martes, 29 de marzo de 2016

Nada.

Se va un mes más y quedan pendientes sin hacer y anhelos incumplidos. No he ido a la papelería Cervantes a comprar repuestos para cutter, tamaño chico, tampoco el despachador de post its pues eso ya es pasarse de consumista como me lo dijo un buen día mi condiscípulo Antonio Lamb. Sí es cierto que las necesidades, al menos a veces, se inventan. De las plumas Parker Jotter, y un nuevo multifuncional, mejor me voy olvidando. Siento que estoy ante las puertas de un tiempo nuevo que dejará atrás muchas cosas, pero igual  las estoy viendo más cerca de lo que realmente están, y tal vez no sea tan fácil abrirlas cuando llegue a tocarlas.
Gracias.

sábado, 26 de marzo de 2016

Sábado para olvidar.

Terribles estos días, en que se pone a prueba mi de por sí frágil salud mental. Ganas de huir y de llorar, pero no me salen las lágrimas. A prueba la buena actitud y el aguante.

Desde aquí un saludo para el estimado Paco. Qué bueno que la pasó bien en estos días de reposo y reflexión.

viernes, 25 de marzo de 2016

Viendo, viviendo.

Apenas pude ir a Arteli por unas cosillas que ocupaba. Compré un jamón de pierna muy bueno y me comí algunos sándwiches. Espero el fin del día. Mientras tanto, veo que la ciudad no estaba tan quieta como yo esperaba. Dos juegos de fútbol, que creo que son Guatemala Vs Estados Unidos y México Vs Canadá. No me queda más que agradecerle tantito a la vida porque tuve un pequeño trabajo el martes, pero por situaciones ajenas a mí, se lo tuve que pasar a Ramón, un buen y leal colega. Pero tiene que salir algo para mí, espero sea muy pronto.
Pienso en Paco, que no sé que estará haciendo este Viernes Santo. Igual Lía, igual Marco. Con Gil acabo de hablar por teléfono y sé que está bien. Aguanto un poco más antes de que me derroten la apatía y el desánimo. De otras tantas gentes, bueno, no tantas, no me imagino ni qué ni dónde ni cómo. Igual y Lalo el Barrigas siga en el CEDES, descifrando el código fuente de Word y Excel, su tienda de campaña del lado sur de la torre de cristal de quince pisos.
De otros, como Julio o Juan Manuel, ni quiero acordarme pues muchos años después, y por culpa de mi ingenuidad, me di cuenta que no fueron nunca mis amigos. En fin.
Por lo pronto espero, no me queda otra opción.

 

martes, 22 de marzo de 2016

Un paseo al oriente de la Ciudad.

Es la Ciudad, así con mayúsculas. Hoy hice un pequeño viaje con rumbo al Campus Huasteca de la Universidad de San Luis Potosí, que aproveché para pensar un poco. Viajé con Ramón, un amable colega, en un Jetta clásico color negro, no de él sino de una cliente. 
Más adelante, la carretera a Tampico, la última frontera de mis sueños. Regresamos a la casa de mis padres y me despedí de él, después de hacerle un comentario sobre la presentación de un plano arquitectónico que le encomendaron. A las cuatro y veinte de la tarde subí a mi recámara.

Inyección de vida.

Excelente la llamada de Gilberto, desde algún lugar de la frontera norte. Me quedo con ese deber incumplido desde mis años de mal estudiante de arquitectura. Tantas cosas qué ver. Mientras me decido, cuento con  los buenos, grandes y leales amigos como él.

lunes, 21 de marzo de 2016

Es que mire, no somos iguales.

