miércoles, 14 de diciembre de 2016

Estoy en la 436. Tarde, pero sin sueño.

Tristemente, y querer no es poder. Sí aumentó mucho mi calificación en el examen, pero no fue muy buena, por decir lo menos.
Lo que he aprendido y con lo que me voy a quedar: que las cosas no están fáciles. Luego, que nunca hay que menospreciar los retos. Que las lecciones, cuando nos pegan, pegan fuerte y son duras, y a veces es mejor así. Seguro que no vuelvo a ver la vida como lo había hecho hasta el jueves, que presenté por vez primera el examen y que me llevé la gran sorpresa.
Urgen ambiciones, retos y más dedicación.
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

615. Jueves 21 de 09 de 2017.

El problema es que me estoy engañando desde aquel nefasto 4 de junio, la noche de la victoria de Alfredo del Mazo Tercero. La otra catástro...