miércoles, 14 de diciembre de 2016

Estoy en la 436. Tarde, pero sin sueño.

Tristemente, y querer no es poder. Sí aumentó mucho mi calificación en el examen, pero no fue muy buena, por decir lo menos.
Lo que he aprendido y con lo que me voy a quedar: que las cosas no están fáciles. Luego, que nunca hay que menospreciar los retos. Que las lecciones, cuando nos pegan, pegan fuerte y son duras, y a veces es mejor así. Seguro que no vuelvo a ver la vida como lo había hecho hasta el jueves, que presenté por vez primera el examen y que me llevé la gran sorpresa.
Urgen ambiciones, retos y más dedicación.
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...