domingo, 30 de octubre de 2016

miércoles, 26 de octubre de 2016

Ora ¿para dónde?

Aquí seguimos, con menos visitas de las que esperaba. Como cuando haces con esmero tu fiesta de cumpleaños y no va ni una puta gente. A mí me pasó en 2005, y nunca volví a organizar un onomástico.
A chingar a su madre, todo. Pero continuamos, continuamos, continuamos...Pá delante, si no...

domingo, 23 de octubre de 2016

Las cosas que uno ve.

Para el Mtro. Luis Carlos Zárate. Con cariño, mi entrada 400. Todavía me duele la mala calificación, todavía me da gusto haber conocido una excelente persona.

Creo en el trabajo, será porque es mi única alternativa de vida. Me convencí de esta creencia desde que un compañero de clase en el TEC, preocupado por la crisis económica de 1995 que nos cayó a todos de sorpresa, hasta a él, que luego luego se veía tenía mucha lana, desde la manera de vestir, hasta el fenotipo, la manera de hablar, los artículos de escritura muy finos, el relojito, más allá del conformity de los compañeros de aula: nosotros nos sentíamos a modo con relojes Swiss Army de mil pesos, él traía un Omega Seamaster. Amén.
Resulta que en una de ésas, el compañero en cuestión platicaba que ante la crisis salino-zedillista, las cosas jamás iban a mejorar, y que la que más sufría era la profesión.
Él daba una solución: seguramente, afirmaba con toda naturalidad, nuestros papás serán amigos de algún presidente municipal en nuestros pueblos, y al graduarnos, fácilmente podremos entrar a Obras Públicas. 
Yo salí de la escuela, después de muchas broncas, en junio de 2000. Las broncas las hubiera evitado y hubiera salido mucho antes si me meto a estudiar Administración de Empresas en la Universidad del Noreste en Tampico, mi vocación, mi lugar. Me emputa sentirme todavía fuera de donde debí estar alguna vez, pero no hablemos de esto por hoy.
Resulta que yo terminé trabajando en Obras Públicas gracias a mi padre, a nadie más. Luego fui a dar a otras oficinas municipales, como Codesol, o Catastro. Lo de SEDESOL fue un mérito mío y de nadie más. Lo mismo cuando fui Consejero del IFE, pero no me da, todavía, para sentirme orgulloso.
Si no hubiera sido por estas experiencias, jamás habría entendido el valor del ahorro y del trabajo honesto. Al menos algo bueno salió de haber sido burócrata.
Creo en el ahorro, y en ganar poco, sí, aunque sea poco pero con honestidad. No me queda más que esperar.

La palabra canta.
Viendo el ingenioso programa South Park, aprendí sobre el término Gentrificación. Es, ante todo, un fenómeno urbano. Un inversionista entra en una zona abandonada, sí, deteriorada o de poco valor. Luego construye o remodela, y al rato empiezan a llegar Burger Queens, Starbugs, Barecitos Lounge, Cafecitos Lounge y gente que antes ni de broma se paraba en ese lugar, así estilo chicas vestidas de negro aunque el tono de piel Rosario Dawson al cuadrado, no ayuda para nada. Y chavos con sombreritos extraños y en bicicleta.
Según la teoría, en la que pronto abundaré, el suelo urbano se va encareciendo, así como los servicios, porque no es lo mismo la fonda doña chu donde te venden un nescafé de 7 pesos, al Starbugs donde un vaso de agua pintada te cuesta 80. Ni el Bar La Fría de Ciudad Valles, donde una caguama vale 30 pesos y con eso tienes, a un barecito tipo lounge, donde la ordinaria cerveza Crudoria, te cuesta 43 pesos, y no te tomas una, sino cuatro o cinco, y ya valió madres, y aparte tienes que dejar propina. ¿En qué acaba todo? Que cada vez más y más llega gente así, rarita como las chamacas estilo Rosario Dawson que se empeñan en vestir de negro y usar camisetas, como en Amsterdam o Bruselas, pero estamos en México y ellas no están güeritas sino todo lo contrario, y total, acaban más prietas de lo que ya están, y de chavos en sombreritos bien extraños, que así se los ponen con el riesgo de que les digan una pendejada.
¿Es un fenómeno preocupante la gentrificación? Igual y sí. Pero de nuevo, México no es Europa, ni Estados Unidos, ni lo mande Dios, y las cosas no son iguales aquí que allá.
Yo lo llamaría "intervención", donde un inversionista remodela o reconstruye. Y creo que en un ámbito como el nuestro, no habrá expulsiones sino convivencias. La fonda doña chu seguirá al lado de Burger Queen, y en una de ésas, la expulsada es la franquicia gringa, no la señora luchona.
De cualquiera manera, ésas teorías urbanas se me hacen puras jaladas de pelos. El urbanismo termina beneficiando, siempre, al capital, y ni hablar, así es esto.
Mejor me voy al OXXO, porque hoy no abrió la tiendita de Don Chuy, y me tengo que aguantar para ir por un ginger ale, o un agua ciel, y unas papas. Caray.
Moraleja: niñas, se ven más bonitas si usan colores claros. Pero ¿quién soy yo para hablar de moda? En fin, ora sí ya me voy al OXXO.