Agarro conversaciones al vuelo, mientras subo la cortina metálica del negocio de mis padres. Una señora de unos sesenta años, levanta la voz y le dice a su hija o nuera, que ya no aguanta al viejo, al patriarca pues, porque el otro día lo vio comprar cerveza, y de la más barata. En El Periódico, la fuente de letras de esta ciudad, y culpemos a la economía como de tantas otras cosas, el obispo afirma con motivo, o de paso, o con el pretexto de la celebración de Domingo de Ramos, que se ofende a Dios con las fiestas donde hay exceso de alcohol y riñas. Pues yo diré que no es el único ofendido, también la señora que hace un rato pasó por la puerta.
A medida que un hombre avanza en edad, se da un fenómeno, que tiene su origen en esta cultura tan mexicana, donde el núcleo familiar es disperso pero es muy sectario, donde somos muy liberales gracias al prócer que nació el día de hoy, pero también muy religiosos, una cultura donde el hombre manda pero donde también la mujer tiene la última palabra; una sociedad tan mexicana donde nos quejamos del maltrato a la mujer cuando a los hombres, por el solo hecho de serlo,  se nos ofende hasta el cansancio, de parte de las mujeres, en la calle o en la intimidad de la casa.
Cuando un hombre se va haciendo más grande, la culpa de todo la tiene el alcohol.
De una ausencia laboral, de una impuntualidad, de la falta de dinero en el hogar, de las tristezas, y cosa rara, también de la alegría. Ese señor anda alegre, que es lo mismo que insultar, y un insulto que viene de parte, la mayoría de las veces, de una mujer. No se vale estar contento por una promoción laboral, o porque pagaron los honorarios que debían de pagar, o porque el PRI perdió, no, no se vale, todo es causa del alcohol.
Anoche me sentía tan terriblemente mal, sobre todo por una entrevista con un cliente que creo que no va a regresar, que pensé muy para mis adentros "necesito una cerveza". Pero no, tomé jugo de arándano, y ya sé que un buen amigo se va a escandalizar, pero no pasa nada que mi nivel de glucosa anda en 90 y no ha subido en toda mi vida.
 
Pero ya me la pensé más tarde. La educación da ciertos privilegios, o una educación privilegiada da ciertas ventajas, parafraseando al personaje Dickie Greenleaf de la película "The Talented Mr. Ripley".
 
Estoy convencido de que la mayoría de la gente me odia, y esto sin razón alguna, solamente porque soy egresado del TEC. Tuviera un Mercedes Benz, o al menos un Jetta color plata, sería razón de más para ser odiado en un país tan pobre como este, pero no. Viajo en taxi y camión urbano, y aun así, no me quieren ni tantito.
 
Tendré que pensar la vez que me decida a ir a la tiendita a comprar una cerveza, o dos, no de la más barata, ¿por qué? que a final de cuentas yo no soy cualquier persona.
Al igual que Dickie Greenleaf, yo, en su versión proletaria, no soy igual que los demás.
Si me tomo una cerveza, sea una Tecate Roja o una Modelo Especial, no es por andar de borracho, es para quitarme el estrés que me causan clientes que creo que van con la idea planeada de ser unos hijos de la rechingada.
 
Y no, no creo que se enoje Dios, pues tendrá muchas cosas en qué pensar y qué hacer que no, no me la creo.
 
Yo salí del TEC, que conste, y lo que yo hago no es lo mismo en otros que no salieron de allí. Y lo que menos se entiende, no es asunto de ellos tampoco.

domingo, 20 de marzo de 2016

Domingo frío.

Continúa. Sí, mi lectura de la novela "Los Tipos Duros no Bailan", del escritor norteamericano Norman Mailer. Me sorprende el manejo del lenguaje, la introspección, y el análisis de los personajes, por ejemplo del Gran Mac Madden, padre del protagonista de esta historia policiaca.
 
¿Qué decirle a una persona como yo, que ya se está desanimando, y válgame que si algo he tenido ha sido buena actitud, buenos modos, disposición?
Ya sé. Me dirán, trabaja el que quiere, y el problema es que la gente no quiere trabajar. No me la creo, y a lo mejor en parte es que sí hay trabajo, pero no hay dinero. Una persona que me visitó ayer se asustó sobremanera cuando le dije un precio aproximado de mis honorarios. ¿De qué otra manera los abordo? ¿Cómo les hablo? Una vez me pasó que quise tratar con calma el tema del dinero y de sopetón me dicen "tengo prisa". Ya no sé qué hacer, pues.
 
Sí, siento una enorme vergüenza que no sentiría de no haber sido que salí del TEC, y viene la terrible asociación con ser rico, tener un buen trabajo en el corporativo "De Monterrey o San Pedro al fin es lo mismo, S.A. de C.V.", y por último, tener muchos amigos, y nada de eso tengo.

