sábado, 3 de septiembre de 2016

Compre, compre bolígrafos, piense, raye, escriba...

La sobrevivencia a un sábado más.
Los pronósticos no fallaron y de repente el cielo se nubló y llovió como pocas veces. Yo pensé en los días que me he propuesto ir a Tampico, al Campus del TEC, y no he ido. Del hijo de su puta madre Victor Sierra, que no paga los planos, de clientes que me han llegado, igualito que en la novela Réquiem por Brown de James Ellroy, mi Biblia de Vida, salidos del Centro de Rehabilitación para alcohólicos de Lincoln Heights en Los Ángeles, o aquí en México, del hospital de La Castañeda. Para hacer un compilado de historias de ejemplos de trastornos mentales.
Imagino ser subordinado de la licenciada Ludwika en una miscelánea imaginaria, en la versión de pobreza, ¿qué otra palabra podré usar? de esta chica. Leyendo un libro de Emile Cioran detrás de la caja registradora, mientras llega Paco con el representante de ventas de Danone o Kelogs, acomode allá las cajas amigo, órale Juan, va a llamar la licenciada cuéntale y dale la copia de la ficha de depósito de la remisión anterior, acuérdate que hay crédito condicionado.
Mientras, yo pienso en mi próxima lectura, tal vez Los Perros de Riga de Mankell, tal vez a Sangre Fría de Truman Capote, o Un Árbol de la Noche y otros cuentos, o sepa su puta madre (no la de Víctor Sierra, sino la de la ignorancia), y hago un recuento de mi biografía intelectual, y ¡Ah caray! me doy cuenta que mientras más he leído, más y más me falta por leer. Sonrío y pienso que Paco y yo algún día nos independizaremos de la maléfica licenciada Ludwika, obesa, amargada y espectadora de Televisa (¡Uy! esa cosa ¿qué es?) y tendremos nuestra propia miscelánea, donde ahí sí, se nos permitiría colgar nuestros títulos del TEC, diplomas y/o especialidades de la UNAM, del ITAM, UT-Austin y una y otra vez recordaré la frase de algún conocido "¡Nombre mijo! Para lo que sirven los estudios en México, Usted métase de político y déjese de chingaderas". Al menos habrá unas escalinatas donde leer a Cioran, a Truman Capote, a Mankell, un ratito donde tomar un vasito de caguama o de perdida Agua Ciel, con mi estimado Paco, igual cerrar temprano la miscelánea (para eso salí del TEC, para ser jefe), ir al cine y ver con él, otra vez, Black Hawk Down. 
Por mientras, buscar dónde, cómo empezar.
Gracias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

648. Viernes 17 de noviembre, 2017.

1. Después de muchos años, me he dado cuenta el día de hoy, que la semana solamente tiene cinco días. Es relevante porque era algo que habí...