viernes, 21 de octubre de 2016

Se lo llevaron los chid...este, em, anda en Milwaukee. Él le llama.


No se pierda el programa "Secretos de la física cuántica" con el profesor Jim Al Khalili. Lunes, diez de la noche, canal 111 de Cablemás, el del Poli, ONCETv.
Entregué un trabajo de mi sueño académico hace ya casi veinticuatro horas. Sin embargo, no pude dormir hasta las cuatro de la mañana. Ni hablar. A mediodía dormí un ratito y tuve un sueño, lo que me llenó de miedo y sorpresa, pues tenía muchos días, tal vez meses, que no tenía una experiencia de ésas, tan vívida.
Estaba en el negocio de mis padres, y en eso se me acerca un colega, con una tabla de control, tal vez nueva, y me habla de pagos no hechos, pendientes de un proveedor y los muestra en una difusa hoja de control. Fue entonces cuando me di cuenta que se estaban traslapando mis realidades: un arquitecto amigo mío hablando de pagos, casi casi dolores de cabeza en el negocio, últimamente. 
Desperté, y volví, para abrir el negocio, a las cuatro y seis.

jueves, 20 de octubre de 2016

Descubrimientos.

Anoche vi por primera vez la serie policiaca Angie Tribecca. Inteligente y sublime. Los Ángeles se consolida como la capital de la intriga y la investigación. Rashida Jones, de estudiante brillante en la High School, a protagonista. Me pregunto si solamente en Estados Unidos habrá talentos así, y me atreveré a seguir preguntando ¿solamente en ese país habrá predestinaciones de ese tamaño? La infinita belleza, aparte. Canal TBS, 224 del infame Cablemás, los miércoles a las 10.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Y entonces, pum...

La angustia.
No cesa el calor. Me siento terrible pues llegó bonetería de invierno (camisas cuello alto, manga larga) que creo no se va a vender. Y hay que pagar al proveedor. Y devolverla sale más caro.

La profecía.
Una vez me dijeron que los Chidibunes trabajaban en el Centro de Calidad del TEC (pero que conste...). Hoy, en medio de la zozobra colectiva, siento escalofríos al tener que tomar en mis manos la misión especial de su anulación. Confío en Barrigas, conocedor de territorios inexplorados del CEDES, torre de cristal de los secretos. Aparte ya le han de dar llave.
Ya se me complicó todo. No sé, y no sé qué hacer, qué viene para mí. Necesito que mi vida cambie, igual que lo sintió Fritz Brown. No lo he sentido todavía, no llega alguna señal.

martes, 18 de octubre de 2016

¿Para dónde?

Lo más cercano al tormento chino.
Anoche no pude dormir, sino hasta las cuatro de la mañana. Y no sé, no me acuerdo, si realmente concilié el sueño. Igual y sí. Hoy en la tarde, mi pequeño descansito, vi a pedazos "Cosa Fácil" con el gran Pedro Armendáriz Jr., de cuatro a seis quince. Luego Desconocido con Liam Neeson. Se acabó a las ocho y tampoco, ni un minuto de cerrar los ojos y perderme.
Me sigue aterrando el futuro, más el presente, estos días sin nada claro. Vi un rato a Kevin Costner y conocí un poco de su historia, y cómo se metió en la actuación, sin ser actor formal, después de conocer a Richard Burton. Igual y yo tomo ese camino algún día. Estoy a tiempo de hacer cine de ciencia ficción, mundos post apocalípticos, o de acción, estilo Harry Callahan. Por lo pronto hay que tomar mucha agua, pues hace calor en la ciudad. No. hoy no salí a Arteli a comprar sopas maruchan, papitas o Ginger Ale. Qué coraje da, al mismo tiempo tranquilidad.
Gracias.

viernes, 14 de octubre de 2016

Misión especial.