¿Y si hubiera estudiado en la UNE, hubiera sacado buenas calificaciones, a lo mejor las cosas estuvieran mejor, y si estuvieran igual, no me sentiría tan avergonzado por ese tatuaje que es el TEC, y su estigma de riqueza económica, amistades, glamour, que no son sino puras pendejadas?
 
Más pena cuando me preguntan ¿y si le hablas a algún amigo o amiga y le preguntas por algún trabajo en alguna empresa? Hago rápida lista de mis "amistades" y veo que no hay ninguna en el horizonte.
Y se siente una tristeza horrenda, que igual que en esa novela de Kafka, es lo que termina sobreviviendo.
 
Por lo demás, agradezco la llamada telefónica de Paco, a quien no le terminé de platicar, sobre una historia de compañeros de aulas, que no amigos; de viajes breves en automóvil ajeno, de experiencias amargas al límite en entrevistas de trabajo, como cuando un gato de escritorio regiomontano la finaliza preguntando "¿en qué [vehículo] andas? Y yo respondo de la manera más amable que había llegado en camión urbano. El gato de escritorio sonríe, me da una palmada en la espalda y me dice "vete por la sombrita hace mucho calor".
 
Y yo con las ganas de decirle "Vas y chingas a la puta que tienes de madre".
 
Pero no. Le contesté "Gracias por la entrevista. Tengo la mejor disposición de trabajar en su empresa. No tengo mucha experiencia pero aprendo rápido, soy inteligente, proactivo, con pensamiento sistémico, capacidad de análisis y síntesis, para analizar y resolver problemas, para trabajar en equipo. Espero su llamada y créame que no le voy a fallar".
Pero nunca me llamaron.

sábado, 19 de marzo de 2016

Así nomás.

El tiempo transcurre entre las cosas que veo que pudiera tener si la vida no fuera como es. Entre lo que no se dio, los errores que cometí y pues ya no hay vuelta de hoja y a aguantar.
Y lo que más sorprende es que no hay nadie alrededor. Nunca como antes ha habido tantas comodidades, nunca como antes todo mundo "tiene mucho trabajo", o "muchas cosas qué hacer" y todo mundo con "mucho trabajo" pero no tienen quince pesos para tomarse un café contigo aunque sea a las 9 de la noche, ¿qué será? un mundo lleno de mandilones.
 
Pero en fin.
 
 

viernes, 18 de marzo de 2016

Un lápiz vs. una pluma bic.

Reflexione.
¿Qué le falta a su vida?

Puede ser un empleo, amigos, tiempo libre, un Nissan March o un Jetta Color Plata, una pluma bic azul, un escritorio. Tal vez falte en su vida una llamada telefónica, un sms de aliento, la lectura de un párrafo de Juan Villoro. Un vistazo al Palacio de Minería, una postal del centro histórico de Zacatecas.
A mí nada de eso, un empleo, dinero, nomás.

Gracias.

Historias de la realidad alternativa con la Licenciada Ludwika: invitada especial la Licenciada Marilú. Desde la feria del Empleo ( o del desempleo) en algún Campus del Tec.

Próximamente, y que conste que no he dicho que cuál Tec, ¿eh?

jueves, 17 de marzo de 2016

La lista.


Lista de compras del día 16 de marzo de 2016.

2 botellas de Agua Nestlé Pureza de 500 ml.
3 bebida Ocean Spray (jugo de arándano) de 1 lt.
1 bolsa para basura de 55 x 60 cm (paquete con 20)
1 jabón palmolive Neutro Balance (paquete con 4).

Próximamente.
Gracias.

miércoles, 16 de marzo de 2016

El periódico.

