lunes, 19 de diciembre de 2016

Es la 440. Madrearse a Iván Drago.

No se dice lo mataron. En el rancho se dice "le partieron su madre". Sí, al embajador ruso en Turquía, al señor Karlov, lo chingaron bien y bonito. Ya sabemos que fue la CIA, los pinches gringos, pues.

De los americanos no se burla nadie, ni tampoco esperes que las cosas se queden así nomás, con un "yo no sé nada" de Putin, y su injerencia en el proceso electoral de Estados Unidos. Está escrito, vendrán cosas peores que ésta, para Rusia, por querer jugar a las patadas con los yanquis, no los de Nueva York, sino los del país más rico y poderoso del mundo. ¿Y lo del envenenamiento masivo en Siberia, en la ciudad de Irkütsk? Igual y fue de reserva, por si salía mal lo del diplomático de Ankara.

Y nada más por eso, hasta el precio del trigo va a bajar. Y en una de ésas, de puro afán vengativo, les dan pasaportes rusos, y  mandan a Javier Duarte de Alcalde de Moscú, y a Humberto Mameira de gobernador de un óblast, en un lugar así tipo Volgogrado o la chingada. Con lo corruptos y saqueadores que son, colapsan económicamente al país entero, y en una de ésas dejan a Rusia más endeudada que Coahuila.

Eso sí sería terror puro. 

Eso sí sería una venganza desproporcionada. Señores gringos, mejor perdónenlos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

593. Entradas. Sáb. 22 07 2017.

Veo en el periódico El Norte de Monterrey una nota donde el director del Metro, a propósito de una chica que filman colgada de uno de los v...