       Reunión en la fonda doña chu, habilitada como cenaduría, sin tele, por culpa del apagón analógico, que nos volvió más pobres, ni hablar. Llevo Arrecife, de Juan Villoro. En la parte de abajo de la mochila está, envuelto en papel de estraza (¿esa cosa qué es?) La quinta disciplina, de Peter Senge. Uno nunca sabe. Espero a Paco y a Gilberto, Marco Antonio, quién sabe. Cuanda lleguen, aguardaremos hasta la medianoche, para enfrentar nuestro destino en la Calzada San Pedro. El objetivo, rescatar al chico Uni, un grito de auxilio desde algún lugar del ciberespacio. 
Recuperar el equilibrio del cosmos, roto por los chidibum-chudibum maléficos, que atacan a los trasnochados, con libros de Carlos Cuauhtémoc y revistas Tec Review. Pero que conste...
Yo propongo la estrategia, mientras me tomo mi segunda maicena y espero a mis camaradas. Pienso en ir hasta el Cedes, a su guarida, la torre de cristal, pero es demasiado aventurado. Un infiltrado, aliado incondicional, conocedor de túneles secretos y laberintos: Barriga.
Por lo pronto, espero y pienso en mi último recurso si algo sale mal. Réquiem por Brown. Luego recapacito. No hay lugar para el fracaso pues es un ejemplar reservado para el Apocalipsis, hoy no.
Gracias.

jueves, 13 de octubre de 2016

Deseos.






No quiero morir, quiero vivir.
Quiero ser una mejor persona.
Tengo que aprender, la atención puede ser un camino. El camino.
Empecemos en www.deming.org

Ayuda, ayuda.
¿Será?

Visos de un mundo mejor, igual y sí. Un portugués a la secretaría general de Naciones Unidas. El Premio Nobel de Literatura para Dylan. Y hoy aprendí, que sé bien poco, que tengo que saber más, sobre Sistemas y Calidad. Ya tengo un motivo por qué seguir. Habrá más.
Gracias.

Jueves, ok.

No es tan temprano pero así lo siento. 8.49 de la mañana cuando empiezo a pensar estas líneas. De nuevo ganaron mis temores, mis miedos. De nuevo la incertidumbre, la insatisfacción por aquello que no ha podido ser. La oficina, vivir en Monterrey, ir a cinépolis, tener amigos.
En bolsa de trabajo (perdón, CVC) me han dicho "puedes hacer redes de contacto con amigos o conocidos y así encontrar un buen empleo". Y yo ¿cuáles amigos? ¿cuáles conocidos? Y todo mundo demasiado ocupado siquiera para saludar. No tengo otra opción más que aguantar, aunque no pueda. Seguir adelante, aunque ya no aguante. Una breve pausa pero seguimos.

Gracias, Mtro. Oscar.

Breves de información financiera.

Si no tiene en qué usar su tarjeta de crédito, (súper, gasolina, etc.) mejor no la use. Pague el cargo por no uso. No invente necesidades con su plástico.

domingo, 9 de octubre de 2016

Llueve, poquito.

Buena llamada con Paco. Uff, mi amigo tiene una memoria de prodigio, recuerda cosas que le he platicado y yo ya ni en cuenta. Como las mamadas ésas de Ariel Dorfman y su terrorífica obra de semiótica-marxista anti Disney y pro Hanna Barbera. Patrocinan Los Picapiedra.

La situación de inseguridad en su bello estado, Veracruz, se nota insoportable. Igual y no. Tal vez alguna conspiración extraterrestre para que decaiga el turismo. Hago un recuento rápido de mis conocimientos de geografía y la verdad me faltan muchos lugares por visitar. Como dicen en el TEC, habrá que ser proactivo y pensar en términos de sistemas para que las cosas se den. Na. Hay que trabajar y juntar el dinerito para conocer el mundo. Un listado de las ciudades exóticas que deseo conocer, como Tlacotalpan, Papantla, Xalapa, Córdoba. A la altura de las grandes urbes del mundo, mi estimado Paco. Quiero unos tamalitos rellenos de camarón y una cervecita helada, se podrá.