Solamente diré de este medio de comunicación, del que hay muchas cosas más que decir,  que hace una gran labor al fomentar la lectura entre la gente de mi ciudad. 
Pues se dice, hasta con estadísticas, que los mexicanos no leen. Yo creo que sí leen, y que sí se lee mucho, pero no se lee lo mejor. Una hipótesis que tengo, es que el precio de los libros es muy elevado. Segunda, la distribución, y entra un ciclo vicioso donde se ve involucrado su costo, una cultura arraigada de no leer, la ausencia de librerías, que no las hay  en la cantidad que uno quisiera porque al final de cuentas no es negocio.
Pues resulta que en el periódico de mi ciudad encuentro varias notas. Primera, la canonización próxima de la Madre Teresa de Calcuta, ejemplo de bondad, sacrificio, entrega por los más doloridos y más pobres de la Tierra. La otra es la relativa al niño José Sánchez del Río, a quien no conocía, pero con una historia de convicción, primero, y sufrimiento después, en cuanto a la causa de ese grupo llamado Los Cristeros, que se levantó en armas contra una de las prohibiciones religiosas más severas de que se tenga memoria en nuestro país, bajo el gobierno de Don Plutarco Elías Calles.
Otra nota más sobre la presentación de un documental en la televisión holandesa, que trata la situación del autoritarismo en México, donde me gustó más la forma que el fondo. Dicho programa intenta hacer ver a sus espectadores, de acuerdo a lo que leí, que nuestro país tiene una fachada de democracia, y un interior autoritario, y da como ejemplos los trágicos hechos de Tlatelolco de 1968 y la desaparición de los estudiantes de Guerrero en 2014. Una premisa que encuentro interesante, aunque discutible, pues de nuevo, parecería tener una estructura formal muy cuidada, pero en el fondo, igual y no cuadran los contextos, la sociedades, los protagonistas.
Por último, debo mencionar que me agradó el hecho de saber que hay lugares donde se hace televisión de investigación, y al mismo tiempo de entretenimiento, que es su fin último. Valga decir que esta nota del periódico, es en realidad una transcripción de un artículo de una revista semanal de corte  político.
Leer ilustra y algo se aprende, y aunque estamos en una realidad en que no alcanza para comprar libros, con beneficios fiscales y todo, y que hay prioridades como la situación de pobreza, calidad de la educación y muchas otras limitantes, algo bueno caerá en nuestras manos alguna vez, a un precio accesible.

Reflexiones.
En algún Congreso Internacional sobre Leadership and Future: Roles and Information Technology for your Company, y desde la terraza café del hotel sede del evento, o mejor dicho, desde la terraza bar, ¿a quién engañamos? la licenciada Jill observa el mar azul profundo, las nubes casi estáticas, el perfil de los edificios que brillan bajo el sol mortecino de Miami, trémulos, multicolores prismas que empiezan a brillar con luz propia ante la noche que se acerca, que no impide la marcha de vidas, negocios, trabajos o fiestas. Ella alisa su cabello y da el último sorbo de un frappé que pudo estar mejor. "Si Miami tiene unos cuatrocientos mil habitantes y su zona conurbada alcanza unos cinco millones, y la Ciudad de México tiene por sí misma unos ocho millones y su zona conurbada más de quince millones de habitantes, y Miami tiene como diez mil Ferraris, Bentleys, Lamborghinis, etc., y nunca pasa nada, y en Mexicuquis, nomás sale un Ferrari, rojo y no tan nuevo ¿eh? y hay problemas pues la prole uff y así y ... pues mejor vivir en Miami ¿no?"
Son las reflexiones de la Licenciada Jill, que no tarda en llamar al chico de la Uni al corporativo de Monterrey, o San Pedro, es lo mismo, pues apenas son las seis de la tarde y esa gente luego flojea y hay que darle seguimiento. Pero primero otro frappé, o mejor un Tequila Patrón, ¿a quién engañamos? Mesero, joven, chico, boy, le encargo...

Y que conste...

martes, 15 de marzo de 2016

No tan temprano en la mañana y ahora.


Volviendo a ver partes de la película "un vuelco del corazón", su título en inglés "Bounce", del lejano año 2000, Sí. De antes de la tragedia de las Torres Gemelas, cuando el internet no era tan indispensable, y las Imac de escritorio eran un sueño que en serio, muy poquita gente en este país, que antes era más pobre y es lo que no entiendo, podía tener. Protagonistas, Gwyneth Paltrow, en la plenitud de su belleza, éterea, y Ben Affleck, igual sin no fuera porque antes no se usaba tanto gel en el pelo. Lo que me cae bien de él es su afición por la Diet Coke (que en México se llama Coca cola light y no sé por qué). Varias latas color acero pulido, en frente del personaje, all a gentleman.

