de contemplación y solemnidad.
La tarde me ofrece los olores a pan de Tía Rosa, salsa Valentina, Maruchan, piquín y harina de churritos. Los niños que se alejan con su madre joven, ríen y ella carga al más pequeño, lo acerca a su mejilla. Un autobús urbano con el chofer que escucha a todo lo que da una canción de Roberto Carlos, que saluda con la mano izquierda y respondemos. Las nubes, blancas, apuradas, llenas, hablan con el sol, lo invitan al descanso, mañana a ver qué. Un ligero viento levanta el polvo, hojas secas, el grito de ella a mis espaldas, de los dos amigos que no hablamos, contemplamos, la ciudad, los edificios descascarados, los postes de luz torcidos, las banquetas quebradas, la calle en diagonal por fuerza de las lluvias que ya vienen. Ella, que detrás del mostrador sentencia.
-¿Ya ve? ¿Qué más le falta, Juanito? Y no se apure, le va a ir muy bien.
Gracias.


478. Tamalitos, tamalitos.

Nadie me invitó a los tamalitos de La Candelaria. Capaz y yo invito, y nadie se para en la casa. Así es la gente, en fin.

En otros temas, creo que es bien necesario, siempre, estar consciente de que hay áreas de oportunidad en todos lados. Frase célebre de los días en que llevé la materia Técnicas Modernas de Manufactura, allá por 2004.
Me acuerdo de quién era por aquellos días. Un enamoramiento que me cayó muy mal. Menos dinero del que tengo hoy y eso ya es mucho. No tenía tarjeta de crédito y pedir un libro por internet era una utopía simple y llana.
Hoy no me siento mucho mejor, pero veo que las cosas no han pasado tan en vano. Al menos hay más canales en la televisión, y ya tengo mi grado académico, mucho dinero y mucho tiempo después. ¿Dinero dónde estás? ¿Anhelos dónde están? Hoy fuera un funcionario mediano en SEDESOL, pero con muchos amigos, mucho aprendizaje en cursos y otras capacitaciones, un gafete que presumir, camisas bordadas, y viajes a la capital del estado.
Hoy fuera consejero electoral por mi estado, con buen dinero que ganar, un puesto en la mesa del Consejo General, mucho peso político, y reconocimiento.
Pero la vida no quiere darme nada de eso, y cómo me emputa.
Ni tamales, carajo.
Gracias, pues.

miércoles, 1 de febrero de 2017

477. Ya llovió.

Ahora resulta, y hablo de mí.


¿Me la creo cuando me dicen que tienen fuentes fidedignas  pero confidenciales? No.

¿Me la creo cuando no me ofrecen pruebas convincentes, más allá de que fulanito me dijo y no te puedo decir quién es fulanito? No.

¿Me la creo cuando el que me la platica tiene una clara intención de perjudicar y dañar? No me la creo.

¿Me la creo cuando el o la que dice esto o esto otro, ya ha sido señalado o señalada por dichos que no puede comprobar? No.

¿Me la creo cuando hay alguien más que dice que el o la que dice, miente? Tiendo a no creer.

Por eso, digo, por aquello de una llamada telefónica. ¿Qué será?

Va una más.

Si el chico TEC falta al trabajo...es que mire, fue a un curso.

Si el chico UNI falta al trabajo...sale la licenciada Jill toda seria y solemne y dice: "Por eso son pobres, porque no quieren trabajar.  ¿Y ahora la comprobación de gastos? Bueno, nos esperamos..."

Y que conste.
Gracias.

566. Próxima salida. 20062017.

Desde aquí va un saludo al buen amigo, arquitecto Benito Meza. Gracias por las atenciones y pronto espero tomarme un cafecito, un té lipton ...