Le hablo de su tocayo, no tan grande como mi estimado camarada.
Me refiero a Ignacio Taibo 2, y le comento a mi buen, que nomás me faltan leer "Algunas Nubes" y "No habrá final feliz", para terminar su serie de Héctor Belascoarán Shayne, bebedor asiduo, igual que yo, aunque mi estimado me advierta de sus perniciosos efectos a futuro, de Coca-Cola y Pepsi. Antes, mucho antes, me gustaba más esta última, cuando la endulzaban con azúcar de caña y venía en botellas redonditas de vidrio, sublime, no como hoy,  que lo hacen con jarabe de maíz y no sabe para nada igual. Del envase, mejor olvidar.

No le comenté que estoy volviendo a leer "Réquiem por Brown" de James Ellroy, el único libro que me atrevería a conservar si alguien me dijera que debo prescindir de ellos. Hasta de mi colección de Hot Wheels me deshago, de esa novela, jamás.
Ya voy en la parte en que Fritz Brown va al vecindario de Venice (de lo peorcito de Los Ángeles) a conseguir información sobre su extraño cliente, Fat Dog Baker.
En fin. Me dirán que cambie mis panoramas y mis ventanas al mundo, para generar un cambio interior en mí mismo, no lo sé. Pero no será hasta que termine de leer, otra vez, este refugio de mi cordura.
Gracias.

sábado, 8 de octubre de 2016

Una más, una más ¿sí?

Es que estas historias solamente las entendemos Paco, Gilberto y yo.

Él camina con rapidez por el amplio pasillo de piso blanco, muros de cristal en tonos ámbar, que atenúan los intensos, constantes rayos del sol matinal. Hace no mucho había escuchado, de parte de uno de sus profesores, orgullosos de su origen, que en esa ciudad, de cuyo fuerte sol platicó alguna vez el gran Alfonso Reyes en sus poemas, había cien días nublados al año. Increíble pero por algo no hay un solo edificio con paneles solares en toda la mancha urbana, pensó, mientras se aproxima al cubículo de la chica y le dice, con volumen alto pero respetuoso:

-Licenciada Sofi. Perdone, pero llamé y me acaban de informar que su avión a Milwaukee, para la reunión del corporativo Business Summit International, está demorado...

Ella lo mira de arriba de abajo detrás de sus lentes Michael Kors, luego frunce el ceño y vuelve a morder el lápiz Mirado con el que subraya algo, que puede ser desde la sopa de letras de People en Español, hasta el presupuesto y amortizaciones del Jetta 2017...Toma aire, piensa y responde, al tiempo que mira el paisaje montañoso, ocre, soleado.

-No importa, chico...Debes ser más proactivo. No te preocuuupeees. De todos modos el morado is my favorite color. Graciaas. Ya, vete, chaíto, gracias, adiós. Estoy muy ocupada, cancela mis llamadas ¿eh? Shu-shú.

El da la vuelta, y camina de regreso al pasillo, ahora con lentitud, confusión y pensando en lo que falta del día, en las horas de sol que quedan.
Pero que conste...

Impaciencia.

Poco trabajo, poco tiempo que me deja el negocio de mis padres. Siento una necesidad enorme de reinventarme. No sé. Inquietudes, una nueva colección de Hot Wheels en Arteli, objetos, el tiempo, la memoria, el rencor que va y viene, las dudas.

jueves, 6 de octubre de 2016

Déme un recibo de honorarios, así, provisional.

De un tiempo para acá me está pasando que despierto como a eso de la una de la mañana y no vuelvo a dormir como hasta eso de las 7. A las nueve y quince a más tardar, tengo que estar en el negocio de mis padres. Es un decir, pues puedo abrir a la hora que yo quiera.
Lo que me preocupa es que se acercan fechas límite: el pago de la anualidad de mi tarjeta Bancomer, notas por pagar de proveedores, otra vez los pagos del Seguro, y los trabajos no vienen, y el dinero a cuentagotas, para repartir nada más.

Mis ventanas al mundo exterior son la Calle Porfirio Díaz,  luego el periódico, puede ser El Mañana o el Huasteca Hoy, luego Amazon, luego el televisor, luego el celular pero no he hablado con Paco. Tal vez él está ocupado, en su propio sueño académico, también. Ya no le hablaré de la miscelánea, pues la inflación galopante arriesga nuestro proyecto mutuo. Será esperar en algo más redituable, tal vez cortometrajes de temática socialista o buscar una prefectura en alguna franquicia de la Prepa 406.