Complejo hacer muchos pagos a proveedores contra reloj. Algunas ventas sin mucha novedad, y es que esperaba, si no vender más, si vender otras cosas. El calor va y viene, al son de las nubes. Primero Bancomer, luego Scotiabank, termino con Banorte a lo largo de la Avenida Hidalgo de esta Ciudad Valles. Luego, y por fin, el módulo de la zona centro de la dirección de Agua Potable y a pagar otra vez.
Pendientes para la tarde, pero hoy es martes, y en este lugar el comercio cierra medio día.

Vuelvo a la pantalla del televisor y pienso en el pasado, tal vez más simple, también con más ingenuidad, la de dividir en buenos y malos un país que sucumbió a los engaños del mediocre señor Fox. Era el año 2000. Todavía se escuchaban las canciones de Los Cranberries en la radio, Horacio Villalobos era guía espiritual, Los Expedientes X eran un bálsamo para los sábados en la tarde, un antídoto contra marchas por la paz con o sin justicia y dignidad, un producto sustituto de los encuentros convocados contra lo que fuera, al fin hoy no hay nada bueno esos días y a esas horas en la TV.
Pienso en otro vaso de agua fría, en la geografía de la realidad que cada vez es más cruda, más violenta, donde la convivencia se rompió para siempre, sea o no un performance teatral, armado por la siempre nefasta Secretaría de Gobernación, el asunto del Ferrari Rojo contra la Renault Blanca, es que ¿quién se la cree? Sea para decirnos que   la amabilidad y las maneras suaves de Affleck y Paltrow, igual que las bonitas camisas, económicas, de The Gap, nos han abandonado.
Gracias.

viernes, 11 de marzo de 2016

Va un cuento, así nomás.

 Para Mario Rosaldo, con aprecio, ya sabe.

                     Y entonces da vuelta a la hoja, en la libreta de pastas rasgadas a fuerza del uso, de raspar un día tras otro el pupitre metálico. Pablo contempla con atención, con la más que puede, al Padre Jorge hacer chasquear el gis sobre la verde pizarra, lanzando la magia de sus ecuaciones, que ni Pablo ni los otros niños, varones en el aula, pueden perder de vista, so pena de salir mal librados en el examen del lunes por la tarde. Ya casi, piensa Pablo, sonará la campana de salida. Y es que es viernes piensa Pablo, Pablín. Piensa ya en el examen del lunes, en el deber primeroSalir del colegio, despedirse del Padre Matías que cuida la puerta de entrada salida, que ya es muy grande y no puede dar clase, tomar el camión en la parada, llegar a casa, comer con su madre, pues su padre no sale hasta en la noche de la oficina, por fin cambiarse de ropa y salir de vuelta, para ver a Valeria, pues es viernes, a quien había conocido hacía ya varios viernes. La recuerda siempre con su uniforme del colegio de niñas, en color oscuro, tirantes anchos, camisa color crema de mangas largas, su pelo siempre recogido en trenzas hasta un poco más debajo de los hombros. No hablan mucho de eso, pero a Pablín le intriga que por qué verse en las tardes y ella así. Su colegio tal vez de tiempo  completo, tal vez clases de música por la tarde, o costura o arte, pues las niñas son así. El viernes anterior platicaron de cine, libros, de las matemáticas del Padre Jorge, de lo difíciles que se ponen los exámenes de los lunes, del resonar de los zapatos del estricto pero mágico profesor de matemáticas, del casi inaudible pero conciso ponente de homilías. El viernes antes que ese conversaron sobre el colegio de ella, el colegio de niñas en dirección opuesta a la parada del camión de Pablín, al que se llega a pie desde su casa, y las clases de música, costura, arte. Y Pablín cautivado, intrigado, encantado de su nueva amiga, a quien escucha y que lo sabe escuchar a él siempre. Caminará algunas cuadras, doblará a la izquierda cuando el cielo de otoño se va tornando anaranjado y divise la reja en color negro del colegio de niñas que abarca una cuadra entera. Rodeará la reja y ahí en el muro de ladrillo de la parte posterior del colegio se verá con ella, donde se vieron el primer viernes, la primer vez. Ahí está Valeria, debajo de un rótulo en arco, en letras blancas y góticas, su uniforme oscuro de tirantes anchos, camisa color crema, el pelo trenzado. Plasmada en el enorme muro de ladrillo, la pintura deslavada sobre los ladrillos rugosos, la figura monumental de la niña que lo escucha, cada viernes por la tarde. Pablín se aproxima como otras tantas veces, emocionado, solemne.

miércoles, 9 de marzo de 2016

El multifuncional.

Esta semana pasará a la historia porque gasté una buena cantidad de dinero vía tarjeta de crédito, que tendré que pagar a partir de la fecha fatal 12 de marzo.
Resulta que compré unos cartuchos de tinta para mi multifuncional Epson que data del año 2006 pero que, modestia aparte, luce impecable hasta el día de hoy. En total la cuenta fue de 1196 pesitos.
Al querer echar a andar el aparato en cuestión, no imprimió más que el color azul. Los demás, negro, amarillo y magenta, nada más no. Una investigación rápida, y la información que saqué, fue que los inyectores fallan con frecuencia en ese tipo de impresoras multifunción. Además de que éstos deben destaparse con algún tipo de jeringa-sifón porque la tinta se vuelve betunosa. No se dijo más y ahora está con un proveedor de servicios de cómputo, muy confiable y capaz. Pero la persona que recibió mi fiel herramienta de trabajo, me dijo que a pesar de la excelente marca, una de sus características es que un tapón de tinta, atribuible a la falta de uso, puede dañar el mecanismo. 
Innumerables trabajos de dibujo arquitectónico, sobre todo subdivisiones de parcelas rústicas, que digitalicé primero en ilustración y luego en .dwg, con el escáner. Muchas copias de clientes que alguna vez me visitaron. Tantas impresiones a color que alguna vez presenté, con tramas y achurados. Sí gané dinero, alguna vez. Hoy tengo que esperar, el arreglo de mi periférico, y mejores tiempos.

Hoy.

Por instrucciones de mi padre, se cerró el negocio hoy a las siete en punto de la tarde-noche. Una lluvia muy intensa algunos minutos después. La ciudad sin taxis, como siempre es así. Pero no pasó nada en la caminata. 

Gracias.

domingo, 6 de marzo de 2016

Joyas.

El cansancio no me permitió verla completa. Tampoco el tiempo, pues a la hora que llegué del negocio de mis padres parece que ya había empezado. Anoche vi un pedacito de la película "Dimensiones Ocultas" del Director Rubén Galindo Jr. ¿Qué podré decir? Una historia del tipo de Michael Myers, Jason y Freddy Krueger. Solamente que ahora el enemigo se llama Virgil, viste una especie de atuendo de mezclilla, en camisa y pantalón, asesina con un cuchillo y conoce de nombre a sus víctimas. Al parecer a esta encarnación del mal puro, se le ha invocado por medio de una ouija. Virgil platica, a diferencia de Michael y Jason. A diferencia de Fredy, él no se aparece en sueños, sino enfrente de nosotros y va directo con el arma, al corazón, cuello, o vientre.
Un filme que me parece muy interesante, pues fue producido para el mercado internacional. Una pequeña investigación en YouTube y hay una versión en turco, y otra en español de España. Tengo que decir que la primera vez que la vi, en el mes de octubre de 2015, dudaba. Pero anoche confirmé que fue filmada en inglés y luego doblada al español. Sobre los actores. Al inicio de los créditos el norteamericano Jon Michael Bischof (en el papel de Michael), luego la guapa Gabriela Hassel y Helen (sic) Rojo, o sea Helena Rojo. Da una ligera impresión de que cuando se filmó, se pretendió hacer creer que la historia se ambientaba en Estados Unidos. Un letrero que dice "General Hospital" en una edificio que parecería diseñado por Abraham Zabludovsky o Teodoro González de León, que puede ser una clínica privada. Casas de ladrillo y teja, sí, al estilo americano, texano o californiano (ganas de bostezar). Luego un edificio de departamentos (donde vive un amigo de Michael, interpretado por Rául Araiza) que bien podría estar en cualquier ciudad de Estados Unidos, y que también pudo haber sido diseñado por Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky en alguna sociedad inmobiliaria para gente de muchos recursos económicos. Otros actores como Jorge Luke, Roberto Palazuelos (una joya dentro de otra joya, sobre todo por un peinado de salón que le ha de haber salido más caro que lo que pudo haber ganado en ese filme). Ya hablamos de Raúl Araiza, de quien hay que añadir que hace una buena actuación, casi tanto como la de Roberto Palazuelos (en el papel de John). Luego vemos por ahí a Mario Iván Martínez, tal vez el actor mexicano que mejor habla el inglés, a quien hemos visto en "Peligro Inminente", "La Invención de Cronos", "Cantinflas", y como el sacerdote preguntón al lado de Angelina Jolie en "Pecado Original".
En conclusión, una más de las películas que no he visto ni tendré tiempo de ver, pero muy interesante en la intención, o pretensión, que no veo nada mal, de ser una película que pudo haber sido filmada en cualquier lugar, incluso en Estados Unidos. Si hoy se filman series de televisión y películas en Canadá, y se pretende que se está en Nueva York o Los Ángeles, tal vez al filmar en ciertas arquitecturas y espacios urbanos de la Ciudad de México, se pudo haber tenido la misma idea.
Corría el año de 1988 y empezaba el movimiento salinista de globalización, internacionalización, y modernización, libre comercio, primer mundo, y se valía, sí.