Hago una mueca mientras pienso en el negocio de mis padres, los sentimientos se encuentran mientras recuerdo que hay que llevar allá, algunas cosas para vender que están en casa. Las alternativas están en los sueños, la realidad me da pocos deberes, aunque a veces difíciles. La vida es tan dura como conseguir el dinero, mes con mes, para pagar el Cablemás, caminar por la larga calle Francisco I. Madero, hasta Zaragoza, dar vuelta a la derecha, luego a la izquierda en Carranza y llegar al local en gris, azul marino y vidrio, a cubrir un mes más de bálsamo, depende del canal que uno vea.
Gracias.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Necesario.

Estas son las materias de mi sueño académico, muchos pesos después. Del insomnio y las desveladas mejor no hablamos, porque precisamente, es un sueño.
La lista va así:
  • Fundamentos de La Administración.
  • Contabilidad Administrativa.
  • Métodos Cuantitativos.
  • Economía.
  • Administración de Operaciones.
  • Mercadotecnia.
  • Dirección Estratégica.
  • Contabilidad Financiera.
  • Toma de Decisiones Administrativas y Financieras.
  • Administración estratégica de RR. HH.
En orden. No es el MBA que estudió George W. Bush, del que supe en esa suprema escena de la película W de Oliver Stone, en que los dos Georges se  confrontan y el tercero que escucha dice "Don´t be too harsh with him. He just got into Harvard Business".
Pa su.
Yo así me siento, en un trance de tropiezos, debilidades, miedos, pero también de deber, redención y aprendizaje.
Ojalá.

martes, 4 de octubre de 2016

Malaventura.


Tal vez desde Los Caifanes de Juan Ibañez y Carlos Fuentes, no se ve un paseo por la Ciudad de México, así, en fiestas, antros, tipologías de vivienda de clase alta eso sí, y un vistazo al bajo mundo, las cloacas pues. Tal vez la primera es más completa en su visión de lo urbano. La segunda igual de divertida. Me da por pensar si los adolescentes de hoy son más felices que lo que fuimos los de 1992-1994.
Malaventura es una película del director Carlos Rincones. Lo poco que sabré de él es que trabajó con Robert Rodríguez y Tarantino en Grindhouse (Planet Terror y Death Proof). La celebración de lo urbano a todo lo que da, en ambientes con muchos canales de televisión en el sistema de cable, teléfonos celulares, redes sociales, Oxxos y los peligros que conllevan, y la juventud que se prolonga, igual que las extensas avenidas nocturnas.
Tal vez el punto de transición entre ambas obras sea Todo el Poder (1998) del director Fernando Sariñana, pero la intención política y la denuncia, aunque válidas, le quitan a ésta, la atemporalidad que sí tienen las otras dos.
Gracias.

lunes, 3 de octubre de 2016

Gente nefasta.

Esos del face, nomás dedicados a insultar y a fregar. Tendré la razón en afirmar que el mexicano se ha vuelto una raza del peor nivel, y malinterprétenme como ustedes quieran. Estas son las características del mexicano de hoy:


  • Dedicado a insultar como nunca antes.
  • Obsesionado con los vehículos nuevos.
  • Ignorante.
  • Fruto del peor sistema educativo del mundo.
  • Mal alimentado, fruto de su misma pereza. A comer una bolsa de papas fritas o una pizza a precio de oro, en lugar de un sándwich de jamón de pavo, no se vaya a herniar en su preparación.
  • En general, de lo peor que puede haber.
Soluciones:

  • Educar en los valores ¿esa cosa qué es? preguntará la licenciada Ludwika. Caraja...
  • Leer buenos libros, que sí los hay y a veces están más baratos que una pizza ¿eh?
  • Cambiar el modelo televisivo hacia uno enfocado en la Cultura, porque si no, este país no cambia.
  • Otra vez la educación. Que para qué estudiamos a Shakespeare y a los clásicos, si no tenemos ni para ni comer. Pues igual y no tendremos ni para comer, señores, pero si estudiamos a Shakespeare y a los clásicos sí llegaremos a ser, siquiera, mejores personas.
Me emputa. Pero bueno, ya se acabó el día, por lo pronto.
Gracias.

domingo, 2 de octubre de 2016

sábado, 1 de octubre de 2016

Pues sí, claro.

Ya me cansé de que pido ayuda en Bolsa de trabajo (ora le dicen centro de vida y carrera) y me digan "tienes que ser proactivo y pensar en términos de sistemas".
Chingada gente, no entienden que necesito un empleo, me urge, me urge.
Pero que conste que no he dicho que cual TEC ¿eh?

591. Afanes. Jue20 07 20 17.

A esta hora hace calor al sur de Monterrey. Lo digo porque salí hace rato a Plaza San Agustín, apenas a comer. Pero ya me voy a la casa. El...