jueves, 3 de marzo de 2016

Saludos y recuerdos.

Por pena e insatisfacción, de la que habla el gran actor Roberto Sosa, no quise llegar a mi casa anoche. Pena de ver a mi familia, de saludar, de enfrentarme a un deber que no había hecho antes, que era entregar una actividad entre tantas, de mi sueño académico. Por un momento me sentí acomplejado ante un funcionario destacado, que a los 24 años de edad era Director en la Oficina de la Presidencia de la República, luego Maestro y Doctor en Harvard, antes ingeniero y economista por el M.I.T.
La insatisfacción y la pena. Pero hoy ya lo pienso y veo que una de las personas que más admiro es David Noel Ramírez, Contador Público y Maestro en Administración por el Tecnológico de Monterrey, y  una de las personas más finas que habrá visto nuestro presente atribulado. Que si tuve varios profesores con maestrías en Harvard y que tengo que decir que no fueron los mejores.
Luego pues, tendré que decirme una y otra vez ánimo, ánimo, ánimo.
 
Anoche, en parte por esa ausencia, me encontré a la Maestra Gloria. Veo que es una gran persona, y después de tantos años, una mejor y más grande persona, no solamente en edad, sino en carácter y capacidad.
Recibí esa noche, de su parte, cumplidos inmerecidos. Que soy egresado del Tecnológico de Monterrey, que tuve una beca de excelencia (se me había olvidado) que vengo de una escuela de mucho prestigio (se me olvida casi siempre), que soy inteligente (nunca me la he creído), que por qué no me junto con otro arquitecto para aprender el oficio, que no descuide mi profesión, y ya no sé si me importa, y si al menos me importa, no sé qué hacer para que importe.
Tendré que seguir, y recordar una frase que más o menos dice que no debemos avergonzarnos de lo que tenemos. Yo le agrego que no debemos conformarnos con lo que tenemos, si estamos ciertos que podemos lograr más.
Y ya no sé que sigue, pero igual y veo que hay mucho qué hacer, y que personas como la maestra Gloria me dan siempre una buena lección.
Gracias.
 

martes, 1 de marzo de 2016

La frase de hoy.

¿En qué momento se había jodido todo?
 
Historias de la realidad alternativa.
 
P r ó x i m a m e n t e .
 
Gracias. A veces sucede que un lápiz es más conveniente que una pluma bic azul.
Ganas de haber ido a Office Depot, de haber ganado un poquito más de dinero, de hacer un tour a Bodega Aurrerá, tal vez comprar jamón de pavo y comer sándwiches toda la tarde, pero no.

631. Es. Viernes 20 de 10 2017.

Escucho en el programa de Fernando del Rincón al maestro J. J. Rendón, estratega político, activista, sicólogo, publicista y profesor: ...